jueves, 12 de marzo de 2009

La Columna OcioZeta-Sevilla Escribe, "La literatura no es un camino de rosas"


La literatura, como casi todo en los tiempos que corren, está sujeta a significativos cambios, que se vienen produciendo en ciclos cada vez más cortos. ¿Se podría hablar de una evolución? Pues yo quiero pensar que sí, al menos en los que a facilidades para el escritor se refiere, (si tuviéramos que escribir con pluma a la luz de una vela, seguro que se le quitaban las ganas a más de uno).


Bromas aparte, este fenómeno social y cultural que es Internet nos ha abierto una nueva puerta para la comunicación y difusión, en el caso que nos ocupa artística. Una puerta por la que todo tiene cabida. Algo que a priori me parece perfecto, pues soy del pensamiento que, independientemente de su calidad artística, todo el mundo tiene derecho a expresarse (algo que está muy lejos del pensar que cualquiera puede ser artista o debería intentar serlo).


Mediante foros, blog y demás herramientas, se nos permite mostrar cuanto queremos compartir, y ni que decir tiene que es sumamente eficaz como escaparate y tarjeta de visita; un significativo avance en muchos aspectos y gracias al cual nadie puede ser silenciado.


Por otro lado creo que esta poderosa herramienta, como toda la que es usada con libertad, puede traer consigo cierta controversia. Supongo que habrá quien no tenga más pretensiones que colgar algún textito de vez en cuando y poco más. Algo que me parece perfecto siempre que se asuma su condición de textito. El problema viene cuando amigos y conocidos entran en tu blog y te dicen que eres magnifico, y tú vas y te lo crees. Y en ese momento, por arte de birlibirloque, ya eres una promesa de las letras que merece un hueco en el mundillo literario.


Todos los que frecuentamos los lugares donde se lee y se habla de literatura hemos escuchado la frase: “Hay demasiados escritores. Sobran” Creo que sería más correcto decir que no todo el que escriba puede llamarse escritor.


Deberíamos saber sopesar lo que hacemos y ser conscientes de si un texto tiene calidad. Y si en verdad puede aspirarse con él a algo más que una entrada en un blog o compartirlo con familia y amigos. Ser escritor es un trabajo, (no es una palabra que me guste usar, pues me suscita la impresión de actividad impuesta y poco grata. Pero lo que sí está claro es que es algo que debemos tomarnos en serio si queremos que quien nos lea haga lo propio). Y todo esto me lleva a una pregunta: ¿Hasta qué punto puede ser la causa de que las editoriales se vean colapsadas de manuscritos carentes de calidad, y que no pasan de ser una vaga sombra de las obras que las inspiraron?


Mi opinión es que tiene mucha culpa, mas no puede culparse a la herramienta.


Por otro lado está claro que no es el único problema, pero sí sería uno de los que habría que solucionar. Estamos saturando el mercado y haciendo que la literatura se entierre en sí misma.

Según las estadísticas, y por paradójico que parezca, España es unos de los países que más publica y de los que menos lee; un dato a mi parecer bastante significativo. Tal vez sea porque publicar en España sea más un negocio que en ninguna parte.


Difundir textos por Internet y compartir opiniones sobre ellos nos ayuda a mejorar, a darnos cuenta de qué impresión causan sobre lectores que, a priori, no están unidos por lazos afectivos que enturbian la opinión tendiendo a suavizarla, aunque más pronto o más tarde, si se tiene un trato continuado, suele caerse en el amiguismo, (otro tema interesante de tratar y que a día de hoy está haciendo estragos en muchos frentes).


Pero también debería hacer que nos diéramos cuenta de la cantidad de gente que escribe, y en muchos casos servirnos de cura de humildad.


Llegado este punto, creo que toda persona con un mínimo de coherencia debería, aunque sólo fuera por encima, hacerse una idea de cómo está la cosa y tomar una determinación: plantearlo como un hobby sin pretensiones o dejarse la piel, aunque no para publicar, ser famoso o cualquier otra historia, sino para escribir una obra que merezca ser leída, y digna de respeto propio y ajeno. A mi parecer éste es el verdadero comienzo para un escritor y debería ser su finalidad, todo lo demás queda en un segundo plano.


Otra de las preguntas que me vino a la cabeza cuando se me ocurrió escribir sobre este tema fue: ¿por qué a tantísima gente le dio por escribir?


Es de suponer que intervinieron un montón de factores, pero creo que uno de los más determinantes es el hecho de que se estén llevando a la gran pantalla numerosos best seller de corte fantástico, (creo que el crecimiento exponencial de dragonadas, al igual que boom gótico vampírico, hablan por sí mismos).


Cierto es que esta oferta cinematográfica ha conseguido algo que, al menos para mí, era impensable, y es que gente que jamás se acercaron a un libro se bebieran volúmenes de ochocientas, mil, y mil y pico de paginas (el hecho de que muchas de estas obras tuvieran más valor como arma arrojadiza es otra historia). Pero por otro lado creo que invitó a muchos de estos nuevos lectores a lanzarse a la “profesión” de escritores sin ningún respeto por ella, (todavía puede verse en alguna que otra pagina de carácter literario, pequeños pasajes inspirados en novelas como Eragón escritos con el lenguaje usado para mensajes de móvil). Como ya dije creo que todo el mundo tiene derecho a expresarse, pero no creo que este tipo de cosas puedan ser admisibles en sitios donde se promueve la literatura. En cualquier caso, creo que es un hecho que la mayoría de estos que sienten la fiebre de escribir terminan por dejarlo más pronto o más tarde, al tomar consciencia de que escribir bien no es fácil, y que aun llegando a poseer la técnica necesaria y una buena historia, tu trabajo puede pasar sin pena ni gloria por diversas editoriales, por temas como la falta de comercialidad, la extensión de la obra o mil y un factores más.


En definitiva que este no es un camino de rosas. Tanto es así que en España, salvo por unos pocos, la escritura no llega casi ni a ejercerse como profesión, (entiéndase profesión como aquello que nos permite llegar a final de mes y pagar las facturas). La mayoría de escritores, incluso con cierto nombre, viven de lo que les reporta otra actividad, y ejercen de escritores en los ratos que consiguen robar al sueño, o quitan a familiares y amigos. Algo que de seguro muchos de nosotros no haríamos si no amáramos tanto escribir.



11 comentarios:

weiss dijo...

Está bien, aún le faltaba un repasito -ay, el martes te había llevado unas correcciones en papel, Palabras-, pero está bien. ¡¡Leñaaa!!

Canijo dijo...

Venga, a ver si en esta ocasión hay un poco más de debate.

Nogales dijo...

QUE TU MADRE DIGA QUE ERES LO MAS BONITO DEL MUNDO NO QUIERE DECIR QUE LO SEAS.

Esto lo digo por lo que ha dicho palabras sobre el grupo de amiguitos que te dice, que todo lo que haces está bien, está way, me gusta mucho, sigue así campeón... Te pueden llegar hacer creer que lo que tu haces es mucho mejor de lo que realmente es. En mi caso, palabras "Tibu" es el que más pegas pone a la hora de comentarme un boceto o un dibujo y eso me parece muy bien porque me empuja a llegar un poco más lejos de lo que yo en un principio pensaba que estaba bien, "aunque a veces hago lo que me da la gana y paso de todo"
En cuanto a lo de los manuscritos y las publicaciones y colapsos de editoriales, estoy de acuerdo con palabras y creo que razón no le falta, pero personalmente soy pésimo en las criticas, no suelo entrar en demasiados detalles como en algunos comentarios que os he oído decir y como desglosáis el texto y dais con ciertos fallos que a mi se me pasan por alto.

Bueno chicos lamento no dar ninguna solución, solo os doy mi humilde opinión, hasta pronto.

Canijo dijo...

Hombre, pues sí, no, y a lo mejor, jeje.

A ver, yo tampoco creo que sobren escritores. Es, como dice en la columna, algo bueno que cada cual pueda expresarse, divertirse con la escritura, y para ello usar esta magnífica herramienta que es Internet. El problema es que el personal, por amiguismos, ego o lo que sea, a veces se cree que es algo más que un aficionado que disfruta de su afición. A mí ni siquiera me gusta hablar de escritores con los compañeros de afición. Yo no soy escritor, igual que cuando me iba frecuentemente a jugar al fútbol con los amigos no era futbolista, ni cuando tenía mi grupo de música era músico, ni cuando me aficioné a pintar acuarelas era pintor. Que le dedique más tiempo o esfuerzo a una actividad no me hacer ser algo más que un diletante.

Qué pasa, que ahora con internet el personal es leído, a veces comentado y otras elogiado, y entonces, si le falta un poco de visión crítica de sí mismo, puede que termine separando los pies del suelo sin tener por qué. Pero bueno, incluso eso no es malo, si alguien disfruta creyéndose lo que no es que disfrute, porque de ilusión también se vive, o al menos se vive un poco mejor que enfrentado siempre a los sinsabores de la existencia sin tener una vía de escape.

Y lo de que las películas lancen a muchos a escribir tampoco me parece cierto del todo... ni del todo falso. Yo creo que a todo el mundo le viene bien tener una afición artística, y ésta es la más asequible, sobre todo ayudada por Internet. Pero también es verdad que después de ver una superproducción cinematográfica a más de uno le ha entrado la vena lectora que antes no tenía, y de ahí a querer dar un paso más y escribir sus propias historias va muy poco.

En fin, que ni es un camino de rosas ni un sendero de espinas, es una afición y, según lo que cada uno pretenda, puede llegar a convertirse en otra cosa.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Saludos, Weiss.

Está visto que no ir el martes fue contraproducente por muchas cosas
:( Pero bueno los cuerpos no son de hierro, y yo ya estoy mayor, ejejeje.

Una abrazo, y sí, se dará guerra, ejejeej

Ángel Vela (palabras) dijo...

Canijo voy a ver si cuelgo los enlaces por ahí, igual alguno se apunta al carro de opinar.

Un abrazo.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Canijo, yo otra vez, he visto me contestaste por OcioZero, y bueno copio y pego por aquí para el que nos siga por aquí.


Saludos, Canijo.
Eso que dices sobre el tiempo dedicado a las actividades y que se es aficionado o diletante, es algo que salió en más de una ocasión. Y creo que da para una pregunta que creo pocos sabrían responder con una respuesta clara. Y que bueno, me gustaría dejar por aquí por si alguien se anima a dar su opinión, (¿o se deja para otra columna?) La pregunta sería tan simple como, ¿Cuándo de puede decir que alguien es o no escritor?
Ah y por cierto, si conocía tu faceta musical, pero no sabía que pintabas acuarelas.
En cuanto a ese boom de escritores de vampiros y dragonadas, pues puede que tenga que ver que leyeran alguna de las obras llevada al cine, lo cual no indica tal vez solo implique que el proceso no es tan directo, pero que hay está. Y bueno, aunque no me considero un usuario especialmente activo si es verdad que entro en varios foros, y al menos yo creí ver un incremento. Y si es cierto que en alguna que otra ocasión entró un algún que otro jovenzuelo diciendo que pensé no haber leído nada o muy poco, tal película le había encantado, y se le había ocurrido una idea para un libro y estaba con ello, (si bien es verdad que en un tanto por ciento muy elevado no pasará de la fiebre de unos pocos meses).
En cuanto a lo de separar los pies del suelo, pues yo creo que resta mucha objetividad, y lo peor que le puede pasar a alguien que escriba, es alcanzar la convicción de que por ser suyo ya tiene que ser bueno. Y que es un elegido con una sensibilidad especial. Que no hay muchos, pero los hay, que entran por los foros y parece que te hablan desde un pulpito.
Por otro lado, y volviendo al tema de que eras diletante. Sé que eres un tío muy humilde, pero esa humildad puede resultar hiriente en según que casos. Eres esa chica de 73 kg que se queda en bragas y sujetador delante de las amigas de 90 kg y hace referencia de que le sobra algo de peso, jejejeje.
Un abrazo, coleguilla

Guybrush Threepwood dijo...

Pues yo quiero ser escritor, y para ello me estoy cultivando. :)

Digamos que mi erratismo profesional me ha llevado a convertir una afición en algo más, o al menos a intentarlo. Veremos en qué queda todo esto...

Ángel Vela (palabras) dijo...

Ese Nogales!!!!!!!!

¿Insinuas que mi madre no tiene criterio? jajajajaj

Como dices los animos no están mal, pero hay que saber aquí en se le dice y como. Y por regla general nos pasamos,(supongo que en parte porque ´vamos predispuesto a que nos guste).

En cuanto a lo mio de empujarte, simpre contento de ser tu fans más cabrón, jejejeje

Gracias por pasar. coleguilla.

Un abrazo. Nos leemos.

Ángel Vela (palabras) dijo...

Guy, a lo que llegue no lo sé, pero si te puedo decir que a mi parecer no puedes ir mejor. Sinceramente, junto con Canijo y Salva, creo que eres de los que tienes bastantes posibilidades salir a flote.

Un abrazo. Nos leemos.

PD: Por cierto, no sé si pasaste por Ocio Zero, pero surgió la pregunta: ¿Cuando creeis que se puede decir que alguien es escritor? Y bueno, creo que sería interesante conocer las opniones del personal.

PPD: Y pasarse por el hilo de Canijo, mamones. Que al tema no le falta interes, (a mi parecer bastante más que este). Aunque no sé si te tiene todo tan claro que no se puede más que dar la razón.

Un abrazo. Nos leemos ;)

Canijo dijo...

Pues sí, lo de qué es ser escritor da para debate y para columna, aunque por ejemplo en la tertulia del otro día intenté tocar el tema y nada.
Yo no lo veo nada claro. Si escritor es simplemente el que escribe, pues con eso englobamos a todo el que ponga las manos en un teclado, y aunque semánticamente hablando supongo que sería cierto, me parece que hablamos de otra cosa.
Me gustó aquello que dijo creo que Fran de que es quien se lo toma como un trabajo con toda la parte de obligacón y esfuerzo ingrato (en según qué momentos) que implica.
Juan dijo que escritor era todo el que escribía y que el distingo estaba en escritor profesional o no profesional, aunque tomándose la discrepancia y la duda muy a su manera.
No sé, yo creo que no es sólo echarle más o menos empeño o ganar más o menos dinero con ello, sino que tiene que ser que la palabra escritor te defina de alguna manera importante.
En fin, sigo abierto al debate...

Comentarios recientes

Archivos del blog