domingo, 28 de marzo de 2010

Su lujuria; mi dulce depravación

La escuché reír y un escalofrío recorrió mi espalda.


“No me cogerá, no me cogerá…”


Me lamentaba yo en silencio mientras las lágrimas corrían por mi rostro. Estuve un buen rato escondiéndome de cuclillas detrás de la puerta, hasta que, con decisión, me puse en pie y me dirigí a las escaleras que me darían la libertad.


En el primer escalón la madera crujió bajo mis pies y la escuché reír de nuevo, desquiciada. Bajé corriendo, pero, cuanto más corría yo, más corría ella y más lejos me parecía que se encontraba la puerta. Aquellos siete segundos se me hicieron eternos, hasta que finalmente tomé el pomo con mi mano izquierda, dispuesta a poner fin a todo aquello,… y me di la vuelta.


Ella me sonreía desde el final del pasillo. Tenía los labios pintados de un rojo sangriento que resaltaba en aquella piel tan pálida. El rímel se le había corrido y su pelo, en otras ocasiones recogido en una severa coleta alta, estaba suelto y enredado. Se había puesto su minifalda fucsia con una blusa beige de escote pronunciado. Iba descalza.


“Descarada…no podrás conmigo, no otra vez…”


Se acercaba a mí mientras se contoneaba cual pavo real. Rió otra vez, y la fuerza de aquella risa resonó en mis oídos como un eco lejano, un eco eterno que llegaba acompañado por la voz ronca de aquella femme fatal.


Cuando estuvimos a la misma altura rocé mis labios con las yemas de mis dedos. Ella me imitaba. Se sentó en el suelo y abrió sus piernas muy despacio. Adiviné entonces unos rizos tan oscuros como su cabellera.


Me miró lasciva mientras se relamía. Mi corazón latía cada vez más deprisa.

Era la diosa de todos los males, la reina oscura de mis fantasías, la bruja en todo cuento de hadas…mi perdición divina.


Abrió más las piernas.


“Desvergonzada, niña mimada, caprichosa…”


Rezaba yo, mientras la veía deshacerse de su camisa, ofreciéndome todo su esplendor, retándome a sabiendas de sus efectos.


La sangre hervía en mi interior, cada latido me golpeaba el pecho y retumbaba en mis oídos. Quería haber aguantado más, haber sido más fuerte. Pero ¿para qué negar lo innegable?


Tenía que ser mía, toda ella, los traviesos rizos que se asomaban por su falda, sus redondos y endurecidos pechos. Quería poseer cada parte de su piel, fundirme con cada gemido…


“Eso es…”


Quería hacerla temblar de placer y me puse a ello. Mi mano izquierda acarició sin tregua el pecho, y continuó bajando lentamente, saboreándola poco a poco con la mano, llegué hasta su vientre y me entretuve en caricias dejándome llevar por el momento; seguí bajando...


mmm… sí, muy bien…eso es”


Empecé con movimientos circulares, despacio, y el ritmo se fue acelerando al compás de la respiración; gimió/gemí, se le/me aceleró el pulso, sintió/sentí que me quedaba sin aire, que todo desaparecía, que mi casa era un país, que el país era un mundo, que el mundo era un planeta, que el planeta un universo, que el universo tantas estrellas… y exploté como una supernova, y caí rendida en el suelo; con el rímel corrido, los labios de un rojo sangriento que destacaban con mi tez pálida, sin camisa, sin bragas y con la falda desbaratada.


Cerré los ojos y dormí complacida. La lujuria en mi reflejo, dulce depravación.


Foto por Vipergq

5 comentarios:

Nogales dijo...

Chiquilla no veas!!!
Vaya relato, muy erótico y...

Voy a darme un ducha fría...

Ángel Vela (palabras) dijo...

Muy curioso. MI favorito de aquel reto 69. Con el que por cierto quedó ganadora empatada a puntos con otro gran texto. Que suerte tuviste de que te votara, chiquituja. Lo que es tener un padre honesto, ejejejej

Canijo dijo...

¡Por Onán, qué cosas!

Jejeje, me ha gustado este desdoblamiento masturbatorio con forma de reto. La verdad es que no leí muchos de los que participaron, pero ciertamente éste es el que veo más ajustado a lo que se pedía, y a mí eso siempre me pareció la gracia del juego.

En fin, Serafín, voy a tomarme algo fresquito...

Angelical dijo...

¿Cómo se ha caldeado el ambiente, no? jjajajajjaja en fin, que me sigue pareciendo tan fantástico como la primera vez que lo leí en el reto ;)

Eva Batista López dijo...

Gracias, gracias! La verdad es que en principio el reto me pareció difícil.. pero bueno, todo el mundo tiene su momento. Menos mal que padre estaba ahí para votarme :-)

tito nogalito... jajaja es que las mañanas no te sientan muy bien

canijo, la verdad es que en cuanto dijeron las bases del reto esta fue la idea que me vino a la cabeza, pensé incluso que muchos más utilizarían lo mismo que yo; pero al final fui un tanto origial parece

jane; ya ves es que aqui no están acostumbrados a esto, quién lo diría jajaja me alegra que te guste, un besito!

Abrazos a todos!!

Comentarios recientes

Archivos del blog