miércoles, 14 de septiembre de 2011

Mamá sigue fuera

Los pequeños hermanos jugaban sin parar, corrían y saltaban, exploraban y aprendían, mientras esperaban la llegada de mamá con sus ubres repletas de dulce leche. A lo lejos, en el camino forestal, se escuchó un golpe fuerte y el acelerar de un todo-terreno.
Las cuatro crías de lince siguieron jugando inconscientes de su orfandad y su desamparo…


Micro originariamente pensado para las Ecoagendas de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía 2011)

0 comentarios:

Comentarios recientes

Archivos del blog