viernes, 26 de noviembre de 2010

El cementerio de Praga

Tras 7 largos años de aparente ausencia, Umberto Eco regresa a las librerías con una polémica novela titulada “El cementerio de Praga”. Todo un fenómeno literario si tenemos en cuenta que durante la primera semana se vendieron 100.000 ejemplares en Italia.

Si con “El nombre de la rosa” Eco se enfrentó a los altos estamentos de la iglesia, en esta ocasión añade a la comunidad judía en su lista de detractores, quienes lo acusan de antisemitismo.

El título de la novela hace referencia al cementerio judío de Praga, un lugar desolador que fue construido en 1437 y que durante 300 años fue el único sitio de la ciudad donde se podía enterrar a los judíos. El protagonista, único personaje ficticio de la novela según Eco, es Simone Simonini, un capitán antisemita del siglo XIX que se dedica a la falsificación de documentos. Simone escribe las actas imaginarias de unas reuniones judías llevadas a cabo en el cementerio checo, en las cuales refleja la intención de los rabinos de dominar el mundo. Dichas actas servirán para la elaboración de los famosos Protocolos de los sabios de Sión.

El odio que Simone profesa a los hebreos ha sido criticado por muchos, especialmente por tratarse del personaje principal de la novela. Eruditos judíos han arremetido contra Eco alegando que no se puede denunciar el antisemitismo poniéndose en la piel de un antisemita.

Con la polémica a sus espaldas, el escritor italiano vuelve a sorprendernos con una novela llena de intriga, falsificaciones y personajes históricos que hará las delicias de muchos.


0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog