martes, 26 de mayo de 2009

Semillas de malquerencia

Al sobrevenirnos la inexorable pérdida de cuanto para nosotros dio sentido a la vida, nos abandonamos a ésta; consumiéndonos en la vacuidad de lo que se muestra como una mísera existencia. Y sólo cuando la amargura es mayor que la necesidad de amar, terminamos por arrancar efímeras verdades a unos labios carentes de consideración, que ansían aplacar el orgullo herido. De este modo, paradójicamente hacemos partícipes de dicho mal a cuantos han de amarmos.




Autor: Ángel Vela (palabras)

Correo Electronico: lanaiel(arroba)hotmail.com

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog