miércoles, 10 de junio de 2009

Vinilos

El vinilo seguía girando, reproduciendo una y otra vez la misma canción.

“Cuando todo esto se acabe”

La luz entraba por una pequeña abertura de la puerta, todo giraba en torno a la misma canción, todo giraba.

Nadie a mi alrededor, nadie me observaba, nadie giraba, nadie oía esa canción.

“Cuando no haya vuelta atrás”

Todos me miraban, me seguían con la mirada, querían saber a dónde me dirigía.

Mientras el cielo se oscurecía las blancas palomas seguían girando a mí alrededor.

Todo el cielo en tempestad y yo en el centro cual barco perdido a la deriva.

“Empezaré a arrepentirme”

Todos saludan con la mano, despidiéndose, diciendo adiós por última vez.

Levanto la vista, veo una luz que me ciega, me elevo hacia ella.

El fin está cerca. Nadie me quería aquí. Hasta siempre.

“Según es habitual”

Y en el vinilo sigue girando la misma canción: “Cuando todo esto se acabe”.



2 comentarios:

Ángel Vela (palabras) dijo...

Siento decirte que no me gustó, y que me ralló un poco. La base no me parece necesariamente mala, tal vez echandole un poco más de curro...

weiss dijo...

Es muy... trascendental, ¿no? No está mal, quizás sí que le falta un poco más de garra, algo que nos diga algo un poquito más original, o atrevido, o sorprendente...

Comentarios recientes

Archivos del blog