lunes, 3 de enero de 2011

La novela romántica

 
Hoy vengo a hablaros de un género literario algo maltratado: el género romántico. Sí, hasta vosotros mismos arrugáis la naricilla al oír al leer eso de… “romántico”. Junto con la ciencia ficción, el género romántico, novela rosa o novelas de amor, son los libros más desprestigiados, pero curiosamente son los que más lectores tienen y los más comprados. 

En efecto, somos (yo me incluyo), los lectores en la sombra. Esos que cuando te preguntan que lees, intentas cambiar de conversación para que no te consideren ñoña, o en el caso de ciencia ficción, friki. Con la edad, evolucionas; o como dicen por ahí, maduras (con complejo de fruta, oigan…) y te da igual ocho que ochenta.

¿Cómo diferenciar la novela romántica de entre todas las demás? Bien fácil. Tiene dos características básicas: encontramos en su trama una historia de amor entre dos seres humanos o seres ficticios (vampiros, etc...) y tiene  un final optimista, es decir feliz, aquello de “fueron felices y comieron perdices”.

Vamos a usar un símil alimenticio ya que hablamos de perdices, pero nosotros vamos a elegir algo más contemporáneo: las pizzas. Estas dos características de las novelas románticas, serían como la base de las pizzas, las de pan. Antiguamente, el plato estaría completo, quedando insulso, repetitivo y sin alicientes. Este es uno de los factores que han hecho que este género esté tan mal visto, y que renieguen de él. 

Actualmente, la novela romántica ha evolucionado muchísimo. No se centra solo en las relaciones amorosas o sentimentales, sino que van rellenando la pizza con ingredientes sabrosos que la hacen más apetitosa, e incluso como colofón, ponen su salsita picante para  hacerlo más atrayente.

La evolución de estas novelas ha dado lugar a la aparición de varios subgéneros o clasificaciones, según la temática. Voy a intentar describiros por encima estos subgéneros:

1.  Histórica: Como su propio nombre indica, estas novelas están ambientadas en una época pasada, pudiendo situarse en el oeste, en la Escocia medieval, vikingos, sajones y normandos, etc…
Una época muy utilizada, es la del siglo XIX, la regencia, creándose un subgénero específico para ella, aunque aquí en España, casi no se diferencia de la histórica. ¿A quiénes nos podemos encontrar en este subgénero? A Julie Garwood, Johanna Lindsay, Victoria Holt con sus pseudónimos, Jude Deveraux, Christina Skye, Amanda Quick, y española encontramos a Nieves Hidalgo.

2.  Time travel: son novelas en cuya trama existe un viaje en el tiempo, dando pie a  historias caóticas, divertidas y sorprendentes. En España los han incluido dentro del subgénero paranormal. Autores que han escrito sobre este tema tenemos muchos: Diana Gabaldon, Nora Roberts, Karen Marie Moning….

3.  Paranormal: es un género que engloba todo lo fantástico: otros mundos, otros seres, otras criaturas, fantasmas, poderes paranormales de las protagonistas… Gracias a los vampiros, es uno de los subgéneros que más ha evolucionado. Aquí encontramos a Sherrilyn Kenyon, J. R. Ward, Nora Roberts…

4.  Contemporánea: es una novela actual, tiene lugar en el presente, con los problemas típicos de nuestra época, con los que solemos sentirnos más identificados. Aquí podríamos dar tantos ejemplos que me quedaría una larga y amplia lista de escritores.

5.  Suspense romántico: En este subgénero se engloba el thriller, judicial y policial, pero sin perder de vista las relaciones sentimentales entre los protagonistas. Han evolucionado con el tiempo, y cada vez más, las autoras logran equilibrar el suspense y el amor, haciendo que estas novelas sean más clasificables en el género policiaco. Podemos resaltar escritoras como Nora Roberts, Karen Robards, Karen Rose, Linda Howard…

6.  Erótico romántica: se distinguen por su fuerte contenido erótico, aunque el motor siga siendo el amor y no el sexo como en las eróticas.

7. Sentimental: son autores que se centran en las emociones de los protagonistas. Normalmente son pequeños dramas que hacen emocionarse al lector. Puede incluso que rompa una de las bases de este género, el del final feliz. Nicholas Sparks, Danielle Steel, Cecilia Ahern.. son autores típicos de este subgénero.

8. Chick lit: son  novelas que se caracterizan por el sentido del humor, la frescura. Normalmente las protagonistas son mujeres jóvenes, independientes, que deben lidiar con algún tipo de problema, lio, enredándose cada vez más las cosas. Marian Keyes, el diario de Bridget Jones, son unos buenos ejemplos de este subgénero.

¿Veis? No son tan simples. 

Sin embargo, hay algo que aun nos ancla en eso del desprestigio, y son las portadas. Las maravillosas y fantásticas (irónico, claro) portadas donde el galán de turno semidesnudo, abraza, besa, arrulla a una mujer. Curiosamente, ésta siempre está situada por debajo del hombre, con mirada trémula, diciendo a gritos aquello de: tú eres mi hombre. En fin, machista totales.. de la misma rabia te entran ganas de forrarlo. Poco a poco, las editoriales van aceptando que precisamente esas portadas, echan para atrás a los lectores. 

Espero, con este post, y algunas futuras reseñas, acercaros a este género proscrito y olvidado; a ver si consigo ablandaros y que probéis esa pizza maravillosa que os he descrito.

3 comentarios:

Nat dijo...

pue sí lo de las portadas es lo mejor del género, son como novelas compras en un viaje en tren en los años ochenta!!! vamos así lo veía yo de pequeña y cualquiera de mis conocidos que me viera con un libro con una portada como ésta que menos que se echaría a reir!!!

Paty C. Marin dijo...

Nunca he leído novela romántica, de hecho la aborrecía, ahora hago mis pinitos escribiendo relatos romántico-eróticos y tengo que tirar de clásicos (o modernos) libros románticos para tener algún conocimiento sobre la materia xD

Estoy deacuerdo contigo en que las portadas es lo que más me ha tirada para atrás siempre (y la temática, para que nos vamos a engañar), aparte de ser marchistas, como las calificas, esos hombres y mujeres tan perfectos dañan las retinas, y te sientes un poco estafado porque sabes que los protagonistas no tienen nada que ver con los dibujos xD

Un saludo

Violeta dijo...

Ahí tienes razón Paty, lo perfectos que son todos. Altos, guapísimos, maravillosos, comprensivos, tiernos, apasionados, y... cierras el libro, miras alrededor... Ejem.. mejor abro el libro!!! :p

En fin.. Hay que darle una oportunidad a la romántica, ya no es lo que era!!!

Comentarios recientes

Archivos del blog