miércoles, 27 de febrero de 2013

Revelación tardía

Al releer una vez más aquellas cartas, amarillas y ajadas por el paso del tiempo, mi inquietud desaparece y me sobreviene la calma al descubrir, tras la frialdad de tus letras, la huella de una furtiva lágrima que, sobre el papel, tuvo a bien dejarme el amor.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog