martes, 6 de abril de 2010

Elegida para la gloria


Después de un día duro, de andar sin parar buscando comida en los cubos de basura, sin resultado alguno, decidió ser lo suficientemente valiente como para ir al lugar prohibido, allí donde muchos de sus amigos han desaparecido.
La dirección del albergue aparece, nítida, en su mente. Sus pasos la conducen automáticamente hasta allí, donde siempre encuentra a muchos como ella, abandonados, rondando sin rumbo, esperando ser recogidos por alguno de los trabajadores.
Hoy no es diferente de otros días, han dejado unos cuantos recipientes con comida pero la voracidad del hambre los limpia enseguida. Siempre los otros, los más fuertes. A ella sólo le queda esperar que los llenen de nuevo.
Un ruido de pasos le alerta de que alguien se acerca, se esconde tras un cubo de basura. Es un hombre que insiste en su intento por acercarse. Ella intenta hacer el menor ruido posible, hacerse invisible tras el cubo, pero es inútil, ya la ha visto.
-Oye, ven, bonita, aquí tienes algo de comida -dice ofreciéndole un trozo de carne.
Teme acercarse, pero el hambre vence finalmente la batalla al miedo. Cuando ella muerde el trozo de carne, el hombre le acaricia la cabeza. Antes de que pueda darse cuenta, le pone una correa con mucho cuidado. En vano intenta soltarse, pero el hombre tira de ella para introducirla en una furgoneta.
Dentro hay más perros como ella, todos enjaulados. Le espera una jaula bien estrecha, lo justo para que pueda volverse y darle el trasero al hombre.
-Ésta tiene el tamaño adecuado-escucha la voz de una mujer-, ¿no crees, Oleg?
-Cierto, además parece la más dócil de todos.
-Ya veremos qué tal se porta en la primera prueba.
La furgoneta se detiene al otro lado de Moscú frente a un edificio muy alto, color gris acero. Ya hace rato que anocheció, han repartido la comida, cada uno en su propia jaula y por primera vez en su vida ha podido disfrutar sin prisas de la cena, sin el temor reverencial a los más fuertes.
A la mañana siguiente, la despierta el mismo hombre de ayer. Por turnos se los lleva uno a uno. Cuando le toca a ella, el hombre la conduce hasta una habitación donde la obligan a entrar en una cápsula extraña llena de ruidos y vibraciones. La novedad de todo lo que la rodea despierta su instinto, empieza a ladrar y a arañar la puerta, desesperadamente, como si en ello le fuese la vida.
Entonces el hombre la deja salir.
-Estupendo, lo has hecho muy bien -y tras acariciarla, la lleva a su jaula.
Ahora el hombre se aleja para hablar con su compañera Liova.
-¿Qué tal te fue con la última? -escucha decir a ella.
-Aunque se puso nerviosa, se porto mejor que los demás.
-Tenemos que seguir haciendo pruebas con ella.
-Con Laika todo irá va bien- asegura Oleg sonriendo.
-¿Laika?
-Bueno, no vamos a referirnos a ella siempre como la número 374 -protesta- se me ocurrió ponerle este nombre.
-Ya sabes que no deberías encariñarte con ella, sabes lo que le sucederá…
-Lo sé de sobra, no hace falta que me lo digas, Liova. Bueno, me voy, volveré por la tarde.




Oleg Gazenko se marchó a casa lamentando que Laika quedase encerrada en su jaula. Después de ese primer día, todos fueron parecidos, conducían a Laika hasta esa cápsula tan pequeña con esos ruidos y vibraciones tan raros. Después, siguiendo el plan de entrenamientos, la dejaban durante horas en un compartimento en el que sólo podía estar tumbada. Al salir siempre recibía un premio de manos de Oleg. Ella empezó a diferenciar sus pasos del de los demás, y a esperar con alegría sus atenciones y sus caricias.
Con el tiempo el premio no se limitó a la consabida galleta, sino que Oleg lo amplió a menudo con unos paseos por el pequeño patio de atrás del edificio color gris acero sin que nadie le viese. Además, por si no fuera poco, jugaban juntos, él lanzaba una pelota y ella se la devolvía correteando alegremente.
Cuando faltaba menos de una semana para la misión, él le compró un collar de color rojo, con una chapa con su nombre. Le quedaba tan bonita… Agradecida cada vez soportaba mejor las pruebas, era toda una campeona.
Al día siguiente la trasladan desde Moscú al cosmódromo de Baikonur. La introducen en el Sputnik 2. Oleg y Liova son los encargados de vigilarla constantemente. La tienen recluida allí durante 3 días. El encierro pone muy nerviosa a Laika. Puede sentir a Oleg muy cerca, pero extrañamente no la saca de allí para jugar juntos. Por la noche el cansancio le gana la partida y se duerme pensando en que al día siguiente Oleg la llevará a pasear por el patio. Pero esta mañana es Liova quien la recoge. La limpia con etanol y le pinta unos círculos en el pelo con yodo donde llevará unos sensores que habrán de vigilar sus funciones corporales.
Por fin llega la ansiada visita de Oleg. Después de tranquilizarla con unas caricias le pone un traje espacial a medida y la introduce dentro de la cápsula donde ha pasado la noche. La sujeta con un arnés. Con una mirada nublada por las lágrimas, se deja lamer por Laika, feliz por verle de nuevo. Su confianza en él es completa, nada malo le puede suceder si Oleg está cerca cuidándola.
Tras despedirse, Oleg cierra la compuerta dejándola sola, entre la promesa de unas estrellas más allá de la atmósfera y la realidad de la Tierra. El Sputnik 2 aguarda la cuenta atrás. Laika permanece acomodada en su asiento, ajena al veneno de la comida y a una esperanza de vida de apenas diez días, sin sospechar que, en contra de su voluntad, ha sido elegida para la gloria.



En memoria de Laika y de todos esos animales
que han dado la vida en pos de los avances
tecnológicos.

En recuerdo de mi perra Mesua,
por estos 16 años de fidelidad.


Ganador del 2° Certamen de Relato Libre de Locus Literario Publicado en el Libro Solidario para Haití

6 comentarios:

Ángel Vela (palabras) dijo...

Un relato muy tierno, Vane. Aun yo habíendo perros por medio pierdo pie, ejeje. El acercamiento del tipo al perro me parece un acierto, de no ser así creo que hubiera quedado excesivamente frio.

Alejandro Castroguer dijo...

A mí este relato me ha gustado mucho. Un saludo.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Que poco me gusta tu comentario, Alejandro,ejejejej.

Son de estos que podrían hacerse si leer el relato. Si no fuera por lo que es pensaría que Vane te cae mal o algo y que lo hiciste por cumplir, ejejejeje

:P

Alejandro Castroguer dijo...

Bueno, siendo un poco un más explícito, me gustó el tema elegido y el tratamiento. Tiene buenos momentos de literatura.

Señalar lo que creo no es una simple casualidad, el título. Si la autora no me desmiente, advierto un guiño cinematográfico. Recuerdo cierta peli llamada "Elegidos para la gloria".

Y cómo no, señalar el intenso final. La verdad es que jugar con la historia de Laika es jugar con ventaja, porque todo el mundo simpatiza pronto con ella. Claro, que eso es parte del curro del escritor/a.

¿Así está mejor, señor Palabras? Jajaja.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Quiero pensar que sí. Ppero meejor que lo decida Vane.

Vane, ¿nos conformamos? :P

Sharly dijo...

Está bien el relato, normalmente el título parece que se vaya a referir a una militar pero luego el relato no tiene nada que ver con eso.
Me gusta pensar que Laika no solo compitió con otros perros por esa "gloria". Supongo que se probaron a muchas mascotas diferentes incluidos algunos simios.
Recuerdo que mi abuelo me contaba que cuando lanzaron el sputnik en Sevilla teníamos como alcalde al Marques del Contadero y tenía un monton de laceros para acabar con los perros callejeros. Los sevillanos de la epoca decían que cuando Laika pasaba sobre Sevilla decía: ¡Adiós Marqués del Contadero! ¡Que me importan tres coj**** tus laceros!

Comentarios recientes

Archivos del blog