lunes, 8 de noviembre de 2010

La última cena

―¡Delicioso estofado! ―dijo ella―. ¿Qué carne es?
―Lince ―confesó.
―¿Lince? ―sorpresa―. ¿No están en peligro de extinción?
―No, ya no ―sonrío perverso―. Come con tranquilidad y orgullo.
―¿Orgullo? ―apartó el plato asqueada.
―Sí, claro, orgullo ―se encontraba eufórico―. No todos los días puedes comerte el último ejemplar de una especie.

5 comentarios:

Neovallense dijo...

Eso es crueldad, y lo demás son tonterías...

Liiiiin dijo...

Increíble.

JCR dijo...

Al final nos comeremos los unos a los otros, por intentar ser únicos en nuestra especie.

LadyLuna dijo...

Repugnante.

Félix dijo...

Gracias a todos por los comentarios, no sé hasta qué punto os ha gustado o no, pero lo que si sobreentiendo es que os ha movido los afectos, con eso me doy por satisfecho.

Comentarios recientes

Archivos del blog