lunes, 20 de diciembre de 2010

El motivo adecuado



―Dame cuatro motivos para continuar.
Su voz sonó firme y clara, plenamente consciente de que era el dueño de la situación.
Los ojos de ella lo miraron suplicantes como si sus ganas hubieran diluido todas las fronteras entre lo debido y lo prohibido, entre el deseo y la pura necesidad.
Se mordió el labio inferior mientras sus temblorosas manos acariciaban el torso desnudo. Su mirada buscó los ojos que con promesas lascivas intentaban demorar el momento.
―¿Cuatro motivos? ―dijo poniéndose de pie y obligándolo a ponerse de rodillas―. Sólo necesitas uno ―ahora era su cabeza la que estaba a la altura adecuada y ella le sonrió triunfante―. He pagado por adelantado.

4 comentarios:

No Comments dijo...

Muy bueno, ya todo cambia y no es lo que parece. Todos podemos estar en todas las situaciones ¿no?

Un saludo indio

Angelical dijo...

Eso parece XDDDD

Félix dijo...

¿A quién se le ocurre pagar por adelantado? jajajaja

Angelical dijo...

Lista que era XDD así se aguraba que el producto diera la talla jajajajaja

Comentarios recientes

Archivos del blog