sábado, 26 de febrero de 2011

Para el papá de Laurita


Saludos, señor. Usted no me conoce, pero yo a usted sí. Me llamo José Luis Suárez Sánchez y tengo seis años. Soy compañero de Laurita en el cole, aunque nos conocemos hace mucho, desde la guarde. Ella y yo siempre fuimos muy amigos, pero desde el día 10 de octubre del 2009 somos novios. Ella no quiere que lo sepa nadie. Dice que tiene que ser un secreto y se enfada mucho conmigo cuando le digo de contarlo. Sí se lo dije a mi mamá, aunque ella no lo sabe, pero porque yo a mi mamá se lo cuento todo; y le pareció muy bien.

El círculo del lobo (Antonio Calzado)

Título: El Círculo del Lobo
Autor: Antonio Calzado
Año: 2007
Páginas: 327
Género: Fantástica
Editorial: Almuzara
Encuadernación: Rústica con solapas

EXTRACTO DEL ACTA DEL JURADO DEL VI CERTAMEN DE CARTAS Y POEMAS DE AMOR

SELECCIÓN de las CARTAS DE AMOR:

SEMIFINALISTAS (relacionadas alfabéticamente)

El asesinato mas lento con una arma muy ineficiente - TRAILER

miércoles, 23 de febrero de 2011

Un árbol de palabras


Quisiera hacer un árbol de palabras
De fuerte ramas, de frondosa copa.
Que te salve cuando alguien te persiga,
Que te acoja cuando te encuentres sola.

Este árbol dará frutos hermosos
Para calmar la sed de los poetas.
Dará sombra de libros pretenciosos,
Dará olores de bosque con sus letras.

No importará que sus palabras caigan
Cuando llegue el otoño literario.
Porque retoñarán con hojas nuevas,
Apenas reverdezca  el calendario.

Será tu aliento el viento entre sus ramas.
Tu risa el alimento de sus flores.
Se beberá todo el mar de  tus lágrimas,
Y crecerá… con todas tus pasiones.

Llega Canarias Escribe


¡Hola a todos y todas!


Con el comienzo del nuevo año ha nacido un nuevo proyecto que quiere ir tomando forma con vuestra colaboración.


Hemos creado un foro llamado: Canarias Lee y Escribe, en el que esperamos os registréis prontamente. Como dice el slogan: compartida la vida es más (jajaja).


¿Y de qué va esto? os estaréis preguntando.


En principio la idea es tener un punto de encuentro literario, en el que colaboremos colectivamente con:


1. Participar en un foro y construir una comunidad digital alrededor de la lectura ¡y la escritura!. Es decir, tener un sitio donde comentar lecturas recientes, recomendar libros, criticar otros y darnos a conocer como poetas o escritores aficionados. Vamos, lo que nos parezca sobre el mundo de los libros.
2. Concertar una serie de quedadas (en principio una vez al mes) para hablar de lo que hayamos leído recientemente o  comentar escritos de nuestra propia cosecha.
3. Creación de un listado de libros a prestar entre los usuarios registrados: Todo el que quiera, pondrá una lista de libros que está dispuesto a prestar y serán intercambiados el día del encuentro presencial:es también una forma de hacer frente a la crisis galopante sin renunciar a las buenas lecturas, además de fomentar el reciclaje y el desarrollo sostenible. ¡Me ha quedado genial!.


4. Ir redactando una serie de reseñas, artículos o crónicas sobre aquello que hemos leído o inquietudes literarias que tengamos, que podrán ser publicadas en el blog de Sevilla Escribe. Para que conozcaís este blog os mando el link www.sevillaescribe.blogspot.com




5. Ir integrándonos en los proyectos del colectivo anteriormente nombrado; es un colectivo muy activo que lleva a cabo antologías de relatos y dirección de certámenes literarios.


6. Pasarlo bien y disfrutar con esto, sin compromisos ni  ningún tipo  de  agobios.


**
El enlace al foro es el siguiente:
http://ociozero.com/foro/canarias-escribe


En fin, qué más podemos decir, que esto se está poniendo ya en marcha y esperamos fervientemente tu colaboración. Ya sea presencial o de forma online.


Un saludo!!
El colectivo Canarias Escribe.

Presentaciones 23escalones

El viernes 25 de febrero a las 20:30 en la Librería Misterio, en La Laguna (Galería Plaza de la Concepción 7) y el sábado 26 de febrero a las 19:00 en la sala de arte Aperitivos Visuales (Carrera Escultor Estévez 23, La Orotava), presentaremos algunas de las novedades de nuestro sello con la presencia de los escritores Angel Luis Sucasas (La Coruña), autor de la novela Hamelín, Pedro Escudero Zumel (Valladolid), autor de los libros de microrrelatos Esa bella melodía (cuentitos de horror y humor negro) y Zombi Kindergarten (ilustrado por el artista plástico valenciano Luis NCT), y Miguel Aguerralde (Las Palmas de Gran Canaria), autor de la novela juvenil Los Ojos de Dios.


Asimismo, se realizará una mesa redonda junto con el público asistente para debatir sobre el género de terror en la narrativa española contemporánea.

Nacho Vigalondo - Una lección de cine

domingo, 20 de febrero de 2011

Héroes de Anzio IV



 IV

La posición a la que acceden es mejor que las zanjas que dejan atrás: tres flancos cubiertos, un frente que defender. Gambino le ayuda con la Browning, Wilson sigue pidiendo socorro por radio. A lo lejos una posible señal de salvación, una columna de jeeps artillados que embiste el flanco alemán. Agallas más que otra cosa. Por otras zonas algunos grupos de los suyos también parecen ver la luz. Un nido alemán cae ante la furia de la desesperación, el horror de la muerte a quemarropa.
―Vamos a intentar crear una cabeza de puente aquí. Atentos a la línea de avance, los muchachos están saliendo, hay que apoyarles. Wilson, ¿qué dicen por radio?
―Señor, no… Al parecer están bloqueados en un lugar llamado Isola Bella. Dicen que aguantemos.

El gran Lebowski (Hermanos Cohen)

TÍTULO: El gran Lebowski
TÍTULO ORIGINAL: The Big Lebowski
AÑO: 1998
DURACIÓN: 127 min.
DIRECTOR: Joel Coen
GUIÓN: Joel Coen & Ethan Coen
MÚSICA: Carter Burwell
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins

REPARTO: Jeff Bridges, John Goodman, John Turturro, Julianne Moore, Steve Buscemi, Ben Gazzara, Philip Seymour Hoffman, Jon Polito...

Validation subtitulado - Parte 1

jueves, 17 de febrero de 2011

Cucurbitas


Mi defensa fue tan surrealista que, por supuesto, nadie la creyó. Era el tercer año consecutivo en el que quería una calabaza. Para nadie fui inocente, todos me señalaron con el dedo. “Nos estamos americanizando”, alegaron los presentes.Y yo, bajo ese cielo nublado, paseando meditabundo por el puente, cuando veo a ese señor extraño y gris, asomado a la barandilla, con la calabaza en una bolsa. ¡Él había comprado la última! Fue sólo un disimulado empujón. Ni siquiera un recurso me ayudó. Mi abogado no entendió que, a pesar de todo, yo fuese tan feliz con mi cucurbita.

Firelight (Sophie Jordan)

MY HEART POUNDS IN MY CHEST AS HE DRAWS CLOSER.

I know the precise moment he sees me. He freezes, stills in the water, sinking low, his lips brushing the waterline.

We stare at each other.

It will happen now. He will call the others. They will swarm on me like hungry predators.

Then he moves, swims closer in an easy glide. A muscle feathers the flesh of his jaw, and something flutters in my belly. He doesn’t look hard, as I’d imagined. He doesn’t look evil. He looks … curious.

Concurso de Relato Breve "Ciudad de Arnedo" 2011


1.- Podrán participar en este concurso todos los escritores nacidos o residentes en España que presenten un máximo de dos relatos escritos en lengua castellana dentro del plazo establecido.

2.-  Los relatos deberán ser originales e inéditos en este concurso y no estar premiados ni pendientes de resolución -con el mismo u otro título- en otro concurso, incluido Internet.
El escritor, por el hecho de presentar el relato a concurso, afirma que la obra es original y de su propiedad y, en consecuencia, se hace responsable respecto a su propiedad intelectual y patrimonial por cualquier acción o reclamación que al respecto pudiera sobrevenir.

The Clown (Le Queloune)

lunes, 14 de febrero de 2011

El túnel


Hoy he visto la luz al final del túnel.
Me asusta. Mis padres me llaman desde el otro lado con la promesa de una vida mejor, pero yo sigo teniendo miedo.
Temo abandonar la seguridad de la única vida que conozco. No, no quiero cruzar.
De pronto siento una paz interior que me empuja hacia el final del túnel, creo que he dejado de ser lo que era hasta ahora. Creo que abandonaré este mundo para siempre.
Atravieso la luz, siento miedo, siento frío.
Unos brazos extraños me esperan en la luminosidad que amenaza con cegarme.
Nadie me dijo que lo primero que oiría al cruzar sería mi propio llanto.
Menos mal que mi madre me acoge entre sus brazos y puedo oir sus latidos...como siempre.
Sé que estoy vivo. Ya no tengo miedo. Esto no es un final es un comienzo.

XX Concurso de Poesía "Ciudad de Arnedo"



 1.- Podrá concursar cualquier escritor nacido o residente en España que presente sus obras en castellano y sean originales e inéditas en este concurso y no premiados en otros concursos ni pendientes de resolución en otros certámenes-incluido Internet. El escritor, por el hecho de presentar el relato a concurso, afirma que la obra es original y de su propiedad y, en consecuencia, se hace responsable respecto a su propiedad intelectual y patrimonial por cualquier acción o reclamación que al respecto pudiera sobrevenir.

Aqui y Ahora (Calentamiento Global)

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (y VIII)

NOVENA SEMANA

En sentido estricto no ha sido una semana la que ha pasado desde mi último parte, tan sólo unos días, pero es que no hay más días porque ¡¡¡¡HE TERMINADO!!!!


Me cuesta trabajo creerlo, no me creía capaz de ello. Es una sensación superextraña. Pero está hecho. Cierto que todavía queda mucho trabajo y que, ahora que me toca afrontarlo, es bastante ingrato. Me queda transcribir todo y pulir, pulir, pulir. Durante la redacción no siempre he sido cuidadoso con el estilo, ni me he parado a buscar la mejor forma de expresar las cosas. Mi objetivo era redactar y eso es lo que he hecho. Ahora cuando me ponga a pasarlo al ordenador iré cambiando todo aquello que no me guste.


Luego, cuando ya tenga un texto más limpio y pulido en formato digital vendrá el momento de imprimirlo y leerlo con el boli rojo en la mano. Haré, de momento, tres copias pues dos personas de mi entera confianza para estos menesteres se han ofrecido, desinteresadamente, a leer y cazar gazapos, no se puede estar más agradecido de lo que les estoy yo por su ofrecimiento. Cuando todas las correcciones que salgan de esta triple lectura estén listas llegará el siguiente paso: buscar editorial. Bufff, sí que quedan cosas por hacer.

Estimo que el proceso hasta llegar a la búsqueda de alguien dispuesto a confiar en mi trabajo puede llevar unos cuantos meses, ¿qué le vamos a hacer? Pues nada, dedicarle el tiempo necesario para que quede de la mejor de las formas posibles. Pero antes me merezco un descanso, y si no me lo merezco me lo voy a tomar igual. El texto debe reposar y yo debo dirigir mi mente a otros menesteres para no tenerlo fresco cuando lo retome o todos los errores se me pasarán sin darme cuenta henchido de autocomplacencia y triunfo, no es deseable.

Tengo otros proyectos. Un libro de cuentos casi terminado que es el momento de terminar, quiero probar suerte con el próximo Calabazas en el trastero (sí, sí, el de las catastrofes naturales), ando liado también con mis colaboraciones con Los zombis no saben leer y el Manifiesto Parapsipunk... no voy a aburrirme. Además tengo tres novelas más rondándome la cabeza y la intención de centrarme en una para prepararla y ponerme a redactar el próximo verano. No me voy a quedar de brazos cruzados bajo ningún concepto. Al que me diga que esto no es descansar le responderé que, desde mi perspectiva, el descanso no es más que el cambio de actividad, pensar en otra historia.

En cualquier caso me caso en una semana, así que supongo que no me voy a poner a escribrir gran cosa hasta que no termine con todo lo referente a la boda. Descansaré entonces. Aunque mi cabeza siga dándole vueltas a las historias y personajes, lugares, situaciones, de mis próximos escritos. No lo puedo evitar, soy así, siempre lo he sido.

También quiero dedicar más tiempo a la música. La he tenido un poco dejada de lado con las vacaciones del grupo y me debo poner las pilas a saco para estar en buena forma a la hora de afrontar los compromisos que tenemos a corto plazo. Sin contar con que con la música nunca se termina de aprender y tengo pendiente profundizar en la armonía y algunas técnicas concretas que todavía no domino.

En fin, lo importante es que La senda del hipopótamo ya ha llegado a su primer borrador completo. Sí, hay mucho que corregir, incluso el mismo final no me convence nada más que a la mitad. No es tan rotundo como yo quería, pero veo claro que, para que lo sea, hay que retocar un buen puñado de cosas a lo largo y ancho de todo el texto. Lo bueno es saberlo, sabiéndolo se pueden corregir las cosas.

Y hasta aquí les puedo leer la tarjetita porque ya no hay más tarjetita. Volveré en cualquier momento con otros menesteres, hasta entonces deseenme suerte que no he dejado de necesitarla por el mero hecho de haber puesto el punto y final.

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (V)

QUINTA SEMANA

Esta semana he perdido otro día por motivos de celebraciones... pero tengo tiempo. Según mis cálculos, sin cambiar de planes, debiera terminar para el 17 de agosto con la redacción del texto (por supuesto luego hay que transcribirlo al ordenador, corregir y todo eso, me falta muchísimo trabajo). Claro que los planes han cambiado estos días. El capítulo seis de la segunda parte se ha desdoblado por su propia naturaleza aumentando con ello sensiblemente. Ahora la segunda parte tendrá ocho capítulos en lugar de siete, lo que supone un par de días más redactando, estimo, osea hasta el 19 de agosto.


No supone un cambio dramático a mis planes, pero creo que sí aportará más potencia a la historia y preparará el camino hacia la tercera parte y el final de las desventuras de mi personaje (¿ya comenté que se llama Godoberto Estípula?).

Están todo escrito hasta el principio del capítulo siete. Aquí me va a complicar la vida cierto juego al que me voy a meter con mi estimado don Miguel de Unamuno como referencia básica. No todo iban a ser guiris, ¿no? Todo cuanto acontece desde el capítulo cinco hasta el final de la segunda parte está montado sobre un trasfondo que, nuevamente, me lleva a mi entretenimiento favorito de la intertextualidad aunque , en esta ocasión, con algo que aún no he escrito. Un proyecto muy ambicioso que guardo para más adelante (y estoy hablando de años), pero que voy entretejiendo poco a poco mientras tanto. No hablaré de esto más pues no se trata de otra cosa que un montón de notas, ideas, personajes, lugares e historias enganchadas en un esquema general aún demasiado vago.

El resultado está siendo bastante óptimo aunque me temo que se me pueda haber ido la mano con la brutalidad y la violencia gratuita. Ya lo analizaré en los posteriores repasos.

La experiencia de escribir este texto sigue siendo apasionante, poco a poco voy descubriendo el mundo que estoy creando y encontrando cosas fascinantes en él. Lo mejor es que conforme avanzo en la historia es como si yo mismo estuviese ahí dentro observando lo que sucede, intentando trascribirlo a toda velocidad parar que no se me escape ni un sólo detalle, aunque siendo incapaz de ello. Esto me sugiere una reflexión curiosa, a través de las palabras con las que soy capaz de contar una historia que en mi imaginación es mucho más rica y elaborada el lector tendrá que recontruirla en la suya propia y, probablemente, su visión de la historia será distinta de la mía. De hecho veo harto improbable que pueda ser de otra manera que distinta, una visión por cada lector. Sería interesantísimo saber como se imaginan las cosas las personas que lo lean.

Realmente ha sido una desición acertada emplear las vacaciones en emprender esta aventura de escribir una novela.

Y hasta aquí puedo leer la tarjetita esta semana. En siete días, que pasan volando, volveré a asomarme por aquí para contar mis avances. Deseenme suerte.

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (VII)

OCTAVA SEMANA

El final se acerca con paso de hipopótamo y casi temo que llegue. ¿Qué voy a hacer después?

Me queda rematar el capítulo ocho, y último. Escribir el epílogo. Poco más. Estará terminado el trabajo de redacción que ya es un paso importante. Lo celebraré, creedme, aún no sé cómo pero haré una fiesta cuando termine. No es algo que suceda todos los días. Si todo va bien en dos o tres días tendré puesto el punto final. Casi no me lo creo.


Si he de ser sincero, y sino voy a serlo esto no tiene sentido, estoy agotado. El proceso me ha obligado a exprimirme el cerebro de tal manera que ahora mismo casi que ya no sé que contar aquí. Hasta ahora no he desvelado nada del contenido de la novela, algún datos menor o impresión general, y no quiero estropearlo al final. ¿Cómo hablar de una novela sin hablar de ella? Es una buena pregunta, pero recuerden a Salman Rushdie y sus Versos satánicos, anda que no se habló nada del libro de marras y nada hacía referencia a su argumento o sus virtudes literarias.

Francisco Umbral es más conocido por muchos a raíz de su ¡He venido a hablar de mi libro! que de sus escritos. Que chunga puede llegar a ser la vida del escritor. Si con esto que escribo consigo dar el salto y verlo impreso en formato libro ¿qué me deparará el futuro?

Paseo por las librerías a la búsqueda del libro que me rapte obligándome a comprarlo y devorarlo. Siempre veo los mismos libros, no son tantos, unos cientos. ¿Sólo existen esos libros? Por supuesto que no, son los libros de moda, los pelotazos editoriales, los que más venden. El resto permanecen agazapados en las estanterías a la espera del lector curioso, insatisfecho con los grandes éxitos de venta y crítica, los encuentre. Del lector informado que los busque con avidez. Del lector investigador que busque nuevas experiencias. Somos tantos los que escribimos historias, y muchas más la historias que contamos, que nos perdemos en un mar de libros que nadie conoce ni tiene interés por conocer. Al final después del trabajo, con suerte, mucha suerte, la historia será un libro, si la fortuna te sigue acompañando, llegará a las librerías, harás unas cuantas presentaciones y conseguirás alguna reseña elogiosa por parte de alguien que no es un colega, entonces alguno lectores, los informados, los curiosos, los investigadores, se sentirán atraídos por tu propuesta y conseguirás tu objetivo fundamental, ser leído y causar el deleite de los lectores. O no. Sólo el tiempo nos dirá qué va a pasar con nosotros.

Quizá sea una reflexión algo pesimista pero, ¿qué distinguirá mi libro del resto en una librería?, ¿porqué tendría que querer nadie leerlo? y, si lo hace, ¿lo disfrutará o lo dejará a medias con una mala opinión sobre la historia, el modo en que está contada, el autor y el dinero invertido en ella?

Todas estas preguntas, fruto de una inseguridad firmemente anclada en mi conocimiento del medio (que puede ser erróneo, pero es el mío, el que me sirve y guía), surgen ahora que el final se aproxima y el entusiasmo cede al cansancio y la reflexión. No lo puedo evitar. Pero tampoco quiero darle más vueltas por hoy, aún queda mucho trabajo por hacer.

En unos días, cuando esté terminado, pasaré por aquí para contarlo. Hasta entonces deseenme suerte.

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (II)

SEGUNDA SEMANA


Creo que puedo calificar esta semana como de éxito absoluto. Una vez abandonada la idea de no escribir los domingos, habiendo ganado con esto un día más que siempre ayuda, he conseguido aumentar el ritmo de escritura bastante. Han sido tres capítulos enteros los que he conseguido sacar de mi cabeza estos siete días pasados, no está nada de mal. Así sí conseguiré llegar a mi objetivo incluso contando con imprevistos como que me quieren secuestrar en algún momento, no sé cuando, para llevarme de despedida de soltero y yo, como es obvio, me voy a dejar.





He conseguido un grado de disciplina bastante satisfactorio. Me levanto temprano todos los días y me siento a escribir en el balcón hasta que el sol me expulsa en torno a las 10. Esta disciplina me permite un ritmo cercano a las mil palabras por sesión, lo cual está muy bien aunque es mejorable. Supongo que es como el que sale a correr, cada día un poquito más. De hecho el número de palabras va in crescendo osea que algo debo estar haciendo bien.

Con los cinco primeros capítulos ya cerrados empieza una nueva etapa. Nueva en una doble vertiente. Por un lado por el claro desafío que supone el haber llegado ya más lejos que en cualquier borrador previo, ahora sólo tengo mis notas, ideas y planes para guiarme. Por otro lado, más jugoso, el hecho de que estos primeros capítulos han servido para sentar las bases de lo que va a acontecer a continuación, la verdadera aventura de Godoberto Estípula empieza ahora. Me ilusiona ver cómo reaccionará mi personaje, en esto sigo a Kundera, ante lo que le tengo preparado.

Otra influencia que está tomando mucho peso es la de Haruki Murakami, mire usted por donde, y su Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Ya no sólo, que estaba presente desde la propia concepción de la idea, por afinidades a la hora de plantear una historia de fantasía cotidiana, sino también en temas estructurales. No me lo planteaba así al principio, pero estoy comprobando en mis propias carnes eso que dicen que la novela es un ente vivo que toma el control de su propia escritura y el novelista únicamente tiene el papel del vehículo del que se sirve la obra para llegar a ser.

En definitiva pienso que la semana ha sido muy positiva en descubrimientos y satisfacciones, lo cual hace que mi entusiasmo por el proyecto crezca.


Y hasta aquí puedo leer la tarjetita esta semana. En siete días, que pasan volando, volveré a asomarme por aquí para contar mis avances. Deseenme suerte.

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (III)


TERCERA SEMANA

Me veo obligado por la realidad a comenzar pecando de poco modesto y diciendo que me siento orgulloso de mí mismo por cómo está avanzando el proyecto. En primer lugar, fundamental, por el ritmo. He conseguido aumentar el número de palabras diarias y completar, de este modo, los tres capítulos que me faltaban para terminar la primera parte. Pero es que, además, en segundo lugar estoy supersatisfecho de como han quedado, creo que tienen la dosis de tensión, misterio y acción suficientes como para enganchar al lector con la historia, sin dejar de lado el tema que pretendo tratar. ¿Se puede pedir más?



Ahora mismo no tengo consciencia clara si lo he contado aquí o en otra parte, pero diré que, para acabar de darle regustillo al asunto, he seguido con mi tendencia a la intertextualidad con mis propios escritos lo cual me permitirá redondear un relato que me quedó muy chulo, Ocaso y desaparición de Ciudad Lejana se puede pinchar en el título para leerlo, pero que requería ser insertado en el resto de mis escritos de un modo coherente. Más adelante podré rematarlo gracias a esto, lo que no sé es si será en esta novela o en cualquier otro lugar, jajaja. El que se quiera enterar de todo va a tener que leer mis obras completas, juas, me río yo mismo de lo pretencioso que resulta el asunto, pero a mí me gusta así, lo mismo al final resulta que todo es una porquería ilegible pero ¿y lo bien que yo me lo estoy pasando? Queridos lectores, por ahora, divertirme escribiendo es lo fundamental para mí, si luego a vosotros os gusta será la mejor guinda para el pastel.

La influencia de Murakami llega a un punto de grosería que casi me molesta, pero no pienso sacudírmela pues, ¿a quién voy a engañar?, es la base más sólida de este proyecto desde sus inicios. Podemos tomarlo como un ejercicio de estilo igual que lo fue en su momento el relato antes mencionado (salvo que aquí el intento era de escribir algo en la línea de mi adorado Howard Philip Lovecraft, anda que soy original yo, jajaja).

Así la cosa dejo aquí mi parte semanal para irme a celebrar el buen curso de esta aventura y el tener ya escrito el primer tercio de la novela dentro de los plazos que yo mismo me he fijado.

Y hasta aquí puedo leer la tarjetita esta semana. En siete días, que pasan volando, volveré a asomarme por aquí para contar mis avances. Deseenme suerte.

Parte semanal en la escritura de La senda del hipopótamo (IV)

SEMANA CUARTA

Bueno pues la cosa continúa avanzando a buen ritmo. Ya he cogido la costumbre de levantarme temprano y ponerme a escribir hasta cumplir con el objetivo fijado para el día. Esta disciplina está resultando muy provechosa y ayuda a que el trabajo se desarrolle con naturalidad. De momento he conseguido esquivar los temidos momentos de bloqueo, aunque los he sufrido. Sin embargo, los meses de preparación previos a sentarme ante el cuaderno están dando un fruto muy satisfactorio.


El que quizá haya resultado el momento más tenso llegó el sábado, tenía que afrontar una disgresión para el capítulo tres de la segunda parte y esta se negaba a aparecer. Los flashbacks de la primera parte y las disgresiones han sido añadidos de última hora motivo por el cual sino aparecen sobre la marcha pueden comerme horas de darle vueltas a la cabeza hasta que aparecen. Esta en concreto ha sido la más trabajosa. La he resuelto gracias a un personaje que desarrollé en Marini lo deja y que me venía como anillo al dedo para poder enfrentar el tema por medio de él. Me refiero al filósofo A.J.L. Una vez más la intertextualidad conmigo mismo me resulta especialmente grata.

La cuestión es que, tras casi dejarme las neuronas en el intento, la secuencia de marras ha quedado muy redonda y creo que aporta una dimensión, y una guía para la lectura profunda de la historia, de lo más interesante. Si es que no me beso porque no llego. Entiendo que quién lea esto pensará que soy un poco prepotente y todo eso, pero es que me siento profundamente satisfecho de como está quedando el tema, luego ¿quién sabe que será de él y que suerte correrá al ser leído por otros?, pero eso vendrá luego, ahora mismo mi momento es sacar de la mente una historia que llevo mucho dándole vueltas y no puedo evitar congratularme por como evoluciona el proceso.

Es una sensación muy particular ver crecer una historia que no era más que un esquema, ver como se llena de matices y situaciones, conversaciones, emociones. Los personajes que sólo son una idea, más o menos trabajada, cobran vida y te exigen que los lleves en una u otra dirección que no siempre son las que les tenías reservadas. Me resulta un poco complicado explicar todo esto ahora mismo, es como estar todo el día metido en el mundo que estoy creando, como si no lo crease yo sino que ya estuviese creado para mí y todo cuanto tengo que hacer es explorarlo y descubrir poco a poco más cosas sobre él. Es una experiencia fascinante.

He cubierto mis objetivos para esta semana sin demasiados problemas. Los tres primeros capítulos de la segunda parte están enteros. Para la próxima me gustaría conseguir aumentar el ritmo y escribir cuatro, a ver si puede ser, con lo que quedaría finalizada la segunda parte y empezaría con la tercera y última. Me parece un poco fuera de la realidad pensar que voy a llegar a ese ritmo, pero hay que intentarlo. Para ir con la planificación original bastaría con tres capítulos con lo que, de conseguir los cuatros, tampoco sería un fracaso estrepitoso quedarse ahí. Eso sí, he conseguido mantenerme dentro de los planes a pesar de haber sido abducido por mis amigos para la despedida de soltero que me venía barruntando con su consecuente pérdida de días de trabajo sumido en una resaca virtualmente infinita. ¡¡¡Pero me da igual!!! Que me quiten lo bailado. Además ya contaba con ello y no me ha retrasado. Todo está en orden y me lo he pasado de arte.

Y hasta aquí puedo leer la tarjetita esta semana. En siete días, que pasan volando, volveré a asomarme por aquí para contar mis avances. Deseenme suerte.

Parte semanal de progreso en la escritura de La senda del hipopótamo (I)

Esto va por mi buen amigo Guybrush Threepwood, el cual después de darme miles de horas de diversión en un juego se convirtió en una persona real que salió del ordenador y me ayuda en el solitario y tan difícil camino de la pluma y la hoja en blanco.

PRIMERA SEMANA

Cuando uno se pasa todo un año planeando hacer algo, en este caso escribir una novela, el momento en el que por fin todas las circunstancias se ordenan y puede empezar con su proyecto resulta emocionante.

Algo así me ha sucedido con La senda del hipopótamo. Ví al hipopótamo en un instante de claridad antes de dormir, en esos preciosos segundos en los que la mente se libera de las inhibiciones del día a día y vuela por donde le pide su propia naturaleza. Esto sucedió en torno a Septiembre de 2010 y, desde entonces, he ido investigando poco a poco las posibilidades que el artiodáctilo me ofrecía.


He hecho esquemas, definido personajes, diálogos, escenas. Incluso he empezado cuatro borradores distintos para ver que forma iba a adoptar el proyecto. He pensado las distintas partes y capítulos en las que dividir la historia, por supuesto también en cual es el tema que quería estudiar a través de ella. En este último particular la trilogía ensayísitica de Milan Kundera (El arte de la novela, Los testamentos traicionados y El telón), que he estado revisitando y estudiando durante este período, han sido de una utilidad virtualmente infinita. Gracias al maestro he llegado a la conclusión que la loca historia que ando pergeñando no tendrá sentido ni valor sino sirve como vía de reflexión en torno a algún tema que sea, al menos para mí, de cierta importancia. Ya tengo ese tema y se articula perfectamente con la historia, estoy satisfecho.

Con todo esto, llegadas las vacaciones, es el momento idóneo, como diría Fonollosa, de escribir mi libro.

Tanto preparativo y tanta ilusión no quitan, en cualquier caso, que el contacto con la realidad sea duro en muchas ocasiones. Primero hace falta mucha disciplina, que más o menos estoy manteniendo, y segundo, más importante, hace falta tiempo. Cierto que en vacaciones se tiene tiempo en abundancia, pero también es cierto que ese tiempo no se puede dedicar en exclusividad a un único proyecto. Tengo obligaciones musicales, compromisos sociales, una casa que limpiar, una boda que organizar, una familia a la que ver y, por supuesto, escapadas playeras y serranas que realizar.

Con esto la primera semana de escritura ha sido provechosa aunque no tanto como quisiera. Contando con que tengo un plazo de nueve semanas para sacar esto adelante, me he quedado corto.

Ya tengo el preludio y los dos primeros capítulos. El total de palabras supera por poco las cinco mil, lo cual implica que a este ritmo no alcanzaré el volumen estimado de veinticinco capítulo y sesentamil palabras para Septiembre. Hay que aumentar el tiempo dedicado al trabajo.

En el orden de cosas positivas es preciso destacar que la cosa está quedando bien y estoy presentando los hilos, que luego me servirán para tejerlo todo, de un modo que estimo bastante acertado. También estoy consiguiendo un grado de intertextualidad conmigo mismo bastante elevado. No sólo por las referencias cruzadas a escritos anteriores (pueden visitar mis Cuentos del Barrio de las Putas si quieren una muestra), sino por las que allanan el camino para proyectos futuros ya esbozados.

Haciendo un poco de exégesis de mí mismo, ¡toma ya si no ha salido pretencioso el nene!, creo que si hay algo que me mueve por encima de todas las cosas al escribir es el ir creando, cuento a cuento, novela a novela, un macrocosmos litereario de mi invención donde, al final, todo tenga coherencia. Esto es herencia, lo reconozco, de la fascinación que sentí al leer a Isaac Asimov y como hilvanó las Fundaciones con los cuentos de Robots.

Y hasta aquí puedo leer la tarjetita esta semana. En siete días, que pasan volando, volveré a asomarme por aquí para contar mis avances. Deseenme suerte.

viernes, 11 de febrero de 2011

Genaro


Desde siempre, Genaro Robles pasó buena parte de su tiempo en el monte. Allí recogía la basura de los excursionistas, estropeaba las trampas de los furtivos, y cuando podía, plantaba algún que otro árbol. Un tipo solitario que algunos tacharon de loco.
Hoy, 20 años después, la Fundación Genaro Robles tiene sucursales por todas España. Miles seguimos su ejemplo.

Tenebrae, Antología fosca de Sevilla Escribe


Personalmente, me cuesta mucho hacer reseñas, puesto que una cosa es el sentimiento que te infunde un libro, lo que te hace vivir, y otra muy diferente es pasarlos a papel. Esto se complica más si el libro en cuestión es de relatos, como es el caso. Y para rizar más el rizo, están escritos por autores diferentes, con diversidad de estructuras, de formas de expresarse…. Vamos, una odisea. Intentaré hacer una reseña sin desvelar mucho de los relatos, aun así, algún spoiler se me colará sin poder evitarlo.

Philips Cinema - Parallel Lines - The Gift, by Carl Erik Rinsch

Comentarios recientes

Archivos del blog