lunes, 28 de enero de 2013

Vacas, de Matthew Stokoe


Título: VACAS
Título original: Cows
Autor: Matthew Stokoe
Año: 2000
Páginas: 192
Editorial: La máscara


Como carezco del texto de la contraportada os haré un breve resumen:
Steven vive aún con su madre y Perro, un chucho medio enfermo, medio inválido. A su progenitora le dice la Mala Bestia. Casi al principio de la obra, Steven comienza a trabajar en un matadero de vacas. De seguida conocerá al viejo Gummy y al cabrón de Cripps.
En el piso de arriba, vive Lucy, una mujer por la que se siente atraído y que está obsesionada por la suciedad interior de su cuerpo. La relación tanto con Mala Bestia como con Cripps se irá ensombreciendo en la misma medida en que avanza la relación con Lucy o el descubrimiento del verdadero mundo de las vacas.


Esta es la portada de la edición española, inencontrable, por cierto.


De esta singular y alucinada novela se ha dicho (copio lo que he encontrado en internet):

"Si tuvieramos que citar la obra de ficción más sangrienta y desagradable que hemos leído, vacas encabezaría casi seguro esa lista. Considero que es todo un cumplido". -Bizarre

"Olvidémonos de Bret Easton Ellis, de Poppy Z Brite y de Dennis Cooper: no escribieron más que cuentos para niños. Si queréis leer algo realmente repelente probad esto". -Gay times

"Vacas es tan oscura y subversiva como pueda serlo La Fábrica de las Avispas, el ya clásico de libro de Banks. Pero yo diría que Vacas es algo más: es quizás la novela más visceral jamás escrita". -Billy Chainsaw, Kerrang!

"Stokoe, el autor, tiene una visión del infierno que es una verdadera pesadilla de caníbales. Un excelente texto que probablemente se convierta en una obra profética". -Kathy Acker

"Una lectura que revuelve las tripas. La Fábrica de las Avispas de esta década". -D>Tour



Este es M.Stokoe, el autor de esta aberración (no lo digo en sentido payorativo)



En estos tiempos en que lo políticamente correcto es una contraseña para atravesar fronteras (también las de las editoriales), encontrarse una novela de esta calibre es casi una gozada, más allá de su calidad literaria. Casi una bocanada de aire fresco. Aunque en Vacas sería aire putrefacto que hiede a mierda seca, al coño de Mala Bestia y a sangre.

La obra no es apta para todas las sensibilidades porque las atrocidades narradas son tan variadas como asquerosas.

Qué puedo decir del duelo que establecen Mala Bestia y su hijo Steven (no diré nada para manteneros vírgenes), o de la muerte de Gummy. Cómo no hablar tampoco de esos momentos de zoofilia en la cadena del matadero: esas pistolas, esos agujeros abiertos en los lomos, esas pollas taladrando las heridas... Las imágenes se suceden, a cual más horrorosa.

La novela no está exenta de calidad literaria y hay frases de gran altura en mitad de tanta barbarie. Señalaré cierta comparación que hace con la manada de vacas y los soldados rubios de Nuremberg, o cómo Steven llama al toro líder de las vacas, Mein Führer.

Tengo tomadas muchas notas y podría hablaros de ella en profundidad, pero esto dejaría de ser una reseña para convertirse en una sala de autopsias (guiño a mi amigo Javi Durán y su blog). Mejor así, dejaros intrigados.

Paa finalizar quiero hacer contar mi agradecimiento público a Fernando Martínez Gimeno, que fue el amigo que me pasó la obra. De alguna manera, esta entrada de la Casa Deshabitada te la dedico a ti, Fer.

No digáis qe lo leisteis en otro sitio, que fue aquí, en la Casa Deshabitada.

1 comentarios:

Xula dijo...

Una lastima que sea dificilmente encontrable. Me la apunto de cabeza, y moveré cielo y tierra para conseguirla. De hecho ya estoy pensando en un par de amigos que podrían tenerla en su poder... Esto tengo que leerlo!

Comentarios recientes