sábado, 13 de agosto de 2011

Por un par de gritos…

María miraba a sus amigas sin comprender cómo un joven cantante podía volverlas tan locas. Corrían en rebaño tras él, como los gatos del vecindario perseguían a su gatita. Asqueada, decidió irse a la cabaña que sus abuelos tenían en la Sierra de Cazorla, comenzaba la berrea del ciervo y los ganadores lograrían su harén.


Micro originariamente pensado para las Ecoagendas de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía 2011)

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog