martes, 12 de febrero de 2013

Una víctima difícil


Todas las noches se ahogaba en alcohol. Todas las mañanas despertaba entre pesadillas y bolsas de basura, con el cuerpo lleno de marcas amoratadas.

Cuando lo encontraron, su cadáver sonreía. Lo había conseguido, su conciencia estaba muerta.


 Raelana Dsagan

2 comentarios:

Uriska dijo...

Me ha parecido una idea de un optimismo increíble dentro de un historia atroz :) ¡Esta genial!

Raelana dijo...

¡Gracias, Uriska! :D

Comentarios recientes

Archivos del blog