martes, 20 de enero de 2009

Nagoya streets

Con dieciocho años ya andaba con mi tarjeta inter-rail dando tumbos por Europa, llegando al norte de Suecia, conociendo el muro de Berlín, fumando mis primeros pitillos en los cafés de Amsterdam.

Al acabar la carrera, mi amigo Quino se fue con una beca a una ciudad de tamaño medio cerca de Sao Paulo, Guarantiguetá. Aún recuerdo el contenido de una carta que me envió desde allí. ‘No imaginas, Salva, lo grande que es el mundo, la de gente que hay por aquí’.

En el 2001 fui por primera vez a Japón. Recuerdo que anochecía cuando el tren-bala hizo su entrada en la ciudad de Nagoya, donde íbamos a trabajar durante quince días. El tren apenas frena cuando entra en la ciudad. A una velocidad endiablada serpenteó entre bloques de apartamentos donde familias japonesas se dejaban ver a través de fachadas de cristal. Eran ventanas y ventanas iluminadas, que se sucedían sin respiro mientras yo apoyaba mi cabeza sobre el cristal del tren-bala. Se adivinaba gente, mucha gente, muchas vidas, mucha vida. Cuando en mi primer viaje por Europa llegué a Copenhague, mi reflexión paseando en busca del camping de la ciudad era que, a fin de cuentas, el suelo estaba bajo mis pies, el cielo arriba y la gente era más rubia, más alta, pero hablaban por la boca y caminaban como el resto de los humanos.

Circunstancias laborales me hicieron vivir tres meses en Torreón, al norte de México. Hasta en dos ocasiones fui mil quinientos kilómetros más al sur para encontrarme en el D.F. Unos chavales que no subían dos palmos me persiguieron amenazándome con matarme en un Paseo de la Independencia concurridísimo.

Descubrir los básicos del ser humano en un tren, en un camping lejano, en una fábrica en Japón, en una carta desde Brasil, en un atraco en México.

Plantearse la inconsistencia y la fuerza de la naturaleza humana, el sinsentido de la vida que tanto amamos, la contradicción de ser tantos y a la vez tan frágiles.

Mientras duermo, muchas noches aparece ese joven que apoyaba su cabeza sobre la ventanilla de un tren-bala que abría en canal los hogares iluminados de las calles de Nagoya.




7 comentarios:

Saray Pavón Márquez. dijo...

¿Cómo se puede entrar en este blog? :) (me refiero no sólo de lectora pasiva)

Ángel Vela (palabras) dijo...

Saludos, Saray ;)

Pues basta con querer entrar. Tengo que salir,en diez minutos,(esta tarde tenemos reunión de 17:00 hasta que se tercie, por si te quieres pasar, aunque sé que es muy precipitado) pero esta tarde te mando la invitación si quieres. Solo necesito tu dirección de correo electronico.

También tienes nuestro foro en un banner en la pagina de inicio por si te quieres ir registrando, y ya si quieres por allí te ponemos al tanto de todo ;)

Venga un beso. Nos leemos.

Arlette dijo...

Muy interesante el sitio. Quería agradecerte que leyeres la entrevista que me hizo Blanca.
Un saludo.

francoix dijo...

Un relato que se sabe que es tuyo. Cada vez que te leo me pregunto si has estado en todos esos sitios.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Pues tarde pero leido. Un texto muy evocador y con mucha fuerza visual. Me gustó y me trajo buenos recuerdos de cuando fui pasajero de ese tren bala que me llevó y me trajo de Kioto.

Un abrazo. Nos leemos ;)

Canijo dijo...

Me gustan estas reflexiones tuyas Salva, como ya te he dicho en varias ocasiones. Conecto mucho con la forma elegante de narrarlas y la folosofía existencial que subyace bajo ellas. Bravo.

superior dijo...

leather handbags
bags
bag
handbag
handbags

Comentarios recientes

Archivos del blog