lunes, 18 de agosto de 2008

Palabras para la muerte de mi padre


El joven Príncipe tomó una rosa al azar de entre los adornos del banquete. A su alrededor los sirvientes, atareados como hormigas, iban componiendo el decorado para la fiesta de cumpleaños del rey. El Mayordomo, un viejo eunuco armenio, daba ordenes con su voz chillona, como un general a sus tropas, para hacer desfilar con gracia cósmica aquel caos de sedas, flores, bailarinas, divanes, malabaristas, mesas, magos y bandejas bruñidas.

Buscando el lugar de la cita dentro de los cármenes donde iba a celebrarse el evento, el Príncipe -blandiendo la rosa como una espada contra un rival invisible- se internó en el dédalo de setos y jazmines trepadores. En una umbría fuente, a la hora convenida, lo esperaba el Poeta.

- Deseo una elegía. Unas palabras para la muerte de mi padre. Ha de ser grandiosa. Digna de aquel que me ha engendrado

-Pero, mi señor, vuestro padre (las bendiciones sean con él) está vivo y goza de buena salud.

-Nunca se sabe cuándo y dónde te espera el Ángel de la Muerte... -aspiró el tenue aroma de la rosa, y la tiró a los pies del Poeta como única promesa de pago.

Se alejó de allí, ignorando la mirada -que iba pasando de la extrañeza al terror- del Poeta. Su mente solo podía pensar en los ojos del Gran Visir, brillando como ascuas en la oscuridad de la habitación de una posada perdida, mientras le relataba los detalles del plan, a la par que le mostraba el pequeño frasco de cristal que había mandado traer del otro lado de la Ruta de las Especias. Él mismo -esa noche, durante la larga cena- untaría aquel veneno en los labios de la favorita de su padre. Ella sería la daga (asesina y suicida a un tiempo), para cometer el magnicidio.

Al alba, todo sería suyo al fin. Como pago por el poder, solo habría de sacrificar una amante y leer con voz quebrada durante el funeral, ante las familias nobles y los generales mercenarios, la sentida elegía que acababa de encargar . Él haría su papel de amante hijo por última vez, mientras enterraban al viejo rey en la Historia.


Publicado el 25 de Julio del 2008 en mi blog:

http://palabrasmicrobioticas.wordpress.com


10 comentarios:

vitolink dijo...

Aquí está mi relato sobre la propuesta creativa que hice en el foro. Espero que os guste.

La publiqué en mi blog el 26 de Julio, y la gente me echó una mano gigante en arreglar la historia y pulir el texto.

Por cierto... ¿No se anima nadie más a seguir sacándole partido a esa macabra búsqueda de "Palabras para la muerte de mi padre"?

palabras dijo...

Saludos caballero. Mi opinión ya la tienes, un buen texto que ciertamente mejoró con ese toque al final.

En cuanto a lo de la muerte del padre...
Ando con la cabeza regular y en lo que a creatividad se refiere, estoy en horas muy bajas, y no por falta de ideas, sino porque no doy con la manera atractiva de enfocarlas.

No creas que no pensé en ello, pero no salío nada digno de ser escrito. Aun así no me rindo, a ver si sale algo. ;)

Un abrazo, nos leemos.

Canijo dijo...

Me gustó, sí señor. No sé cómo será la versión preliminar, pero desde luego esta versión definitiva está muy bien llevada y pulida. Y la historia me gusta, además de estar encajada perfectamente.
Joder, a mí esto me trae gratos recuerdos del reto de OJ, que en alguna ocasión consistió en meter una frase concreta, igual que aquí, o un principio y un final obligatorios, o una determinada frase en el planteamiento, otra en el nudo, y otra en el desenlace... En fin, ejercicios interesantes que sería bueno retomáramos, como lo de las fotos. Yo ciertamente también ando bastante liado y presionado porque me comprometí con un buen número de actividades para fechas que ya han pasado o están muy próximas, pero la verdad es que escribir un micro tampoco debe ser mucho tiempo, y de paso se hacen dedos... ya os diré...

francoix dijo...

pues despues de muchos dias perdido en mis vacaciones, hago acto de presencia por un breve instante antes de volver a perderme (jejeje)

Me ha gustado bastate, la forma en que envenenará al padre es muy original, ya que en aquella época (creo) era probada antes por algún catador "voluntario".

Aunque tal vez el encargar la oda, puede traicionar sus planes... eso solo lo sabe la mente de vitolink...

vitolink dijo...

Muchas gracias por los comentarios!

Para palabras: insiste, que seguro que te sale algo cojonudo y sales del bachecillo creativo. Luego lo metes como una microhistoria en la novela-blog y ya tiene un post gratis.

Para canijo: el Tiempo, esa es la cuestión. Siempre estamos metidos en multitud de cosas, corriendo de un lado para otro... Esa es la vida moderna. Nos pasa a todos.

Para francoix: perderse y volver a perderse. ¡Qué envidia! (Y no de la sana, sino de la que pica)

Un abrazo!

Canijo dijo...

Bueno, que conste que yo ya colgué mi ejercicio en el hilo correspondiente del foro.

vitolink dijo...

Ya, Canijo. Me consta. De hecho, cuando colgué este texto en mi blog, enlacé con el post del tuyo en el cual está tu estupendo microcuento sobre el tema.

Canijo dijo...

Jeje, ése que dices fue el de Rafa, que sí que consiguió hacer un micro; a mí se me fue de las manos. Y menos mal que no lo enlazaste, porque se me había colado una falta (una que yo sepa de momento) que si la llegan a ver los del grupo de asalto de la RAE ahora mismo los tenía asaltando mi casa y dándome una paliza por corruptor del idioma...

vitolink dijo...

Ups! Perdón, canijo.

(Menuda metida de pata... Menguo por segundos delante del monitor a la par que me torno rojo cual tomate de pera murciano)

PD: ahora mismo busco tu texto y me lo leo.

B. Miosi dijo...

Vitolink, a mí me parece este cuento estupendo, en pocas palabras toda una historia, descripciones armoniosas, y también el sentimiento que inspira el posible asesino, el hijo. Se sabe tan poderoso que no le importa que un poeta, en aquella época un empleado a sueldo, sospeche el terrible plan,
El final que se sabe ya, sin embargo cuenta con frases muy buenas:
"Como pago por el poder, solo habría de sacrificar una amante y leer con voz quebrada durante el funeral, ante las familias nobles y los generales mercenarios, la sentida elegía que acababa de encargar . Él haría su papel de amante hijo por última vez, mientras enterraban al viejo rey en la Historia."

Le eliminaría una coma y un pronombre. Es todo:

"Como pago por el poder, solo habría de sacrificar una amante, y leer con voz quebrada durante el funeral ante las familias nobles y los generales mercenarios, la sentida elegía que acababa de encargar . Haría su papel de amante hijo por última vez, mientras enterraban al viejo rey en la Historia."

Me gustó mucho.
Un abrazo,
Blanca

Comentarios recientes

Archivos del blog