domingo, 30 de marzo de 2008

Despedida

Una despedida siempre es así, como un latigazo en el alma. Uno se va, otro se queda; y luego las lágrimas caen de los ojos a la nada, y se va haciendo más grande la distancia, la distancia que los separa. Las despedidas son frías; más cuando lo que se deja ir, o simplemente atrás, nos produce un profundo afecto; las despedidas duelen y escuecen como la peor de las heridas, y nos laceran y nos castigan con sus dientes irracionales, con el saber que algo pudo ser y, por el momento, debe ser por nosotros y por ellos olvidado. Son duras, sí, y amargas, y normalmente los que se abrazan para luego ver tan sólo la distancia, lloran, lloran larga y eternamente.



Autor: Julian Sancha (Darthz)

Correo electronico: obliviamare(arroba)gmail.com

Comentarios recientes

Archivos del blog