lunes, 14 de febrero de 2011

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (III)


TERCERA SEMANA

Me veo obligado por la realidad a comenzar pecando de poco modesto y diciendo que me siento orgulloso de mí mismo por cómo está avanzando el proyecto. En primer lugar, fundamental, por el ritmo. He conseguido aumentar el número de palabras diarias y completar, de este modo, los tres capítulos que me faltaban para terminar la primera parte. Pero es que, además, en segundo lugar estoy supersatisfecho de como han quedado, creo que tienen la dosis de tensión, misterio y acción suficientes como para enganchar al lector con la historia, sin dejar de lado el tema que pretendo tratar. ¿Se puede pedir más?



Ahora mismo no tengo consciencia clara si lo he contado aquí o en otra parte, pero diré que, para acabar de darle regustillo al asunto, he seguido con mi tendencia a la intertextualidad con mis propios escritos lo cual me permitirá redondear un relato que me quedó muy chulo, Ocaso y desaparición de Ciudad Lejana se puede pinchar en el título para leerlo, pero que requería ser insertado en el resto de mis escritos de un modo coherente. Más adelante podré rematarlo gracias a esto, lo que no sé es si será en esta novela o en cualquier otro lugar, jajaja. El que se quiera enterar de todo va a tener que leer mis obras completas, juas, me río yo mismo de lo pretencioso que resulta el asunto, pero a mí me gusta así, lo mismo al final resulta que todo es una porquería ilegible pero ¿y lo bien que yo me lo estoy pasando? Queridos lectores, por ahora, divertirme escribiendo es lo fundamental para mí, si luego a vosotros os gusta será la mejor guinda para el pastel.

La influencia de Murakami llega a un punto de grosería que casi me molesta, pero no pienso sacudírmela pues, ¿a quién voy a engañar?, es la base más sólida de este proyecto desde sus inicios. Podemos tomarlo como un ejercicio de estilo igual que lo fue en su momento el relato antes mencionado (salvo que aquí el intento era de escribir algo en la línea de mi adorado Howard Philip Lovecraft, anda que soy original yo, jajaja).

Así la cosa dejo aquí mi parte semanal para irme a celebrar el buen curso de esta aventura y el tener ya escrito el primer tercio de la novela dentro de los plazos que yo mismo me he fijado.

Y hasta aquí puedo leer la tarjetita esta semana. En siete días, que pasan volando, volveré a asomarme por aquí para contar mis avances. Deseenme suerte.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog