miércoles, 23 de junio de 2010

KOSOVO (Aproximación al gran desconocido)

Cuando nuestra Ministra de defensa anunció que las tropas españolas en Kosovo se retirarían; reconozco que como todos los españoles poco es lo que sé sobre el “avispero” balcánico, os contaré las pocas cosas que efectivamente sabía:

1.- En el s.XIII se crea el principado serbio de Rascia, en pocos años el territorio de Kosovo y Metohija eran el corazón del gobierno y su cabeza estaba en la capital Prizren.

2.- En 1389 los Otomanos vencen a los serbios e incorporan el territorio a su imperio, al igual que ocurriera en la España visigoda, el proceso de islamización efectuado en la zona fue un proceso lento y que tomó una cantidad considerable del tiempo; se concentró al principio sobre las ciudades. Muchos habitantes cristianos adoptaron la nueva fe, principalmente por razones económicas y sociales debido a los considerables beneficios y derechos otorgados a los musulmanes. Esta conversión fue principalmente seguida por albaneses, que comenzaron a aumentar en número frente a los habitantes de origen eslavo. La vida religiosa cristiana siguió a pesar de las dificultades, pero tanto iglesias ortodoxas como católicas y sus fieles se enfrentaron a altos niveles de impuestos.

3.- Cuando el Impero Otomano desaparece de la zona, el territorio se asigna a Serbia por razones históricas.

4.- No sabía nada más, salvo que bajo Tito habían tenido una amplia autonomía dentro de Yugoeslavia.


Con esa información, básicamente la actitud de nuestro gobierno de finalizar con la misión y no reconocer al nuevo país me ha parecido siempre coherente. Pero cuando empecé a investigar comprobé que la realidad no es siempre como nos la cuentan. Descubrí los siguientes datos:

1.- En 1689, Kosovo fue enormemente desestabilizada por la guerra entre los otomanos y el Sacro Imperio Romano Germánico bajo el dominio de la Casa de Habsburgo. En octubre de ese año, una pequeña fuerza austríaca al mando del margrave Ludwig von Baden logró avanzar hasta Kosovo, capturando Belgrado en el camino. Muchos serbios juraron lealtad a los austriacos, llegando algunos incluso a unirse al ejército de von Baden. Por su parte, los albaneses dieron su apoyo a los otomanos. Al verano siguiente, sin embargo, un contraataque otomano obligó a los austriacos a retirarse a la fortaleza en Niš, cercana a Belgrado, y finalmente a retroceder más allá del Danubio, volviendo a Hungría.
La ofensiva otomana fue acompañada por represalias salvajes y saqueos, principalmente contra los serbios, por lo cual muchos se vieron forzados a emigrar junto a las tropas austríacas. El patriarca ortodoxo serbio Arsenije III huyo junto a más de 30.000 eslavos según sus registros en el evento conocido como la Gran Migración (Velike seobе en serbio). Ante esta situación, Kosovo se convirtió en una región de predominio étnico albanés, aunque se mantuvieron minorías cristianas por muchos siglos. (Datos obtenidos de Wikipedia)

2.- Hacia fines del siglo XIX se dio el surgimiento de los sentimientos nacionalistas por parte de los albaneses, lo cual también repercutió en aquellos que vivían en el territorio kosovar. El gobierno realizó una reforma administrativa creando en 1864 la provincia o vilayato de Kosovo, abarcando territorios que incluyen hoy parte de Albania, de la República de Macedonia y de Montenegro. (Datos obtenidos de Wikipedia)

3.- marzo de 1910 estalla una revuelta en Pristina ante la insistencia Turca en obligar a los albaneses a usar el alfabeto tradicional, éstos aunque musulmanes insistían en usar el alfabeto latino, más sencillo y orientación occidental. Veinte mil soldados turcos reprimieron la sublevación empleando la brutalidad y destruyendo pueblos enteros.

4.- 1912 primera guerra balcánica. Los estados balcánicos formaron una alianza para repartirse las posesiones otomanas en Europa, los albaneses conscientes de que ellos y sus tierras serían “botín de guerra” se alían al decadente imperio otomano. Los turcos son derrotados; sin embargo, el 28 de noviembre de 1912 en el Congreso de Vlore, se proclamó el estado independiente de Albania. El artífice de ese logro fue Austria, que temía el expansionismo Serbio y puso el nuevo país como tapón para impedirle una salida al Adriático.

5.- Mientras los líderes hablaban, se redoblan las atrocidades serbias, sobre todo contra los católicos albaneses. El odio de los serbios hacia los albaneses venía de lejos, pero esas matanzas fueron instigadas por los rumores de que las grandes potencias pretendían asignar a Albania todos los distritos en los que el 75 por ciento de la población fuera albanesa. “Se supone que los serbios desean ajustar la población para poder afirmar que tienen la mayoría en el distrito. Estas matanzas se están realizando por razones estadísticas”, escribió W. D. Peckham, el vicecónsul británico en Skopje en 1913. “Me temo —añadió—, que están asesinando a sangre fría a gran parte de la población albanesa”.

6.- Extracto de una conversación entre W. D. Peckham y su superior sir Ralph Pager embajador británico en Belgrado: “Hace tiempo oí un comentario de un serbio que refleja la actitud de este pueblo hacia el albanés. Según este caballero, un hombre bastante culto, que hablaba francés perfectamente, en los primeros peldaños de la escalera de la vida estaba, primero, el hombre; en segundo lugar, el gorila, y en tercero, el albanés. Es probable que un campesino pondría al albanés en un nivel inferior, junto con los insectos.”



0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog