sábado, 19 de diciembre de 2009

La abuela nos lía la Navidad


-Ya está la abuela aquí y como siempre. ¡Mamá voy para arriba!
Subió las escaleras lo más rápido que pudo maldiciendo para sus adentros la abuela tan poco navideña que tenía.
-Mamá, que la abuela ha llegado –dijo abriendo la puerta del cuarto.
-¿Y qué problema tienes? –preguntó encerrada en el cuarto de baño.
-Pues que como todos los años ha venido en su Harley Davidson -dijo acercándose a la ventana, y observando lo que abajo ocurría continuó- y como todos los años ha vuelto a derretir los muñecos de nieve que habíamos hecho con los putos gases de su moto.
-¡Ese lenguaje! ¡Que es tu abuela! -le corrigió su madre.
-Y para colmo, para variar un poco ha empezado a gruñirle al perro del vecino y éste ha empezado a ladrarle.
-¿Ha salido ya papá para tratar de meterla en casa?
-Todavía no. Imagino que estará avergonzado detrás de la puerta esperando a que los vecinos, asomados en las ventanas, vuelvan a su magnífica cena de Navidad y sepan que el alboroto es la vieja loca de los Ramírez. ¡Mira! Ahí sale papá empujando a la abuela mientras sigue enseñándole los dientes al perro.
-¿Lleva el whisky?
-Sí, desde aquí llego a ver un crucifijo –su madre desde el cuarto de baño resopló- el agua bendita y creo que la navaja suiza, no lo veo muy bien.
En la planta baja de la casa se empezaron a escuchar gritos y mucho movimiento. La abuela continuaba con su espectáculo.
-Por los gritos imagino que le habrá clavado al pollo el crucifijo boca abajo y lo estará rociando con agua bendita mientras con la navaja suiza dibuja un hexagrama en el parqué.
-Menos mal que ya hemos pedido uno nuevo y llega mañana. Todavía me acuerdo la semana que pasamos viendo el hexagrama todas las mañanas.
-Sí. Por cierto ¿te queda mucho en el baño?
-No, ya he terminado.
La puerta se abrió y la madre salió embutida en un traje de cuero con un escote de vértigo. El hijo cayó de rodillas a sus pies llorando.
-Pero… ¿Qué haces?
-Hijo si no puedes con tu enemigo únete a él.




3 comentarios:

Sharly dijo...

Tienes una abuela y una madre muy particulares Morti. Sin duda tu padre estará sumamente entretenido durante la Navidad. Muy simpático felicidades ;-)

Canijo dijo...

Está cachondo, Rafa.
Yo no me quejo de mi abuela, pero una como ésta tampoco me hubiera venido mal, jeje.
Ah, que no se me olvide: la inlustración que has elegido está genial, shurra.

weiss dijo...

Jijijiji, qué bueno, Rafoti. Oye, ¿tiene algo de autobiográfico?

Comentarios recientes

Archivos del blog