miércoles, 24 de agosto de 2011

El Humo en la botella, de Juan Ramón Biedma


Título: El humo en la botella
Autor: Juan Ramón Biedma
Año: 2010
Páginas: 410 páginas
Editorial: Salto de Página
Encuadernación: Tapa blanda


Contraportada: Set Santiago, abogado y ex convicto que sobrevive en las cloacas de su oficio, se pondrá al servicio de ocultos intereses para encontrar a Emeterio Tobasa, un paciente fugado del psiquiátrico. Mientras tanto, antiguos enfermos mentales traman un secuestro por dinero y venganza, estalla un motín en el ala psiquiátrica de un hospital, se prepara el asalto a un banco clandestino, anda suelta una psicópata de quince años, un manicomio en ruinas es reconstruido por sus antiguos residentes, dos hombres se hunden en una relación sadomasoquista y Emeterio recorre una Sevilla oculta, amenazante y violenta en busca de la mujer que lo obsesiona desde siempre. La ciudad es ahora el manicomio.


Juan Ramón Biedma nace en Sevilla, estudia Derecho y se dedica durante años a la gestión de emergencias, actividad que ha compartido con la de locutor de radio, guionista, crítico musical y cinematogràfico.
El manuscrito de Dios, Mención Especial del Jurado en el II Premio de Novela fallado por la Semana Negra de Gijón del 2004 y finalista del Memorial Silverio Cañada, supone su debut en el campo de la novela, iniciando una trayectoria que se vería continuada con El espejo del monstruo y El imán y la brújula, mejor novela negra del 2007.



Con esta afirmación de que "la ciudad es ahora el manicomio" se define perfectamente la novela. Desde el inicio uno percibe que los protagonistas hacen equilibrios contínuamente sobre la línea que separa/une la locura de la cordura y no sólo Emeterio Tobasa, que es quien se ha fugado de un psiquiátrico. El ambiente es opresivo en todo momento; destacar el contratiempo de que en la ciudad de Sevilla se corte el suministro eléctrico cada dos por tres. Todos los escenarios ( o la mayoría) son sórdidos. La habilidad de Beidma estriba en no caer en la exageración.

El estilo de Juan Ramón es directo y claro, en ocasiones sencillo (que no quiere decir simple), salvo en los párrafos en los que pretende subrayar algún detalle. Es entonces cuando el novelista muestra su verdadera maestría. Por poner un simil, Biedma es un consumado pugilista que nos tantea durante párrafos con su mano izquierda para cuando él quiere, soltarnos un derechazo (una frase aguda, una imagen o una metáfora de fuste) y lanzarnos a la lona.


Para finalizar, y gracias a la amabilidad de Juan Ramón, puedo subir a esta entrada algunas palabras suyas acerca de la obra. Siempre es interesante conocer las motivaciones y opiniones del escritor, siempre; pues en este caso mucho más.

Castroguer: ¿Cuántas veces te han dicho que el personaje de Austria, a pesar de ser el más secundario de los importantes, tiene un peso mayúsculo en la historia? O por lo menos a mí me lo ha parecido.
Biedma: Austria surge por primera vez en mi segunda novela, “El espejo del monstruo”, y desde entonces le estoy haciendo un seguimiento desde lejos, sin querer intervenir mucho en su vida, observando su aplastante aburrimiento, su escapadas a esa otra dimensión que sólo ella conoce, su admirable capacidad de crear belleza a partir del dolor y sobre todo del desorden. Seguirá apareciendo en otras de mis novelas, siempre que no perciba mi existencia.

Castroguer: ¿Cuánto de esperpento hay en tu "El humo de la botella"? ¿Qué influencias literarias o cinematográficas podrías apuntar en tu estilo?
Biedma: Nunca he tenido voluntad de esperpentizar con mis personajes –como en el fondo no creo que Valle-Inclán tuviera el propósito de hacerlo con los suyos–, de lo que sí padezco de es de una grave incapacidad para diferenciar a los llamados seres anormales de los que no son considerados así; de esa mezcolanza creo que surgen obras no muy distintas a la vida pero sí de la división entre castas de buenos y malos que suelen poblar las obras de ficción. Mis influencias, incontables; Antonio Buero Vallejo, Malcom Lowry, John Huston...

Castroguer: ¿Eres consciente de que al lector le quedan ganas de leer "La orden de la buhonería" de McFarland?
Biedma: “La orden de la buhonería” es un libro que nace dentro de otro libro, “El efecto Transilvania”, una historia protagonizada por los mismos personajes de “El humo en la botella” pero con catorce años menos, por lo tanto lleva esa carga mítica y pasional con la que abordamos las grandes novelas de la adolescencia, un aura que ya siempre nos acompaña. Desde la primera vez que la mencioné, muchísima gente me ha preguntado si existía realmente o me han pedido que la escribiera y, aunque nunca he tenido intención de hacerlo, tengo que decir que si metes el título en Google aparecen más de ochocientas entradas, así que es posible que se esté escribiendo sola.


Una novela imprescindible para quien guste de la novela negra, muy negra. Mi recomendación más absoluta.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog