martes, 31 de agosto de 2010

La Columna OcioZeta-Sevilla Escribe, "Génesis"




Según me comentaron, de colectivos literarios se va a hablar largo y tendido en la Hispacón de este 2010, a la que espero asistan los lectores de esta columna que tengan la posibilidad y las ganas de hacerlo. De todas formas, no está de más ir abriendo boca con un punto de vista particular (el de un servidor) acerca de la génesis de estos entes, ir apuntando algo del tema en espera de desarrollarlo todo correctamente en esa hipotética mesa redonda arriba mencionada. Vamos con ello.

Se suele decir que la afición a la escritura es una actividad solitaria, propia de anacoretas, como aquel que dice. Esto es una verdad a medias. Es decir, lo que es escribir propiamente dicho sí es un acto solitario, no se escribe en compañía, o al menos no es lo usual. Pero hablamos de la afición a la literatura, ¿se puede decir que la afición a la literatura se limita al acto de escribir? Para el que sólo pueda responder de forma afirmativa a esta pregunta, mi consejo es que deje de leer esto y se dedique a curiosear por foros y webs del ramo hasta que cambie de opinión. Lo que sigue va para los demás.

No sé cómo fueron los comienzos de la mayoría, pero al menos los de unos cuantos sí, y casi todos coinciden en un nacimiento más o menos temprano de la afición, los primeros escritos, alabados o no por familiares y amigos con más o menos criterio… y ya después la búsqueda de otros con los que compartir la afición; casi siempre pasa así (y con esto ya se desmonta lo de la actividad solitaria, porque no tiene mucho sentido que en una actividad solitaria parte de la evolución de todos sea esa búsqueda de otros con los que compartir afición). Una vez iniciada la búsqueda, y salvo que uno tenga bastante suerte y cuente con un colectivo literario al alcance de la mano, lo normal es centrarse en Internet. La oferta de páginas, foros y blogs literarios que podremos encontrar es casi ilimitada, más que nada porque el ratio de cierres parece menor que el de apertura de nuevos sites. Sólo es cuestión de probar y elegir. Con esto ya hemos entrado en el juego, y no tardaremos en encontrar los portales en los que nos sintamos a gusto. A partir de ahí se establecerán lazos de amistad, unos se animarán a otros, se cruzarán comentarios, se aprenderá, e incluso es posible que se plantee alguna iniciativa grupal, pues hay espíritu de ello, pero al ser algo puntual no se habla de colectivo literario.

Cuando ya uno lleva un tiempo siendo habitual en ciertos pagos internáuticos se empiezan a estrechar lazos, a crecer las afinidades, a querer compartir algo más, a “tomárselo más en serio” con la ayuda de unos cuantos de esos que, además de tener nuestra misma afición, nos caen bien, los consideramos amigos. Ya no se trata de algo puntual, ahora sí hablamos de un colectivo literario propiamente dicho. Algo así pasó con el Círculo de Escritores Errantes, un grupo surgido de la extinta OJ con el objetivo inicial de sacar una antología entre todos. El proceso es como una concentración de elementos afines que se conocieron en tal o cual web, y el grupo resultante será más o menos duradero, más o menos estable, llevará a término sólo un proyecto o muchos, o uno mantenido en el tiempo como puede ser la publicación de una revista.

Otro tipo de génesis de colectivos literarios que yo conozco es el que se da cuando a uno el cuerpo ya le pide tertulias. Cierto es que los foros se pueden parecer, o las charlas por chat, que a veces se queda en hispacones y otros lugares, pero no es lo mismo. Lo que uno quiere es un tipo de reunión estable con gente que guste de esta afición para hablar cara a cara de ella. No es habitual que las amistades de uno tengan la misma afición, o al menos no en número o intensidad suficiente. Por lo tanto, hay que buscar nuevos amigos ad hoc. El origen de Sevilla Escribe o Madrid Escribe es este mismo. En el caso de los primeros, varios de sus miembros originales ya pertenecían a algún otro colectivo como el Círculo de Escritores Errantes, pero tenían esas ganas de poder tratar con camaradas de carne y hueso y no de mensajes en foros con foto pixelada.

A veces la formación de estos grupos no es por concentración de elementos de webs, como pasó con el Círculo de Escritores Errantes, ni por proximidad geográfica, como es el caso de Sevilla Escribe o Madrid escribe, aunque siempre algo de ello hay. Son colectivos a los que yo no pertenezco, por lo tanto lo que sé, sólo lo sé de oídas, por impresiones propias que perfectamente podrían ser erróneas. Me refiero por ejemplo a Nocte, que lo que busca es la profesionalización de un género, presentar el terror ante el mercado editorial como una oferta que podría ser tan atractiva y comercial como la que suponen el policiaco o el histórico, por ejemplo. Esta intención original obliga a que se busquen miembros cercanos o ya tocando esa profesionalidad, y que además estén muy interesados en el género. Entiendo que en un principio debió haber un grupo primigenio que podría haberse reunido por proximidad geográfica, concentración de elementos de tal o cual página, o una mezcla de ambas. Pero en el caso de una propuesta así, de ámbito nacional, constituida en asociación, creo que se debe hablar de su creación a partir de que sale la propuesta de ese grupo primigenio y comienzan a unirse esos otros elementos que ni se han unido por proximidad geográfica ni se han concentrado a partir de foros o páginas.

También puede ser que un colectivo literario surja de otro, como es el caso de Baratillo Joven, un grupo de Sevilla. El colectivo original, Noches del Baratillo, funciona desde hace la friolera de sesenta años. Hablamos de algo que nada más que por solera se podría decir que está en otro nivel. Centrados en la poesía, sobre todo en el placer de escucharla, de recitarla, realizan multitud de reuniones con ese fin, trabajan con colegios y organismos de diverso ámbito para la difusión del arte, y otra serie de actividades de relevancia. Baratillo Joven se podría decir que son las juventudes de este colectivo, como una corriente más dinámica y que realiza actividades en paralelo a las de su hermano mayor con el fin de difundir el gusto por la poesía entre la juventud de la ciudad. En este caso se trata de la formación de un núcleo dentro del colectivo madre.

Otra forma de surgimiento de un grupo a partir de otro podría ser la escisión, ya siga este grupo escindido participando de las actividades del grupo general o se separen totalmente, por los motivos que sean. Algo parecido a lo anterior pero digamos… menos agradable.

En fin, esto es lo que yo conozco de primera mano o he podido conocer a través de otros o por impresiones mías externas. Hay mucho más de lo que hablar, mucho que precisar, pero para eso ya tendremos la Hispacón y esa mesa redonda de la que he hablado, ¿no? Y si no puede ser en la Hispacón, la hacemos en la Barracón entre cervezas, que nos lo pasaremos igual de bien o mejor. Venga, allí nos vemos.





15 comentarios:

Óscar Torres dijo...

Muy buena la entrada Canijo.

Lo cierto es que muchas veces se sabe como empieza un proyecto, pero nunca imaginas hasta que punto puede llegar a desarrollarse...

Un saludo compañero y lémonos.

Arwen dijo...

Gracias por pasar a visitarme, me ha gustado mucho también tu blog y este interesante blog.

Saludos.

Arwen

Mrs.Yume dijo...

Muy buena la entrada ^^.

Creo que en la mayoría de cosas que has dicho, tienes razón. Yo estoy tan contenta de haber encontrado lugares así por internet, que no encontraba en mi pueblo... =)

Gincrispi dijo...

La verdad es que internet es un lugar donde puedes conocer a gente con afinidad de una forma muy sencilla, y si no... siempre quedará la cerveza, :).

Saludos.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Este miércoles esperamos que nos lo cuentes en directo.

Este miércoles te llamamos para la entrevista en directo sobre las 18:05 horas

Barón Sottoflato de Buillón dijo...

Muy acertado está usted en sus dichos, a mí me brindó una oportunidad extraordinaria de nutrirme de pautas literarias dada mi escaza formación cultural, el solo hecho de la lectura nos acerca esa dichosa herramienta que sustenta nuestras ideas para plasmarla en cualquier formato, su espacio es una inspiración corriente en mis días.

Un fuerte abrazo!

Canijo dijo...

¡Ese Óscar!

Pues sí, no es fáci adivinar cómo saldrán las cosas, siempre hay un porcentaje de suerte que no se sabe de qué lado caerá. Pero ¿y la compañía con la que se hace el camino? Por esa parte siempre se sale ganando; siempre.

Un abrazo, shurrón.

Lémonos.

Canijo dijo...

Gracias a ti Arwen. Y muy contentos de que te guste el blog. Ahí estamos entre todos a ver si lo dejamos lo mejor posible.

Un abrazo.

Canijo dijo...

Ahí le has dado, Elena, que no es fácil de encontrarlos en el entorno. También el ciudades grandes, si no es propicio tu entorno natural, léase compañeros de trabajo, amigos de estudios, vecinos, gente del barrio y demás, tampoco es tiene por qué ser fácil. Ahí internet va perfecto.

Y oye, que tú a la Hispacón vas fijo, ¡que te secuestramos si hace falta!, jejejeje.

Canijo dijo...

Ay, Gincrispi, que me parece que tú compartes afición con unos cuantos de aquí, ese honorable deporte que se ejercita justo al lado de la barra de un bar. A poder ser en verano, calorcito fuera, pero tú fresquito, al lado de una belleza rubia con su perfecto dedo de espuma, quizá también unas gambitas, según gustos y economía. Ah.

Gracias por pasarte.

Canijo dijo...

Hoy a las 18:05, estaremos en plena tertulia (si el personal no se retrasa demasiado o se asusta por el calor). A ver si me da tiempo a hacer los deberes antes de que me pueda el sueño, un poco de memoria.

Estaremos atentos.

Canijo dijo...

Hombre, Barón, qué gusto verte por aquí. Me alegra que le vieras su interés al texto. Como dice al principio, un relato breve de algún detalle que he podido conocer del tema. Se supone que habrá un charla acerca de esto y tal, a ver si cunde.

Ah, y como ya te dijo Óscar en otra ocasión, el blog es sólo la fachada del colectivo, una reunión de aficionados a esto de juntar letras con ganas de proponer y embarcarse en proyectos...

Un fuerte abrazo.

Mita dijo...

Pues vengo de Luz de Gas hasta aquí.
Para dejar más que nada besotes, me alegra descubrir Sevilla Escribe.
Os leeré con calma.
Aunque así de pronto lo primero que he recordado es la librería Machado, ya no existe???, la de El Giraldillo, la servesita de la Moneda, la Facultad...jo,qué bien.

Besos

Canijo dijo...

¡Qué pasó, Mita!

La del Giraldillo existe seguro, que hace no demasiado compré libros allí.

Y di que sí, cervecita, que tú sabes cómo son los agostos aquí y lo requetebién que sienta una Cruzcampo bien fresquita y bien tirada, cmo la del Tremendo. ¡Ah!

En fin, que aquí estamos para lo que sea; un abrazo.

Canijo dijo...

Por cierto, y no seas malvada con mi Betis ahora que hemos conseguido desalojar del poder al Lete y a sus juventudes loperianas (aunque los que han entrado... "mieo"...)

Comentarios recientes

Archivos del blog