domingo, 11 de julio de 2010

Vivo o muerto: Cuentos del Spaghetti-Western


Autor: Varios Autores



Editorial: Tropo Editores



Págs: 155



Precio: 15 Euros



¿Quién no ha pasado más de un mediodía de su infancia tirado en el suelo del salón de su casa y viendo una película del Oeste?



Eran momentos de nerviosismo, las moscas y el calor molestaban hasta que empezaban y te embarcabas en una nueva aventura a diario, en la que Clint Eastwood, o John Wayne, o Lee Van Cleef, o Charles Bronson (y tantos otros más) eran vaqueros duros, que podía mirar a la muerte a la cara y escupirle sin parpadear. Que tenían que vengarse de algún agravio, o pastorear unas reses durante meses, o enfrentarse a los Apaches… Ah… recuerdos, y recuerdos son los que componen esta antología de relatos: Vivo o muerto: Cuentos del Spaghetti-Western.


Para quien no lo sepa, el Spaghetti-Western fue un subgénero del Western rodado en Europa. Podría decirse que se concentró más en España e Italia (A las rodadas en España también se les llamaba Chorizo Western, sí, no se rían). Lo de Spaghetti fue un apodo que la crítica del momento utilizó despectivamente para referirse a este tipo de películas. Aunque más tarde se demostraría, con películas por ejemplo de Leone (Por un puñado de Dólares, El bueno, el feo y el malo), que no teníamos nada que envidiar a los americanos, que convertían a sus vaqueros en puristas defensores del bien mientras que nosotros los hacíamos hombres duros, sucios y con su puntito de oscuridad… y es que al final, todas las estrellas del Oeste quisieron rodar Spaghetti-Western.



Pues bien, que nadie se lleve a engaños: Esta antología, salvo por un cuento, nos trae relatos dedicados a experiencias que vivía la gente cuando a un pueblo llegaban a rodar películas del Oeste, o el despertar sexual de un niño mientras jugaban a los atracadores, o la vida de los extras que arriesgaban su salud para morir decentemente en una película, etc…


Si tuviera que quedarme con un cuento, para mí sería El fantasma familiar, de Felipe Benítez Reyes, ¿Por qué? Porque me ha traído recuerdos muy buenos. En el relato se nos habla de la decadencia de Frank Logan, pseudónimo de un escritor español de novelas del Oeste. Sí, de éstas estilo Bolsilibros de Bruguera, que nos llegaban cada semana escritas bajo los pseudónimos de Lou Carrigan o Clark Garrados (y muchos otros más).


Pero sería injusto no reconocer la calidad global de la antología.


Y lo que es curioso es que, como decía antes, sólo hay un relato que nos habla de una historia de vaqueros, Cuervo. Y para ser sinceros, es el único que no me acabó de llenar porque vi en él todos los clichés de un relato del Oeste pero no muy bien llevados.


Aún así, la calidad de la antología es bastante buena. Así que ya saben, déjense embargar por los recuerdos, amigos, recuerdos de un mediodía estival…

1 comentarios:

La novela antihistorica dijo...

En libros como "Vivo o muerto" suele ocurrir lo de siempre, no están todos los que son, ni son todos los que están.,
Como muestra os recomendamos que leáis "Alcolea", la novela corta que incluíamos en nuestro primer número de "La novela antihistórica", revista de crítica literaria http://lanovelaantihistorica.wordpress.com

Ahí sí que podréis leer un relato que maneja con habilidad los clichés del genero combinándolos con habilidad con los de la novela negra, histórica, gótica etc...
Por lo que se ve demasiado para las editoriales españolas -que no se distinguen precisamente por un criterio muy fino- y para el mundo literario, llamémioslo así, "oficial".

P. D: si tenéis algún problema para bajaros el PDF avisadnos a lanovelaantihistorica@yahoo.es y os lo solventaremos a la mayor brevedad.

Comentarios recientes

Archivos del blog