sábado, 8 de noviembre de 2008

Crónicas de un No-Muerto (I): El Vampiro, en su rincón

El Vampiro, en su rincón de aquella pensión cercana a la Puerta del Sol, contemplaba el mundo humano a través de la luz fatua de un obsoleto tubo catódico. Su mente bailaba en los salones de Queluz y jugaba en los jardines de Chantilly, mientras que sobre la imagen del presentador, correteaba una descarada cucaracha. De repente, tras la cortinilla musical del noticiario de la noche, comenzó en la pantalla un desfile de pederastas, violadores, maltratadores, asesinos -en serie, ocasionales y fortuitos-, tiranos civiles y militares, corruptos, corruptores, encubridores, malversadores, abusadores, torturadores, terroristas -de estado y apátridas-, especuladores, explotadores, integristas integrales, extremistas, conspiradores, manipuladores, generadores de opinión y marcadores de tendencias.

Ante aquella cascada aterradora, El Vampiro, cargado de amargura -y tocándose con la punta de la lengua la latente caries de su colmillo izquierdo-, se preguntaba qué lugar quedaba en la sociedad de hoy para los monstruos como él, de los de toda la vida.


Relato publicado originariamente en:

http://palabrasmicrobioticas.wordpress.com/2008/06/07/el-vampiro-en-su-rincon/

5 comentarios:

Ángel (palabras), Novela Blog dijo...

Saludos coleguilla ;)

Pues mi opinión ya la tienes en tu blog.

Un buen texto que ha termiando siendo el germen de otros dos más, a mi parecer incluso mejores que este, y casualmente mejorando con el siguiente. Muy dificil te los pones para el tercero, que espero que llegue pronto.

Me encanta el personaje y cuanto recreas entorno a él.

Un abrazo Vito, nos leemos ;)

Canijo dijo...

Muy bueno, Vito. Por consejo del Tibu ya me lo leí en tu blog, pero no sé si dejé comentario. En todo caso te lo dejo aquí: me ha encantado, así que ya estás tardando en enviar el tecero (el segundo ya está programado para publicar), porque me gusta mucho tanto la reflexión como la mandanga que destila el texto.

weiss dijo...

Yeah, muy bueno. No sé quién la dijo, pero me ha venido a la memoria una cita que venía a concluir algo así como que "a mí lo que realmente me da miedo no son los muertos, sino los vivos".

Magnífica reflexión y estupendo micro.

francoix dijo...

Muy buena recreación de la sociedad actual.
Mientras lo leía rememoraba mis horas de sillón con un mando en las manos zapeando intentando encontrar algo decente en el televisor.
¿Seremos monstruos del ayer?
¡¡¡Sí!!!, cojamos un libro.

vitolink dijo...

Caray! Muchas gracias por las críticas!

Esto anima a sacar el IV relato de la saga: El Vampiro y Frankenstein.

Un abrazo y perdonad que haya tardado tanto en contestar.

Comentarios recientes

Archivos del blog