jueves, 29 de julio de 2010

Reseña de "La Elegida de la Muerte" (Virginia Pérez de la Puente)


Título: La elegida de la muerte
Autor: Virginia Pérez de la Puente
Editorial: Ediciones B
ISBN: 9788466644013
Precio: 20 €
Páginas: 560
Encuadernación: Rustica con solapas
Fecha de publicación: 16 de junio



Los reinos de Thaledia y Svonda están en guerra desde hace seiscientos años, sus reyes se tantean como en una partida de ajedrez, mueven sus fichas y atacan; a veces sacrificando peones, otras alfiles y, en medio de todo, está Issi. Ajena al juego de intrigas que se desarrolla en las altas esferas, Issi se niega a ser una ficha más, es una mercenaria que lucha por dinero sin comprometerse con nadie, una mujer que intenta sobrevivir en un mundo de hombres intentando que nada le haga daño. Ya se lo han hecho y se cubre con una coraza para ocultarlo, intentando ignorarlo ella misma. Issi sólo busca sobrevivir, hasta que el encuentro con una niña cambiará eso, una niña que extiende la mano e inscribe un símbolo extraño sobre su frente. El Öi. Es un signo que Issi no desea llevar ni para el que tampoco está preparada, pero gracias a ese signo aprenderá a conocerse a sí misma. 


La Elegida de la Muerte es la primera novela de Virginia Pérez de la Puente en ella nos cuenta una historia de fantasía que se apoya en dos pilares: la supervivencia y el azar. A su modo, cada personaje intenta sobrevivir. La que más destaca es la protagonista, Issi, pero también lo son los personajes que la rodean. Keyen, su amigo, se oculta de la vida, vive gracias a los despojos que va dejando la guerra, intentando no arriesgarse nunca y vivir sin complicaciones a no ser que haya algo por lo que merezca la pena el riesgo. El azar se interpone en el camino de los personajes de forma continua, provocando cambios de dirección, poniéndoles trampas e imprevistos, ayudándoles en ocasiones, como si las decisiones que toman sólo importaran hasta cierto punto, pues las circunstancies pueden impedirles llevarlas a cabo o hacerles cambiar de opinión. Vemos cómo los personajes se enfrentan a ese azar que los zarandea de un lado a otro de distinta forma, mientras unos personajes, como Adelfried, el rey de Thaledia, intentan aprovecharse del caprichoso azar para favorecer sus intereses, otros, como Issi, se rebelan contra él, luchan, grita, y sólo cuando no pueden más se dejan llevar pero, incluso entonces, el personaje sabe que llegará un momento en que volverá a tener fuerzas para rebelarse. Issi esconderá lo que le duele, lo hundirá hasta que a ella misma le parezca que no existe, intentar ocultar todos sus miedos y seguirá adelante, porque Issi es una superviviente.

La protagonista destaca por su humanidad, sus defectos, sus actitudes a veces equivocadas, su terquedad y por esa incapacidad que tiene de darse cuenta de que a veces merece la pena arriesgarse aunque sepas que te van a hacer daño. Issi comienza siendo un arquetipo de la guerrera mordaz e independiente en los primeros capítulos, pero el personaje va evolucionando conforme avanza la novela hasta convertirse en un personaje muy humano.

La novela tarda en arrancar, no la ayuda la estructura a base de capítulos demasiado cortos donde falta información para entender muchas cosas y se abruma al lector con demasiados personajes sin darle tiempo a conocerlos. Conforme avanza la novela, la estructura empieza a jugar en su favor, los capítulos cortos permiten que la trama sea muy dinámica y que se pueda saltar fácilmente de unas escenas a otras y favorece el ritmo rápido y ágil de la lectura, de forma que el lector ve cómo se desarrollan las tramas en varios frentes al mismo tiempo y cómo van encajando las piezas que al principio parecían estar tan dispersas.

La trama de la novela es compleja y está bien desarrollada, concluye al final del libro y apenas deja cabos sueltos sin explicar. Se divide en dos tramas paralelas, por un lado la trama de Issi y el Öi, por el otro las intrigas en torno a los reyes de Thaledia y Svonda, ambas tramas sólo llegan a tocarse de manera muy tangencial, sin que las acciones de unos lleguen a influir decisivamente en la otra trama, pero ambas se complementan a la hora de darnos una visión global del mundo en el que se desarrolla y da protagonismo a ese azar que impregna toda la novela, el azar que, al final, resulta ser tan importante y decisivo como la Vida y la Muerte.

La novela tiene, sin embargo, algunos puntos que flaquean: las intrigas en el trono de Thaledia están mucho mejor desarrolladas que las de Svonda, que llegan a ser anecdóticas y precipitadas; hay demasiados personajes y algunos parece que se quedan a medias sin terminar de definirse, como Nern, que parte de una idea interesante pero que en el resultado final termina por no llegar a nada, sólo confunde al lector. Otros personajes que entran y salen de la trama, como Lars o Kamur, sí están muy bien metidos y aparecen en el momento justo en que son necesarios.

En cuanto a ambientación, merece la pena destacar las leves pinceladas que se dan de los reinos adyacentes a los países donde se sitúa la acción: Monmor y Tilhia; se nos presentan como lugares muy exóticos e interesantes aunque no llegamos a conocerlos bien, ya que no es el objetivo de la novela, pero sirven para que se vea que Thaledia y Svonda están dentro de un marco mucho más amplio, que el mundo no se reduce sólo a ellos dos, que, en realidad, son sólo una parte pequeña de algo mucho más vasto.

La fantasía es un género en el que es difícil ser original y ofrecer historias que todavía no se hayan contado, la autora de La Elegida de la Muerte lo sabe y se limita a crear un mundo y a dar vida a unos personajes sin preocuparse más que por eso, porque sean reales y estén vivos. Y es de agradecer una novela donde la trama es más importante que la ambientación, donde puedas mirar a los personajes y reconocerte en ellos y donde no tienes que esperar siete libros para conocer el final. La Elegida de la Muerte no describe un mundo, cuenta una historia.

Lo mejor: los personajes, a veces tienes ganas de estrellarlos contra la pared, pero te terminas encariñando con todos.

Lo peor: Lo cortos que son algunos capítulos, sobre todo al principio.

2 comentarios:

Canijo dijo...

La verdad es que hace tiempo que no leo nada de fantasía heroica, supongo que me cansé de ella y por eso tengo por ahí más de un libro recomendado pero que no me terminan de llamar para su lectura. De todas formas esta novela pinta bien por lo que dices, sobre todo por eso que dices al final de la originalidad. Personalmente creo que en el mundo de la fantasía es mucho más original lo que se ha hecho en este libro, olvidarse de tonterías e intentar escribir una novela de verdad, con personajes de carne y hueso, que lo típico de crear un mundo muy original y vacío cuyas originalidades son simplemente cambios de nombres y transformación de unos cuantos clichés en otros.

Raelana dijo...

A mí me gusta mucho la fantasía y ese es un defecto que he visto muchas veces, los autores se ponen en plan "me voy a inventar el mundo más molón que hayas visto nunca" y se olvidan de que ese mundo sólo tiene que ser el marco para contar una historia y eso en este libro lo han evitado, te describen el mundo, pero lo que va haciendo falta para la historia, que es lo más importante.

Comentarios recientes

Archivos del blog