martes, 27 de abril de 2010

Un mismo idioma


Se ha producido el exitoso desembarco de Alhucemas y los ejércitos españoles ahora victoriosos avanzan penetrando profundamente en el territorio controlado por los rebeldes. Miles de reclutas llegan a diario desde la península para preparar el asalto final. La tensión se respira, se masca en cada rostro. Los recién llegados reciben en Melilla los últimos retazos de una instrucción demasiado apresurada. La improvisación de los primeros meses ha terminado, el nuevo dictador ha dado un impulso decisivo a la actitud de sus tropas.

El día clave se aproxima, hay que ganar o ganar. Francia preocupada por pequeños levantamientos en su zona de influencia, apoya por fín de un modo claro a los Españoles. Todos los jóvenes del país son enviados a la guerra. En un esfuerzo titánico incluso muchos "niños bien", que normalmente pagan un sustituto son embarcados al frente.

El sargento Garduño observa con desgana a sus reclutas, sus ojos acostumbrados a calibrar la "carne de cañón", ven lo que no vendrá en los informes. Del rebaño humano sus pupilas detectan las manos callosas del campesino, los rostros blanquecinos de señoritos; todos son encasillados y rara vez se equivoca...
"Qué voy a hacer con semejante material -pensó con tristeza."
-A ver ¿alguno sabe escribir?
Una docena de manos se levantaron del casi centenar de hombres.
"No está mal, son más que la última vez."
-Sois cabos desde ahora. Pasaos por la oficina que se vé en la barraca del fondo, llevaos a todos y que el funcionario les tome la filiación, cuando termineis volved y traedme la lista completa. ¡Ah! y no os olvideis de pedirle vuestros galones. Aquí os espero. ¡Vamos!

Casi una hora despues uno de sus flamantes cabos llega corriendo, se cuadra a toda prisa y le informa.
-¡No podemos hacerle la ficha a uno de los reclutas mi sargento!
-¿Que no podéis hacer qué?
-Es que no le entendemos ninguno, sargento.
-¡Vamos a ver!, esto no es la puta Legión. Aquí no hay nadie que no sea Español, que mierda es esa de que no lo comprendeis.
-¡Pues eso!, que nadie sabe lo que dice.
-¡Me cago en los cuernos de Abd-el Krim! ¡Que habré hecho para estar rodeado de tantos inútiles!
Acto seguido se dirige corriendo hacia la oficina seguido por el cabo.

Han pasado dos semanas, al soldado lo han visto muchos médicos e incluso algunos oficiales que hablan varios idiomas. ¡Nada! no lo entienden, entre los jefes ya se habla de licenciarlo. Si no lo comprenden para que les sirve... Pero de pronto uno de los funcionarios de la oficina tuvo una iluminación. Buscando entre sus recuerdos, vió una luz...
-Hace un par de años, recuerdo que ocurrió algo parecido. Corrió al archivo y tras un buen rato sacó un expediente.

El ahora Cabo Martínez, llegó procedente de Las Hurdes provincia de Cáceres. ¡No le entendía ni Dios!, al parecer en aquella zona se habla un dialecto raro. La suerte quiso que él supiese escribir. Durante meses le enseñaron el idioma, su tesón y esfuerzo por aprender le han llevado a dominar perfectamente el castellano. En su carpeta incluso consta una solicitud de su oficial para ascenderlo a sargento por méritos militares.

El Cabo Martínez fué llamado y cuando los dos hombres se encontraron estuvieron un rato hablando, los presentes no sabían lo que decían pero a ninguno le importaba. El problema estaba resuelto. El recluta fué asignado al cabo Martínez y sobrevivió a la guerra. De hecho al igual que su nuevo superior, aprendió a escribir y rehizo su vida en el ejército. La vida en Las Hurdes era demasiado dura, ninguno de los que escapaba quería volver.


La presente historia está basada en hechos reales, "otra de las historias de mi abuelo". Para el que la ponga en duda le doy un par de pistas:

1ª) Juan 1:1-8 en extremeño, según la traducción de Antonio Pérez Muñoz (Si lo entiendes enhorabuena)
En el prencipiu desihtía el Berbu y el Berbu desihtía renti a Dióh y el Berbu era Dióh
Ehti ehtaba en el prencipiu emberina 'e Dióh.
To ha siu hadiu pol él y de lah cosah hadíah ni una se hidu sin él.
En él ehtaba la bía y la bía era la luci 'e los-ombrih,
tamién la lucien'a ehcuriá rehplandilla y l'ehcuriá noa lo acibió.
Abrió un ombri empuntau pol Dióh que se huncheaba Huán;
ehti binu p'atehtimoñu p'atehtigal sobre la luci pa que toh creyesin pol él.
Nu era él la luci sino el tehtigu 'e la luci.

2ª) En 1932 Luis Buñuel filma el documental: LAS HURDES-TIERRA SIN PAN. El documental tuvo un impacto tan fuerte, que el propio Rey visitó la región poco después.

De propina la 3ª) Mi abuelo que tampoco lo entendía, era extremeño, aunque de un pueblo casi en el límite entre Badajoz y Huelva.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog