sábado, 28 de agosto de 2010

El escritor

Cada media noche me levanto a escribir.

Sigo un ritual.

Voy a la nevera, me sirvo un vaso de leche y unas galletas.

Abro la ventana del salón, me siento, y dejo las zapatillas exactamente debajo de mis pies, entre el talón y el dedo gordo.

Algunos dirán que este es un comportamiento obsesivo compulsivo, y puede que lo sea, pero si no sigo estas acciones soy incapaz de escribir nada.
Enciendo la pantalla.

Creo un nuevo fichero, y miro la página en blanco.

Me concentro.

Generalmente las historias me surgen como traileres de un dvd: Una chica en apuros colgada de un barranco con una maleta de dinero esposada a su muñeca, un espía infiltrado en la antigua KGB apunto de descubrir un oscuro secreto que cambiara el destino de la humanidad, la titánica lucha entre el bien y el mal y su fatal desenlace... cientos y cientos de argumentos, multitud de diálogos con los que cubrir miles de párrafos vacíos.

Imagino relatos magníficos que harían llorar al más duro de los reclusos. Aventuras con las que se comerían las uñas las abuelas de mi barrio. Amores vampíricos adolescentes que harían suspirar al más escéptico de los desenamorados.

Todas y cada una de ellas cobran vida en la pantalla.

Luego, tras un rato, me entra el sueño y apago el ordenador.

Empezaré a escribir mañana.

La gente no lo sabe, pero cada noche, escribo una novela espectacular.

24 comentarios:

Abacab dijo...

Bonito relato. Todos tenemos un tremendo potencial en nuestro interior para crear cosas grandiosas, pero muchas veces, y a pesar de los rituales, nos falta el empuje para llegar a concretarlo.

Agradezco mucho tus visitas y comentarios en mi blog. Nos leemos.

Saludos!

Mrs.Yume dijo...

Un relato muy bueno.
Yo también tengo algún que otro ritual xD

La Flauta de Pan dijo...

Un relato muy bueno y que se identifica con la mayoría de nosotros..yo también tengo mi propio ritual... xD

Saludos!!

LadyLuna dijo...

Me parece un relato muy bonito. Creo que todos, de alguna manera, nos hemos sentido identificados con lo que has escrito.
¡Un saludín!

Anónimo dijo...

Un relato muy ajustado a la realidad, me identifico totalmente. Interesantísima la frase " me concentro " , tan difícil ( al menos para mí ) en algunos momentos. Saludos

Angelical dijo...

La culpa de tanta novela ausente la va a tener la música que escuchas, seguro jajjajajaja
Me ha encantado la parte de las zapatillas porque aporta ese punto absurdo del que dependemos todos ;)

Wersemei dijo...

Pues yo no soya capaz de escribir directamente en la pantalla, lo mio es de papel y lápiz, luego lo paso a word para corregir :) una manía como otra cualquiera.
Un beso!

Perikiyo dijo...

Cuando me siento a escribir, no se qué saldrá, pero únicamente me siento cuando sé que va a salir algo. Nunca hago esquemas, ni esbozos, ni planeo nada. Simplemente, llega un momento en el que siento algo, una sensación extraña, que me dice que ese día voy a escribir algo. Me siento, y la historia sale sola. Si esa sensación no aparece, entonces ni siquiera pierdo el tiempo en sentarme, porque sé que no seré capaz de escribir absolutamente nada.
En fin, cada uno tiene sus manías.

Saludos.

Jose Vte. dijo...

Me ha gustado mucho, un relato magnífico, muy descriptivo en su brevedad.
Que pavor da la página en blanco.

Un saludo

B. Miosi dijo...

Magnífico. Breve y conciso pero extraordinariamente lúcido. A todos nos ha sucedido algo parecido.

Besos,
Blanca

Canijo dijo...

Jeje, qué decir. Todos hemos pasado por algo similar, sobre todo por lo del pedazo de relato o novela que hubiéramos escrito... si de verdad nos hubiéramos puesto.

En fin, perseverar es lo único que nos queda para conseguir terminar cosas, y tampoco comernos demasiado la moral si no se parecen demasiado al ideal que teníamos en mente, que es sólo eso, un ideal...

Lémonos, socio.

Óscar Torres dijo...

Primero y ante todo, gracias a tod@s por leer la entrada y comentarla. :)



Abacab: Gracias por comentarnos Abacab, ya sabes que esta es tu casa, vuelve cuando quieras :)

Yume: Menos mal que en mi vida real no llego a tener ese T.O.C., que si no... no escribiría nunca jeje, bicos :)

La flauta del pan: Un saludo LFDP, encantado de que nos visites y comentes los textos, pásate siempre que quieras :)

LadyLuna: Un saludo Luna, personalmente también me gusta mucho tu blog ;)

Anónimo: Saludos anonimo, quizás esa sea la parte más díficil para la mayoría, invitado estás a volver por aquí.

Angelical: Es que últimamente me he amasado y se me da por Vetusta Morla... jeje (sacando esa vena pijindie..) XD

Wersemei: Aprecio la gente que como tú es capaz de escribir en papel (realmente me parece muy díficil, a mi no me darian los folios desechados...) Un saludote grane :)

Perikiyo: Pues entonces tenemos el mismo sistema caótico de escribir... quizás esa sea nuestra manía jeje Un saludo.

Jose Vte. : Un saludo Jose, más que pavor... es aterrador, como cuesta empezar... un saludo y vuelve siempre que quieras. :)

Blanca: Un honor que comentes esta humilde entrada, mucha suerte con tu libro. Ah! y pásate por aquí cuando quieras :)

Canijo: Un saludo compañero de tecla ;), de lo que estoy convencido es que tarde o temprano sacarás esa gran novela que llevas dentro... y yo estaré ahí para comprarla jeje

Julio Cob dijo...

Hola SE:

Me gustaría saber tu correo electronico para contactar contigo.

juliocob@canal-literatura.com

Saludos

Barón Sottoflato de Buillón dijo...

Me fascinó el relato, ¿Que sería de nosotros sin los rituales?

SE dijo...

Ya está mandado ese correo, Julio, en espera de tu respuesta quedamos.

Un abrazo.

Óscar Torres dijo...

Julio: Gracias por pasarte Julio, un compañero del colectivo ya te ha enviado la dirección. Un saludo.

Barón: Gracias de nuevo por la visita Barón, por aquí ya te consideramos uno más de la familia de SE :)

Alice dijo...

Ummm, esas obras maestras que sólo existen en nuestra mente... Y tantos impedimentos y autocensuras que nos ponemos para que no emerjan.
Un abrazo

PD: me gusta vuestro blog, y me encanta el gato de tu perfil, Oscar :-)

Óscar Torres dijo...

Y a mi el tuyo Alice XD .Por cierto, me acabo de pasar por tu blog es muy bonito. Vuelve cuando quieras :)

JCR dijo...

Cada noche leo, lo que sea, un libro, periódico, etc.. Costumbre que tengo desde hace mucho tiempo, apago la luz y pienso en una historia, un guión por elaborar, a la mañana siguiente intento recordar pero algunos detalles se han olvidado, la próxima vez tendré lápiz y papel para poder anotar.
Un cordial saludo.

Óscar Torres dijo...

Otro para ti JCR. Si por mi fuera siempre llevaría una libreta para anotar ideas... incluso dentro de cama jeje

Hasta los cojones. dijo...

Una verdad como un templo.

Salu2.

Barón Sottoflato de Buillón dijo...

Me has hecho experimentar las sonrojas, de corazón le comunico mi gratitud por sus palabras, será este lejano familiar fiel a sus escritos, que resultaron ser mi agradable consumo.

Un fuerte abrazo!

Los peque de la BiBliO dijo...

El placer de escribir nunca se compara al placer de “pensar y vivir” aquello que no se escribe. Es tan íntimo, tan nítido, tan irrecuperable, que no sólo es perfecto, también es mágico.

Ah, me encantó, me pregunto muchas veces ¿dónde van a parar las historias que no escribo?
Seguro que alguien las tiene, claro que sí!

♫ ♥ Me voy feliz ♫ ♥

Óscar Torres dijo...

Gracias por comentar Hasta, un saludo a ti también ;)

Como te dije antes ven cuando quieras Barón, un saludo grande :)


LPB, ¿A donde van? Quién lo sabe... ójala lo supiera para recogerlas todas y cada una jeje ;), un saludo y pásate cuando quieras.

Comentarios recientes

Archivos del blog