lunes, 8 de abril de 2013

Escoria estelar III

III


Llevábamos horas de viaje, ya habíamos salido del sistema Xutt, y cada vez estaba más cabreado. Me llevaban los demonios, me subía la bilis por la garganta y… ¡argh! Pero no podía hacer nada. No era como cuando el ceporro de Words o el cerdo de Wallnuts me sacan de mis casillas, o como cuando Félix se mete en algo en lo que no se tiene que meter; es decir, en cualquier cosa. No, esto era diferente, porque no podía mandar al infierno a todo el mundo o recordarles más parientes fallecidos de los que ellos mismos son capaces de recordar. Words y Wallnuts me lo tienen que aguantar, porque soy el capitán, maldita sea, pero Ernst de Weiss era un cliente, el iris en el escáner, el que soltaba los créditos, y no podía amenazarle con arrojarle al vacío, al menos de momento.


         Lo hizo sin mi conocimiento, me engañó, ¡a mí! Porque una cosa es que primero te pidan perdón y luego te den por donde más duele, y otra muy distinta que lo hagan a traición y sin miramientos. Y encima lo tenía delante, al maldito mono. ¡Un mono transgénico en mi nave! Al parecer el snob de Ernst había leído sobre no sé qué tradición milenaria de buscar a progenitores con un mono a cuestas y había decidido hacerle un homenaje. Precioso homenaje. No sabía a quién debía estrangular primero, pero ya se me estaban ocurriendo un par de excusas para explicar por qué el paquete había llegado a su destino… un poco menos vivo que antes.

         ―No te pongas así, capitán. El mono Carballo es una entidad autosuficiente, sabe hacérselo todo solo, aparte de otras habilidades que lo convierten en un más que competente mayordomo, e incluso en un compañero ejemplar. Tienes mi palabra, si con eso te vale.

         ―No, no me vale. Y lo que no consigo comprender es cómo ha podido entrar eso en mi nave. ¿Nadie se dio cuenta?

         ―A mí no me mires ―se excusó Words el primero, como siempre.

         ―Yo todavía estaba con lo que me pidió cuando hicimos parada en Xutt, capitán ―dijo Wallnuts, y luego hizo algo repugnante que prefiero no recordar.

         Todos igual, excepto El Grumete, que comenzó a contar una historia sobre no sé qué entidad efímera hasta que le mande callar. Sólo me faltaba el que no quería nombrar, el que imaginaba carcajeándose de mí a su manera.

         ―¿Félix?

         ―¿Oigo a alguien que me llama por mi nombre? No sé, como no soy una persona…

         ―Félix, por favor. ―Estaba haciendo todo lo posible por contenerme, pero lo veía complicado, sobre todo si el otro seguía con la guasa―. ¿Cómo entró el mono aquí?

         ―Venía con el señor de Weiss, mi estimado capitán.

         ―Sí… ―más bilis―. Bien. ¿Lo detectaste, Félix?

         ―Por supuesto, mi capitán. Ya le he dicho que venía con el señor de Weiss. Caminando a su lado, concretamente.

         ―Ya… ―Aquello era demasiado―. ¿Y no le dijiste nada a nadie?

         ―¿Decir? ¿Decir qué, señor? No soy una persona, ¿recuerda? No se me informa de los términos de los contratos.

         Sufrí un ataque, era inevitable. Ernst de Weiss parecía asustado cuando me vio maldecir a todo lo viviente entre espumarajos, mientras Words y Ralphie trataban de sujetarme para que no destrozara la pantalla en la que aparecía la imagen sonriente del rostro ficticio de Félix. El mono también sonreía, y daba palmas.



Ya más repuesto a base de calmantes, me encontraba meditando sobre esos y otros asuntos en mi camarote cuando alguien activó en intercomunicador de la entrada. Era Ernst de Weiss. Venía, cómo no, con un par de copas llenas en las manos y esa sonrisa suya que empezaba a suponer reservada para las múltiples ocasiones en las que hacía lo indebido.

         ―¿Puedo, mi caiptán?

         ―Pasa.

         ―Celebro verte recuperado. De corazón te lo digo. Toma, acéptame esta copa que te aseguro es de un caldo excelente.

         Tomé la copa y probé. Era de las bodegas de su padre, es decir, excepcional, probablemente único. Él se sentó a los pies de la cama.

         ―Sí, es excelente. Gracias.

         ―De verdad, capitán, no te imaginas cuánto lo siento. ¿Cómo podía yo saber que padeces esa fobia? No es algo normal. ―No sabía de las otras muchas fobias que padezco también, algo bastante más anormal.

         ―Te comprendo.

         ―De verdad, capitán, ¿amigos de nuevo? ¿Lo olvidamos todo? ―me ofreció la mano. Yo se la acepté no muy convencido.

         ―De acuerdo.

         ―Gracias. De verdad que me incomodaba esta situación ―volvió a su tono más distendido―. Por qué enfadarnos, ¿verdad? Aún nos queda mucho viaje, muchas aventuras por vivir. Una gran amistad que forjar, te lo aseguro ―me palmeó la pierna.

         ―Sí, puede ser.

         ―Y escucha, capitán ―dijo, y miró sobre su hombro, como ocultando un secreto―, he hablado con Wallnuts acerca de no sé qué máquina que tiene… ¿No sé si sabes de qué te hablo? ―me guiñó un ojo.

         ―¿Te refieres al Orgasmatrón?

         ―Si, a eso me refiero, viejo truhán ―volvió al guiñarme el ojo y a palmearme la pierna.

         ―Yo no lo he probado, esa es la verdad. Pero no porque no haya tenido ganas, ni mucho menos, es que me veo mayor para eso. No sé, tú eres más joven, aunque no mucho…

         ―Sí, sí, soy joven, me siento joven.

         ―Pues al parecer es algo… increíble, más allá de cualquier otra experiencia. La estimulación total…

         ―¿Total?

         ―Total, puedes asegurarlo. Wallnuts es un maldito genio.

         Ernst se levantó pensativo, con un extraño brillo en la mirada.

         ―Mi querido capitán, amigo, tengo la convicción de que la vida hay que vivirla hasta la última experiencia.

         ―Sin duda.

         ―¿Me permites? He de ausentarme… no sé por cuanto tiempo ―me guiño el ojo una vez más.

         ―Ve y disfruta ―esta vez se lo guiñé yo también.

         En cuanto estuve seguro de que se había alejado, salté hacia mi comunicador personal y mandé una orden clara y tajante al resto de la tripulación: que nadie avisara al señor de Weiss de que Wallnuts jamás ha limpiado la máquina después de sus maratonianas sesiones, ni de sus atípicos y extremos gustos. Ya habíamos saldado la deuda; amigos de nuevo.

        

Ah, el espacio, qué maravilloso y relajante puede ser viajar por el espacio después de un buen plato de venganza en su punto. El espacio… Es mi patria, mi hogar, literalmente: nací en una nave de colonos que vagaba a la deriva, en medio de ningún sitio. En la ocasión que estaba relatando, viajábamos entre algún lugar de la nebulosa de Mengis y el sistema Pisaratii, nuestro primer destino. Cuando quieres alimento, carne, sin importarte su especie de procedencia, vas a McWorld; si quieres un buen espectáculo de luces y sonido, mucha marcha a todas horas, vas a Mondo Vaticano. Ahora, si lo que quieres es cualquier cosa de esas que se supone que no te deben vender porque no debes poder comprarlas, vas a Pisarat II.

         Estaba en la sala de mandos y por el rabillo del ojo podía ver a Ernst de Weiss sentado no muy lejos, en una postura extraña y con mal semblante. Se le veía contrariado, mohíno. Al parecer su experiencia con el Orgasmatrón no había sido lo que imaginó. Para colmo, algún malvado le había comentado después de su sesión lo que yo había evitado que le contaran antes. Y tampoco ayudaba a que se sintiera mejor el cachondeíto que había en la sala a costa de lo suyo, que todo hay que decirlo. El peor era el cerdo de Wallnuts, que explicaba por qué  con dos o tres sesiones más se acostumbra uno y se le coge el gusto.

         Antes, en petit comité, el heredero me había comentado su malestar:

         »―Es usted un individuo vil, tanto como ese pervertido que tiene por piloto ―había dejado de tutearme; supuse que querría la recíproca―. Me ha ofendido, me ha ultrajado, es usted… ¿Por qué lo ha hecho? ―Señalé al mono―. Es usted desproporcionado en la venganza.

         »―Ya le digo.

         »―Jamás olvidaré esto.

         »―Ni usted ni nadie, fíjese el cachondeo que tienen montado éstos a su costa.



Ya orbitando Pisarat II, Words y Roy comenzaron a listar lo que nos podría hacer falta para romper el bloqueo. Roy había pensado en un enmascarador de fuselaje, tenía los diseños de toda la flota imperial en Klosar y podía implementar los códigos precisos para hacernos pasar por carguero militar o lo que hiciera falta. Words quería armas, por lo que pudiera pasar, y entre Ralphie y El Grumete estaban haciendo recuento del resto de vitualla importante: los sedantes, los alucinógenos, los psicotrópicos, los dulces, los snacks y las bebidas a comprar ahora que el heredero se sentía menos unido a la tripulación y no quería compartir sus excelsos licores.

Nada más pisar aquel suelo uno siente que es puerto libre, lugar de aventuras o malos tragos si no estás preparado para la vida en las estrellas. Cualquier ignorante que llegue allí sin saber por dónde anda es muy posible que termine como esclavo, juguete sexual y/o alimento de algún tipo de entidad que ni en sus más remotas pesadillas soñó que podía existir. El que sabe, sin embargo, puede encontrar en Pisarat lo que no se encuentra en ningún otro lugar de la galaxia.

         Wallnuts se fue por su lado, y por la manera en que sonreía y se frotaba las manos preferí no saber de qué se trataba, sólo le di un tiempo límite para regresar. Words fue a por las armas, Roy y yo a por ese enmascarador, y Ralphie y El Grumete a por el resto de vitualla. Erns de Weiss rehusó acompañar a éstos o a cualquiera de los otros, ya dije que de últimas no se sentía muy unido a la tripulación. Comentó que se quedaría en la nave y yo le advertí que no saliera de ella, que podía ser peligroso para alguien como él, y que si se alejaba demasiado y le pasaba algo era bajo su propia responsabilidad.

         No quedé muy convencido con la mera admonición, pero tenía contactos que recuperar y tratos que cerrar. No se consigue un enmascarador de cualquier manera, no sin antes tener que responder a demasiadas preguntas, o no sin antes tener que pagar más de cien veces lo que vale el maldito aparato. No teníamos mucho tiempo, ni mucho dinero, ni tampoco muchas ganas de lamer culos, todo hay que decirlo, así que crucé los dedos y aposté a ganador yendo a casa de Philthy Animal.

         Philthy es un tipo peculiar al que hay que conocer si no quieres que te saque de tus casillas, o si no quieres sacarlo tú al él y que todo termine de la peor manera posible. Comercia con cualquier cosa que sea ilegal, es su consigna, y sería capaz de conseguirte los implantes genitales del mismísimo emperador si le das el tiempo y el dinero necesario.

         Pasamos por delante de sus guardas, viejos conocidos todos, y cuando llegamos a su oficina nos estaba esperando repatingado en su sillón flotante, fumando de una larga pipa de cristal blando natural, no esa basura artificial que venden a los más horteras aspirantes a potentado de la galaxia. El Philthy de siempre, con sus malos pelos de siempre y ese bigotillo tipo carrera de hormigas del que es mejor no cachondearse. Calculé que debía llevar al menos unas cincuenta horas sin dormir. De momento no era peligroso, la posibilidad de que las ideas se le fueran por donde no debían no eran superiores a una entre cien; conforme pasaran las horas el factor riesgo aumentaría exponencialmente, hasta que a partir de las ochenta podía ser casi un cara o cruz el terminar en problemas con él. Teníamos tiempo, pero no demasiado. Quién dijo miedo.

         ―Ni más ni menos que el capitán Perring y su droide de carne, ¿a qué debo este honor? ―apenas se le veían los ojos, cualquiera que no lo conociera diría que estaba dormitando.

         ―¿Qué tal Philthy, cómo va eso?

         ―Tirando, chico, tirando.

         ―Saludos ―dijo Roy en su habitual tono neutro.

         ―¿Saludos? ¿Qué pasa, capitán, le has puesto voz a tu droide? ¿También le vas a poner tetas y a tirártelo todas las noches, si no lo haces ya?

         ―Tienes un serio problema, Philthy ―prosiguió Roy, esta vez con un extraño brillo en la mirada.

         ―¿Sí, muñequita? ¿Cuál?

         ―Que tu cara y tu culo son idénticos y uno no sabe si estás eructando o tirándote un pedo, o te estás fumando un gran puro o es que tienes un amigo malo que siempre entra a casa por la puerta trasera y por la cara que pones está claro que lo pasas en grande cerdo de mierda.

         Philthy se incorporó en su sillón y saltó sobre la mesa con la agilidad de un Surtag de Dirani. Se encaró con Roy y, con las narices pegadas, le gruñó como el animal que era. El otro, por supuesto, ni se inmutó. Philthy alzó el rostro, soltó una carcajada, y lo abrazó como se abraza a un gran peluche frío y siniestro

―Éste es mi Roy, si no te hago saltar es que no me puedo quedar a gusto.

―Vómito de Bontag.

―Jaja, qué gracia tiene el jodío diciendo esas cosas con esa cara de polla después de paja que tiene.

―Ya os vale ―les corté yo la tontería―. ¿Venimos aquí a hacer negocios o a hacer el idiota?

―Ah, eso tú sabrás, yo me estoy divirtiendo ―dijo Philthy volviendo a su sillón.

―Necesitamos algo.

―Ya, todo el mundo necesita algo, ¿y? ¿Acaso es culpa mía?

―Deja ya las pamplinas de capo de asteroide. Venimos aquí a por un enmascarador para la nave.

―Bien, te escucho ―se centró por fin.

―Eso. Una cosa baratita, que andamos más bien tiesos. Con que funcione un par de veces me vale, así que con que cualquier tirado sepa dónde están los restos de uno que medio se puedan arreglar se puede negociar un precio. ―Roy me miró―. Hay que ajustar presupuestos, que si no, no sale el negocio, compañero.

―Capitán, sigues siendo tan rácano y rastrero como siempre, por lo que veo.

―Bueno, Philthy, unos lo llaman racanería, otros lo llamamos amor por lo propio, es una cuestión de leguaje. El caso es que es algo muy profundo.

―Por qué cada vez que cierro un trato contigo suele resultar los más ridículo y bajo que he hecho a lo largo del día.

―Tardaría mucho tiempo en inventármelo y en explicártelo, pero es algo que me dejaría en muy buen lugar pese a lo que puedas pensar. En fin, que el tiempo pasa y parece que hayamos venido aquí de cháchara: ¿va a poder ser?

―Es que no sé si lo que me vas a ofrecer es tan ridículo que hasta me voy a enfadar.

―Eh, no te pases, que estás hablando con el capitán Phileas Perring. Tengo para ti… ni más ni menos que cien creditazos que si los pones en fila uno detrás de otro no se sabe ni donde empieza ni donde acaba la línea… ¿Cómo te quedas?

―¿Estás de cachondeo?

―Espera, no te precipites, que donde te pongo cien te pongo digamos… ciento veinticinco y aquí todos amigos… ¿Qué me dices?

―Mira ―se mordió el labio inferior, con ira en la mirada―… Espera ―pareció recordar algo―. ¡Wurzel! ―Acudió uno de sus lacayos―. ¿Te acuerdas del saltador que derribamos el otro día?

―Sí.

―El cacharro ése llevaba un enmascarador viejo que no se sabe si funcionaba, ¿no?

―Sí.

―¿Tú crees que aún quedará algo de eso?

―Sí, supongo, piezas sueltas y demás.

―¡Bravo! ―exclamé con gozo; Roy miraba al suelo, negando con la cabeza.

―Bueno, pues ya tienes lo que buscabas. Son trescientos créditos.

―¿Trescientos? Espera, estábamos hablando de…

―Capitán ―me cortó de mala manera―, son trescientos míseros créditos. Si vuelves a hacerme otra oferta ridícula te aseguro por el espíritu del sol que calienta este jodido planeta que te mato aquí mismo, ¿estamos?

―Hombre, si te pones así… Pero que conste que no he quedado del todo satisfecho con el trato al cliente. No sé si volveré.

―Vete a la mierda.

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog