domingo, 20 de febrero de 2011

El gran Lebowski (Hermanos Cohen)

TÍTULO: El gran Lebowski
TÍTULO ORIGINAL: The Big Lebowski
AÑO: 1998
DURACIÓN: 127 min.
DIRECTOR: Joel Coen
GUIÓN: Joel Coen & Ethan Coen
MÚSICA: Carter Burwell
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins

REPARTO: Jeff Bridges, John Goodman, John Turturro, Julianne Moore, Steve Buscemi, Ben Gazzara, Philip Seymour Hoffman, Jon Polito...

SINOPSIS (extraída de Filmaffinity): El Nota (Jeff Bridges), un vago que vive en Los Angeles, un día es confundido por un par de matones con el millonario Jeff Lebowski, con quien comparte apellido. Tras recibir una paliza, El Nota iniciará la búsqueda de El Gran Lebowski. De su encuentro surgirá un trato: el Nota recibirá una recompensa si consigue encontrar a la mujer del Gran Lebowski.


Todo empieza (obviando de la introducción ofrecida por la voz en off) con la escena del Nota en el supermercado. Desde aquí ya se nos muestra al protagonista en todo su esplendor: un rápido vistazo a su forma de vestir, a su descuidada barba y melena y al hecho de pagar con un cheque una simple botella de leche, lo confirman. Él es así, en seguida nos damos cuenta. Pasa literalmente de todo, incluso de los matones que le propinan una paliza principio y que, para más inri, se orinan en su alfombra. Incluso bromea con el chulo que mete su cabeza en el retrete.
¿Nada le interesa? No. Le importa y mucho su alfombra, los petas, sus cassetes, el maldito coche, las partidas de bolos con sus amigos de toda la vida, esos con los que irías al infierno si a alguno de ellos le hiciese falta, y cómo la pasta que le hace falta para pagar la comida y el alquiler.

Con un reparto escandalosamente bueno, repleto de secundarios de lujo, destaca por el maravilloso trío de amigos, donde Steve Buscemi se lleva la parte menos favorecida, tal vez porque es ese colega que está siempre ahí, pero no se deja notar demasiado. Siempre está de acuerdo en todo. Tanto el Nota como Walter son los que llevan la voz cantante. John Goodman hace una recreación genial del veterano de Vietman que arrastra sus neuras por la bolera y que estalla como una granada de mano a la mínima provocación. Son geniales cada una de sus intervenciones en que trata de explicar lo que les sucede en clave del Vietnam, como todo tuviese que ver con aquella guerra. O si no, recordad la escena en que uno de los contrincantes de la bolera pretende anotarse un pleno y Walter se niega, ha pisado la línea y ello anula la puntuación.

Especial mención merecen John Turturro como Jesús Quintana, un impresentable chulito de bolera que viste de manera harto extravagante; John Polito en un micro papel, Ben Gazzara como el productor de cine porno o Julianne Moore como la hija del magnate Lebowski, una pintora obsesionada con el sexo y que le jugará una mala pasada al pobre Nota.

Hay mil y un detalles dignos de mención: recuerdo ahora la escena del deportivo rojo, o la pelea en las afueras de la bolera o ese arranque detectivesco del Nota cuando, queriendo saber lo que ha escrito el personaje de Ben Gazzara, pasa un lapiz sobre el papel y se encuentra una extraña sorpresa. Cómo me he reído viéndola de nuevo.


Una comedia negra que no deja títere con cabeza. Se ríe de todo y nos contagia esa sonrisa sardónica con que está rodada, imprescindible. No dejéis de verla, o de volver sobre ella si ya la conoceís.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog