lunes, 12 de abril de 2010

Cuando lo miro





Cuando lo miro, sin que me descubra


Quiero encontrar lo que perdí aquel día


Ese frescor que tiene la penumbra


Ese amado dolor de la alegría




Ahora lo tengo, pero ya no es mío


Nuestro techo no puedo llamar nuestro


Tengo sus días, pero son tan fríos


Que somos dos, mirándonos sin vernos




Es cierto que el amor no se ha marchado


Es cierto que no puedo maldecirle


Pero ¡cuánto vacío acompañado!


Solo me quedan pensamientos tristes


2 comentarios:

Uwe dijo...

Cuánto vacío acompañado.

Me encanta.

Eva Batista López dijo...

Me alegra mucho que te haya gustado! Muchas gracias.

Un saludo!

Comentarios recientes

Archivos del blog