viernes, 8 de marzo de 2013

Aborto sentimental


Tras naufragar dulcemente despertó y, alargando el brazo, no encontró más que aire; lo acostumbrado.
De nuevo, en la penumbra de una habitación numerada, la asaltó el mudo enviado que muere cuando mata al despertar el llanto. 
«Ojalá pudiera oír sus burlas». 
«Todo sería mejor que el silencio…»

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog