sábado, 15 de noviembre de 2008

Sobremesa negra












Un crimen cotidiano:

Teléfono Vil

mató a Siesta “La dulce”.

3 comentarios:

Enredada dijo...

crimén maldito y realmente cotidiano

vitolink dijo...

Y la policía de brazos cruzados...

No me extraña que los muchos estadounidenses abogen por la autoprotección a través de la libre posesión de armas.

Canijo dijo...

Muy bueno, vito, muy ingenioso.

Comentarios recientes

Archivos del blog