sábado, 2 de mayo de 2009

Plegaria de purificación

“Por más que quisiera no conseguiría reunir, después del daño y la vergüenza inflingidos, el suficiente valor para mirarle a los ojos.

¿Cómo no albergar el temor de que ese sentimiento de culpa, que permanece ligado a su recuerdo, me sometiera en el último instante, quebrantando de este modo el reducto de una fortaleza que, con toda seguridad, quedaría extinta en su presencia?

Tan inoportuna contrariedad me soliviantaría. Y encontrándome inmerso en ella despertaría a la deriva, perdiéndome al desandar lo andado. Convertido en el náufrago que, mecido por un mar de lágrimas, se debatiría intentando hacer llegar hasta él incesantes disculpas, siendo éstas como las olas, que se precipitan, una tras otra, en busca de la calma que anhelan encontrar en la orilla.

«¡Qué paradójico me resulta pensar que, por más que desee librarme de él, cargo con el yugo que mi condición me impone!»

«¿Por qué no me consuela saber que él, rebosante de toda bondad, acabaría por otorgarme el perdón?»


7 comentarios:

Sharly dijo...

Tu plegaria me produce una duda Angel, cuando escribes:
¿Cómo no albergar el temor de que ese sentimiento de culpa, que permanece ligado a su recuerdo, me sometiera en el último instante

el sentimiento de culpa estaría ligado a mí recuerdo puesto que está hablando el culpable. Luego creo que es mi en lugar de su. ;)

J.E. Alamo dijo...

Vaya, impresionante discurso. ¿A qué novela pertenece?

Morti dijo...

Tío deja las drogas jejejeje Ya fuera de bromas esto es 100% lanaiel aunque digas que no. Un abrazo

Ángel Vela (palabras) dijo...

Buenas, Sharly. Sé lo que me dices, pero no tengo claro del todo que así esté mal. Me lo miro.

Un abrazo, coleguilla.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Lo olvidaba, ejejeje
el texto está algo cambiado tras la última correción.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Saludos, J.E. Alamo. Si no me falla la memoria, Joe por sedice. Y si es así, creo que nos conocemos algo ( no por nada nos concedieron el premio Faenino y Cansado en el tdl anterior, ejeje. Por allí soy "palabras".

Decirte que es un pasaje de la novela con la que llevo desde que era chico, ejeje. Para más señas una especie de autoconfesión que se estila en este mundo, que se hace por escrito y se expone a un ritual.

Aparte de en mi blog personal, tienes una versión algo más actualizada en Ngc3660, por si te animas a echarle un ojo ;)


http://www.ngc3660.es/index.php?option=com_content&view=article&id=259:angel-vela-rodriguez&catid=35:colaboradores&Itemid=159


Ah, y enhorabuena por tu "Secuencia", a ver si saco un rato y le echo un ojo ;)

Un abrazo. Nos leemos.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Morti, mamón. ¿Qúé dices? si yo lo más fuerte que me me´to son las cervezas que me obligais a beber,ejejeje.

Y nadie dijo que no fuera Lanaiel, aunque en este caso el texto no es suyo. El de Aldebar, principe mercader de la Casa de Banum, (suena de puta madre, ¿verdad? ejeeje)

Un abrazo, coleguilla. Nos leemos

Comentarios recientes

Archivos del blog