martes, 31 de mayo de 2011

El Halcón peregrino.

El sol no brilla, literalmente está ardiendo. Es pleno mes de agosto y hay matojos resecos por toda la colina, desde mi atalaya diviso a un grupo de hombres haciendo un nuevo cortafuegos. Me fijo en el tractor que avanza desbrozando el sendero, mis ojos de halcón detectan el movimiento de un conejo huyendo… no tendrá escapatoria.


Micro originariamente pensado para las Ecoagendas de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía 2011)

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog