sábado, 5 de junio de 2010

En busca de Klingsor



Con En busca de Klingsor, el mexicano Jorge Volpi ganó en 1999 el Premio Biblioteca Breve organizado por la editorial Seix Barral y el autor inició una trilogía sobre el siglo XX. Para mí, es la mejor de las tres.



La ascencsión del nazismo, el atentado contra Hitler, la carrera hacia la bomba atómica, el contexto histórico, en definitiva, es el final de la Segunda Guerra Mundial, una época que me fascina. Creo que he visto casi todas las películas y leído muchas novelas y ensayos sobre la época. Puedes pensar no, por favor, otro libro más sobre la Segunda Guerra Mundial, no. Cometerías un error. Según una interpretación libre de lo que comenta Julio Cortázar en Rayuela, después de leerlos, la mayoría son libros más (los que no aportan nada más) y muy pocos son libros menos (los que todavía te faltan por leer). Casi me atrevería a decir que En busca de Klingsor es un libro menos.



No se trata de un simple libro de nazis ni de espías. Es un libro que relata cómo se fue desmoronando a principios de siglo los fundamentos del mundo tal y cómo lo conocíamos. La teoría de la relatividad, el teorema de la incompletud, el principio de incertidumbre o lo que es lo mismo, Einstein, Gödel y Heisenberg. Los tres vivieron en aquella Alemania. Siempre me he preguntado cómo el país más avanzado culturalmente, llegó también a los extremos más aberrantes de la barbarie.



Después de terminar el libro seguirás sin responderte esa pregunta, pero, al menos, si eres de letras, como yo, te habrás sumergido en el misterioso mundo de la física cuántica, de la mano de un soldado americano que busca un personaje mitológico, extraído de una de las óperas de Wagner. En busca de Klingsor más que una novela es un libro de divulgación científica.



La única pega que veo es que, después de leerlo varias veces, encuentro un tanto artificial la historia de amor y de espías sobre la que se sustenta, y algunos diálogos son tan poco creíbles que parecen sacados casi de un telefilme.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog