miércoles, 29 de octubre de 2008

HOLOSYSTEM

-Y bien, Sumter, ¿qué le trae por aquí? -preguntó sonriente el señor de bata blanca-. No, no me lo diga -interrumpió con un ademán al secretario, que terminaba de acomodarse en el asiento al otro lado del escritorio-. Naturalmente se trata del Holosystem, ¿me equivoco?

-No, doctor, no se equivoca. Lo cierto es que con este proyecto la Dirección General de la compañía está muy...

-Entusiasmada, claro -intervino de nuevo el ingeniero-. Un invento de semejante magnitud, y discúlpeme la falta de modestia, no se realiza todos los días. Ni todos los años, desde luego, ni aun siquiera todas las décadas. El 'Estudio de Impacto', ¿lo ha visto ya?

-Ehm... sí, bueno, lo estuve analizando con el director general, y precisamente...

-¡Oh, maravilloso! No hará falta entonces que le diga que casi habría que remontarse a la invención de la rueda para encontrar un hito semejante en la historia de la tecnología.

-Bueno, ciertemante la trascendencia del invento es potencialmente...

-¡Extraordinaria! ¿Cómo no iba a serlo un invento capaz de cubrir prácticamente todas las necesidades humanas? Sí, mire por ejemplo el Holocom: es el paso siguiente en la evolución de las comunicaciones, el final del teléfono, del televisor, de Internet... no están muy por delante de las señales de humo si las comparamos con el dispositivo Holocom.

-Ése sin duda es uno de sus puntos fuertes -intercaló a duras penas el secretario entre la intervención del científico.

-¿Y qué me dice de la expansión Holoenergy? A mi parecer un componente fundamental del sistema. Incluya en su pedido un Holoenergy y no vuelva a pagar un céntimo por la electricidad en su hogar, ni en su oficina. Olvídese de la gasolina ¡Holoenergy ha llegado! Y sin generar una sola molécula contaminante.

-Ahí sí que hemos encontrado ciertas implicaciones... mmm, cómo le diría...

-Positivas, inimaginablemente maravillosas.

-El lobby petrolero tal vez no comparta este entusiasmo, doctor.

-Nimiedades amigo, pequeños detalles intrascendentes ante la dimensión de la nueva tecnología. ¿Cree que alguien se preocupará por el lobby petrolero cuando presentemos la ampliación Holofood? Se acabaron las hambrunas. ¿Una sequía, una plaga? ¡Ja ja ja! Los países pobres podrán adquirir sus ampliaciones Holofood para sintetizar alimentos, en una cantidad ilimitada, ¡y a partir virtualmente de la nada!

-Aun así, muchos no van a estar muy contentos de...

-En ese caso sólo han de incorporar a Holosystem un módulo Holofun, diversión ilimitada para todos los gustos... todos, ¿me entiende? -el secretario arqueó una escéptica ceja-. ¿Que no es suficiente? El componente integrado Holopsico será el amigo, el sacerdote y el terapueta perfecto para espíritus atormentados, todo al mismo tiempo. ¡Muerte al prozac, fuera la depresión!

El doctor hizo una breve pausa, respiró hondo y se deleitó recreando mentalmente el lugar que la historia guardaría para sí una vez el Holosystem fuera legado a la humanidad. Sería recordado, pensó, como el moderno Prometeo.

-Y bien, Sumter, discúlpeme por este entusiasta monólogo. ¿Qué había venido a decirme?

-Que está usted despedido, señor.




Autor: Ernesto Fernández (Weiss)

Correo electrónico: ernst1976(arroba)hotmail.com

Cine club de la Libraría La Araña (para el jueves 30-10-2008)



Durante el mes de octubre el cine club de Librería La Araña estará dedicado a Marilyn Monroe, para este jueves 30 de octubre:

VIDAS REBELDES (1961). Director: John Huston. Basada en el guión original de Arthur Miller.

Reparto: Clark Gable, Marilyn Monroe, Montgomery Clift, Thelma Ritter, Eli Wallach, Estelle Winwood, James Barton, Kevin McCarthy.

Drama: Una joven llega a Reno para divorciarse. Allí conoce a un vaquero y decide quedarse con él unos días en su cabaña. Poco después descubren una manada de caballos salvajes en la montaña y, en compañía de otros amigos y un hombre especialista en rodeos, emprenden la aventura.

Gran película de almas perdidas y corazones solitarios. Con un espléndido reparto encabezado por tres grandes estrellas de cine en sus ocasos (Monroe, Clift y Gable) acompañados por dos maravillosos secundarios (Ritter y Wallach). Muy buena. (Filmaffinity)

Te esperamos a las 20,30 h en Librería La Araña, calle Amargura, 8 (detrás del Mercado de la calle Feria). La entrada es gratuita hasta completar aforo.


Fallo del I Certamen Monstruos de la razón


Aquí tenéis el veredicto del jurado de este concurso organizado por Ociojoven con el patrocinio de La Factoría de Ideas, Grupo AJEC, Minotauro y TimunMas.

El jurado del concurso Monstruos de la Razón, compuesto por Clara Tahoces (ganadora del Premio Minotauro), José Ignacio Becerril Polo, Pedro Escudero y Ángel Luis Sucasas, tras las pertinentes deliberaciones, ha emitido su veredicto sobre el I Certamen Monstruos de la Razón con las siguientes clasificaciones:

Categoría de Fantasía

Patrocinada por Minotauro

Primer puesto para: Odisea, de MunLightDoll

Segundo puesto para: Penitencia, de Cuervo86

Seguidos de:

Lucía y Lucía
El espejo de los sueños rotos
Ha caído un gran héroe
Juglar
Mi viejo y la "cosa"
Verdugo de Dios
El reposo del guerrero
Furia en la sangre

Categoría de Ciencia-Ficción

Patrocinada por el Grupo AJEC

Primer puesto para: Tiempo para Luciana, de leomontero

Segundo puesto para: Sueños radioactivos, de Hans Topo

Seguidos de:

Otilia
La granja
Seguridad Social
Sextrum 3000, un nuevo confort
Dioses
Ruinas de néon
Tukuloa
La soledad de Jonas

Categoría de Terror

Patrocinada por La Factoría de Ideas

Primer puesto para: Toby, de Victor Mancha

Segundo puesto para: La ciudad de los insectos, de Tiranion

Seguidos de:

El síndrome de Alicia
El último viaje
Luci
El entierro
El fotógrafo
Sin esperanzas
El habitante del espejo
Cryo

Los dos premiados de cada categoría recibirán sendos lotes de libros cortesía de la correspondiente editorial patrocinadora.


Además, el jurado ha decidido conceder un accésit especial a los siguientes relatos:

El superviviente, de Magnus Dagon en la categoría de terror.

Fracaso diplomático, de Pendón en la categoría de ciencia-ficción.

Lubián, de MeliotVanErin en la categoría de fantasía.

Estos relatos serán publicados junto a los finalistas y los relatos invitados de los miembros del jurado en la antología conmemorativa del certamen.


Paralelamente, se ha llevado a cabo una votación popular para decidir qué relato de los casi doscientos presentados se llevaría el premio especial del público otorgado por TimunMas. Ayer día 22 cerró el plazo de esta votación y, finalmente, tras el recuento de votos, la ganadora de los 150 euros ofrecidos por la editorial ha sido Munlightdoll por su relato Odisea.



Enhorabuena a los ganadores y a los organizadores del certamen por su buen hacer y el éxito obtenido.

Fallo del XVII Premio Pablo Rido



El sábado 25 de octubre tuvo lugar la cena de entrega de la decimoséptima edición del Premio Pablo Rido de relato fantástico, con una dotación económica de 666 euros y una estatua conmemorativa.

Finalmente, el jurado declaró ganador del premio al cuento Hacia el survillión, de Ramón Muñoz.

Además del ganador, los finalistas de este año fueron:


Alejandro Carneiro, autor del cuento Una valla en la eternidad.
Ernesto Fernández González, autor del cuento Mercenario.
Venerando Solís Barrado, autor del cuento Simuversia.
Eugenio Sánchez Arrate, autor del cuento El club de la mortaja.

Así mismo, la Tertulia otorgó un premio especial a Francisco Canales en homenaje a sus años de trabajo como comisario del Premio Pablo Rido.

Como ya se anunció en mayo de 2007, esta será la última edición del premio organizada por la Tertulia Madrileña de Literatura Fantástica sin menoscabo de que otros grupos puedan hacerse cargo del premio.


Sombras de una Vieja Raza: Portada



No creo que Alejandro se moleste por colgar aquí la portada del que será su primer libro: “Sombras de una vieja raza” —el cual ya figura entre los avances de la colección Albemuth de Grupo AJEC— y ello, aparte de por la publicidad gratuita que le hacemos, porque se trata de un buen amigo y también de un buen libro; no todo el mundo puede presumir de ser finalista del premio Minotauro de 2006.

La sinopsis que puede leerse en la contraportada del libro es la que sigue:
"Meliot se enfrenta a la peor decisión de su vida; debe tomar partido por uno de los dos bandos en litigio y los odia a los dos por igual. Los miembros de la Vieja Raza están a punto de batirse en una lucha fraticida: la tiránica y poderosa aristocracia, en el gobierno, contra la plebe mediocre que inunda y controla las ciudades. Esta guerra le forzará a entrar en el juego que otros han dispuesto para él, a aliarse con renegados; se verá obligado a reclutar a viejas amistades olvidadas… mientras una extraña enfermedad le impide llevar una vida normal."

Aún quedan unos meses para su salida, pero espero que la curiosidad sea lo suficientemente grande como para esperarlo. Os prometo que vale la pena.

Por cierto, El artista detrás de la portada (y maquetación del libro), ha sido David Prieto, en su primer trabajo profesional como diseñador.
Aquí os dejo el enlace al blog de este escritor donde podreis seguir todas las noticias que vayan surgiendo entorno a la novela:

sábado, 25 de octubre de 2008

Crónicas de lo Despatarrante 1: el Kraken, ¿leyenda, realidad oculta, o alucinación psicotrópica?



Ha sido una constante a lo largo de la historia el trato despectivo, pleno de beligerante escepticismo, que se les ha dispensado a los testigos de esa otra verdad que se esconde tras el frágil velo de nuestra realidad cotidiana. A muchos ni siquiera se les escuchó, otros fueron objeto de burla, y también los hubo que fueron directamente ingresados en el centro psiquiátrico más cercano. Tristes precedentes que desde aquí, desde este pequeño pero importante reducto de Crónicas de lo Despatarrante, pensamos resarcir en la medida de nuestras modestas posibilidades dando la palabra a los que, en una sociedad de mentalidad más abierta, serían sin duda ínclitos personajes.
Nuestro entrevistado en esta ocasión es un ciudadano del mundo, aunque nacido en Oslo, llamado Olaff Krieke. También conocido, entre otros muchos apodos, como “el boquerón noruego” o “el chipirón rubio”, este hombre vive lo que es su retiro de la marina mercante afincado en la ciudad de Cádiz. Asiduo de la playa de La Caleta, donde quedó concertada nuestra entrevista, no es difícil distinguirlo entre la multitud de foráneos veraneantes o de autóctonos prejubilados que se pasean, pescan, o simplemente toman un baño de sol, sobre las arenas de esta playa. Con sus casi dos metros de altura, su rubicunda melena y barbas y su fuerte constitución, heredera de la de aquellos feroces viquingos que en tiempos sembraron el terror de marinos y costaneros, el señor Krieke abandona la tertulia de pescadores en la que lo encontramos para concedernos esta, esperemos sustanciosa, entrevista.

Sevilla literaria

En esta ocasión nos hacemos eco de una iniciativa más que interesante para todos aquellos curiosos interesados por la literatura que quieran conocer aquellos puntos de la ciudad de una forma u otra relacionados con los diferentes autores y obras, tanto locales como foráneos.


Se trata de un mapa virtual que nos permite hacer un recorrido por la ciudad en base a placas, azulejos conmemorativos o calles nombradas en honor a autores u obras, que nos muestra esa relación de nuestra ciudad con la literatura, el lugar de nacimiento o estancia de insignes autores, e incluso esos sitios mencionados en obras tan famosas como Rinconete y Cortadillo, por ejemplo.


He aquí el enlace a tan curioso mapa; disfrutad del paseo:

http://www.ingesnet.com/rbmsevilla/animaciones/mapaLiteraria.swf



miércoles, 22 de octubre de 2008

Títeres

La gente cree que no pensamos, que no sentimos el olvido al que estamos condenados, cada vez de forma más evidente. El polvo cubre mi cuerpo deshilachado, mis manos de madera y mi rostro despintado, pero no mis deseos y esperanzas de volver a sentir la ilusión manejándome en un cuento donde siempre terminaba besando a mi única y amada Clementine. Extraño los aplausos que celebraban mi victoria, las voces que me daban vida en el pequeño escenario que ahora descansa en algún baúl, como ella, como yo.

Apenas puedo distinguir la silueta de quien me rodea, pero recuerdo todas las actuaciones que protagonicé, con tal nitidez que puedo rozar la felicidad de aquellos tiempos. Pero me falta ella, Clementine, mi princesa, mi razón y mi verdadera historia. Ojalá supiera cómo alcanzarla, o cómo hacer que algún niño desconecte su ordenador y vaya al desván para algo más que tirar o abandonar otro muñeco de expresión triste.

Ella se ha rendido, lo sé, lo siento en mis fuerzas, que poco a poco flaquean y se debilitan, pero yo mantendré la esperanza, los sueños no desaparecen, están ahí, y aunque mil personas les den la espalda, habrá alguna que luche por los suyos.

La gente piensa que somos meros juguetes, y apenas logran imaginar que son ellos los que se están convirtiendo en las marionetas de lo que hacen llamar: tecnología. Yo soy un títere para quien me ve, pero para aquel que inventa un mundo conmigo, soy parte de un sueño que no se rindió, un personaje que puede saborear la ilusión humana.

Cada vez me cuesta más pensar, meditar sobre todo esto... Debe ser que ya nadie vendrá a por mí. Supongo que llegó la hora en la que me conformaré con ser un viejo trozo de madera pintada; los niños han dejado de creer.



Autora: María Beltrán Catalán (LadyLuna)



Blog personal: http://sf-silence.blogspot.com

Cine club de la Libraría La Araña (para el jueves 23-10-2008)



Durante el mes de octubre el cine club de Librería La Araña estará dedicado a Marilyn Monroe, para este jueves 23 de octubre:

CON FALDAS Y A LO LOCO (1959). Director: Billy Wilder. Basada en el guión de Billy Wilder & I.A.L. Diamond a partir del relato original de Robert Thoeren & Michael Logan.

Reparto: Marilyn Monroe, Tony Curtis, Jack Lemmon, George Raft, Pat O'Brien, Joe E. Brown, Behemiah Persoff, Joan Shawlee, Billy Gray, Dave Barry, Harry Wilson.

Comedia: Joe y Jerry son dos músicos del montón que se ven obligados a huir después de ser testigos de un ajuste de cuentas en tiempos de la ley seca. Ya que no encuentran trabajo, deciden vestirse de mujeres para tocar en una orquesta. Joe pronto asumirá un doble rol, ya que finge ser un magnate impotente para conquistar a Sugar Kane, mientras que Jerry es perseguido por un millonario que quiere casarse con él creyéndose que es, en realidad, una mujer.

Te esperamos a las 20,30 h en Librería La Araña, calle Amargura, 8 (detrás del Mercado de la calle Feria). La entrada es gratuita hasta completar aforo.


Liter Imaginarius


Llegan los II Encuentros de cine y literatura de Huesca


Los próximos días 7, 8 y 9 de noviembre, en el centro Cívico Santiago Escartín, tendrá lugar una serie de conferencias acerca de la literatura de género y el universo literario de H.P. Lovecraft, impartidas por diversos escritores nacionales especializados.

Actividad organizada por la Asociación Juvenil Oscense Oscafriki. Con la colaboración de: Bibliotecas Municipales de Huesca y NOCTE (Asociación Española de Escritores de Terror). Patrocinan: Área de cultura del Ayuntamiento de Huesca y Cai.

VIERNES 7 DE NOVIEMBRE

17:30 h. Ceremonia de inauguración.

17:40 h. "La evolución del género de terror. Antecedentes y perspectivas". Por David Jasso. Escritor y Jefe de producción de una Vídeo productora.

18:30 h. "Revistas de cuentos: un género en vía de extinción. Presentación de Historias Asombrosas". Por David Mateo. Escritor.

19:30 h "Huellas de Lovecraft en Robert E.Howard". Por José Miguel Vilar. Periodista y escritor.

20:30 h “El horror surgido del espacio". Por Sergio Mars. Escritor.


SÁBADO 8 DE NOVIEMBRE

De 11:00 a 14:00 h. Taller literario infantil. Impartido por el escritor David Mateo.

17:00 h. "Ave nocturna y cazador de sueños". Por Emilio Bueso. Ingeniero y escritor. Responsable de tecnología en una institución universitaria

18:00 h. "Lovecraft y el horror materialista”. Por Ismael Martínez Biurrún. Escritor y guionista

19:00 h. "Herbert West, el reanimador de H.P. Lovecraft”. Por Óscar Bribián. Escritor

19:30 h. Debate. “Lovecraft, la fuerza de su simbolismo”. José María Tamparillas, Roberto Malo, Emilio Bueso, Miguel Puente, Ismael Martínez Biurrún, David Jasso.


DOMINGO 9 DE NOVIEMBRE

17:30 h “El terror no tiene forma: Ocho consejos prácticos para escribir una historia de terror”. Por Miguel Puente. Escritor

18:30 h. Cuenta-cuentos. Con la publicación del fallo del jurado del Premio “LITER”

19:30 h Proyección “Re-Animator”

Premio Planeta y Premio Nobel de Literatura 2008

Dos de los grandes hitos anuales dentro de la información literaria en este país son por un lado la concesión del Premio Planeta, y por otro, y esta vez a nivel mundial, la concesión del Nobel de literatura.


La LVII edición del Premio Planeta de Novela ha recaído este año en la obra La Hermandad de la Buena Suerte, del escritor y filósofo donostiarra Fernando Savater, que, según su propio autor, es "una novela de aventuras y desventuras, un poco metafísica y ambientada en el mundo de las carreras de caballos".

Acompañando a la obra de Savater, la novela finalista de este año 2008 ha sido Muerte entre poetas, de la escritora de Ciudad Real Ángela Vallvey, que es, según su autora, "un homenaje que yo me doy gracias a Agatha Christie", y en la que "hay una señora mecenas viuda de un egregio poeta, que convoca una reunión poética en un cigarral en Toledo y allí las cosas se complican con un asesinato".

Durante la ceremonia, celebrada la noche del pasado miércoles quince de octubre, ambos autores invocaron a su “amor a la lectura” al recoger los premios, mientras que Álvaro Pombo, debutante en el papel de jurado, declaró que las dos novelas son "tan distintas como un huevo y una castaña: por un lado, tenemos un elogio del caballo, y por otro una refutación de los poetas".


El más prestigioso galardón de las letras mundiales ha recaído este 2008 en el escritor Jean-Marie Le Clézio, novelista francés cuya obra busca rendir cuentas de la aventura del ser humano, a través de numerosas experiencias formales. De padre inglés y madre francesa, vivió en la isla Mauricio, donde los paisajes marítimos despertaron muy pronto su imaginación. De niño soñaba con ser marinero, hoy día reparte su tiempo entre largos viajes (a México, sobre todo) y la escritura. Desde El atestado (1963, Premio Renaudot), que le concedió la notoriedad con sólo veintitrés años, sus novelas se suceden regularmente con una frecuencia de una cada dos años. Impulsados por la obsesión de la muerte, sus personajes tienden a la autenticidad frente a la alienación agresiva del mundo moderno, un ideal que los indígenas de México llevan a cabo con un modo de vida reducido a lo elemental, pero en armonía con el orden del universo; este ideal lo plasma en el ensayo El sueño mexicano (1988). Para Le Clézio, la escritura apacigua, deja sitio al silencio y permite acceder a lo más profundo. Pero la búsqueda interior pasa por la evocación de la belleza del mundo, la tierra, los paisajes y los ambientes originales, como en Tierra amada (1967), donde cada sacudida repercute sobre todos los seres. El bullir del mundo se opone a lo insignificante, a lo infinitamente mediocre de la cotidianidad. Una descripción minuciosa, rica en metáforas visionarias se pone al servicio de esta evocación contemplativa, aunque muchas páginas se abren a todo tipo de collages: recortes de periódicos, fragmentos de publicidad, listines, otros textos y objetos de desecho a los que devuelve su valor primigenio. Entre todos sus títulos cabe destacar un ensayo, Éxtasis material (1967), una serie de relatos, Mondo y otras historias (1978) y varias novelas, Desierto (1980), El buscador de oro (1985) y Revoluciones (2003).

domingo, 19 de octubre de 2008

La ruta de ellos (I)

Habían pasado ocho nueve días desde que llegara exhausto hasta aquella isla tras el naufragio, ya no estaba seguro. Creía que nunca alcanzaría la orilla y cuando sus pies tocaron la arena, se abandonó por fin al vaivén de las olas hasta quedar tirado en la playa donde durmió durante varias horas. Despertó a la caída de la tarde, y desde ese mismo momento tuvo ya siempre la sensación de que alguien le observaba. Recorrió la isla por la linea de costa para regresar al punto de partida antes de que cayera la noche. Había visto en su recorrido circular sobre todo palmeras, infinitas palmeras datileras que por lo pronto garantizarian su sustento. Su periplo en el sentido de la agujas del reloj, parecía no mostrar otro paisaje hasta llegado casi al final, en el qué un pequeño acantilado en la parte norte, le obligó a la ascensión parcial de un ligero cerrillo, necesaria por otro lado para su sorteo. Durante la misma, el cauce de un arrollo que visitaría a la mañana siguiente, le permitió beber abundantemente antes de reemprender el camino hasta llegar al punto de partida.

Así pasó su primera noche y así, los primeros días en la soledad parcial de aquel lugar. Al principio, la sensación de sentir que era vigilado le incomodaba, llegando incluso a producirle temor, pero con el paso de las horas aquello se convirtió en algo tan familiar, que incluso pasaba desapercibido para él. Sabía que no estaba solo pero no había ni rastro de nadie.

A la mañana del tercer día se sorprendió a sí mismo hablando solo, y ya desde ese momento quizá por no sentirse como el único ser en muchas millas a la redonda, quizá porque si alguien le escuchaba, comprobase que no era un tipo peligros, lo hizo todo el tiempo.

Las horas pasaban tan lentas que ahora dudaba sobre el número de jornadas que llevaba perdido en medio de ningún sitio. Conocía ya casi cada palmo de terreno costero y mucho del de monte, por lo cual y por matar un poco el aburrimiento, aquella noche se decidió a subir hasta lo más alto de la isla, aprovechando la plenitud clara de la luna. Buscaría allí un sitio donde dormir y se dispuso para la subida siguiendo el cauce del arrollo,comenzando en el lugar donde solía ir a beber. Coronar la cima no resultó difícil, de manera que una vez allí y aprovechando la maravillosa visión de la bóveda celeste, se tumbó sobre una piedra desde la que se veían todos los contornos de la isla y todos los confines del cielo. Pasado un rato se incorporó y puesto en pie comenzó a escrutarlo todo desde allí. Era en el tramo de playa que venía después del acantilado, estaba seguro. Un par de siluetas oscuras se desplazaban sobre la arena. Si, se desplazaban era una descripción correcta. Como si fueran flotando a ras de suelo, ambas se movían zigzagueando desde el agua hasta el sotobosque y vuelta. No tenía dudas de lo contemplado, sin duda estaban buscando algo, tal vez a él.

C o n t i n u a r á. . .

sábado, 18 de octubre de 2008

Presuntos



La carretera discurría entre árboles que apenas dejaban pasar los rayos del sol. Sinuosa ascendía por la ladera de la montaña hasta la verja de un antiguo palacio. Al pie de las escalinatas que daban acceso al mismo, un hombre, de baja estatura, se frotaba nervioso las manos mientras veía cómo el coche recorría los últimos metros del camino.

—Bienvenido al sanatorio, doctor —dijo mientras se acercaba hacia el hombre que acababa de salir del coche.
—Gracias. Usted debe de ser el director. Encantado —replicó tendiéndole la mano para saludarlo.

Los dos hombres subieron por la escalinata. Ya en el hall, se dirigieron hacia el ala izquierda donde se encontraba el despacho de dirección.

—Ahora le enseñaré los documentos que mencionaba en mi carta —comentaba el director—. No esperaba que el Ministerio mandara a alguien —se encogió de hombros—, envié la carta por la curiosidad que despertó en mí la situación. Quise compartirla con más gente.
—Le entiendo —dijo el doctor—. En verdad la curiosidad fue lo que hizo que viniera. Tengo que decirle que me encuentro aquí a titulo personal, el Ministerio, como usted pensaba, no iba a mandar a nadie.

Llegaron ante la puerta de dirección y entraron en el despacho, que como todo el edificio, añoraba tiempos mejores. El director le indicó al doctor que tomara asiento mientras abría un archivador metálico, sacaba un viejo expediente y lo depositaba en la mesa. Tomó asiento y por fin habló.

—Como exponía en mi carta tomé posesión como director de este sanatorio hará poco más de medio año. Después de unas semanas aprendiendo el funcionamiento diario del centro, me decidí a revisar los expedientes de los internos y fue entonces cuando me encontré con esto—señalando la vieja carpeta que había depositado sobre la mesa—. Ábrala.

El doctor obedeció. El papel estaba amarilleado por el tiempo y la tinta apenas era visible.
—Es muy antiguo.
—Exactamente cincuenta y seis años —afirmó el director—. Me extrañó que un paciente llevara tanto tiempo internado y pensé en un error al archivarse. Fui a comprobarlo y me encontré con un hombre de unos cuarenta años. En un principio eso me confirmó que estaba mal el archivo, pero a medida que interrogaba al paciente todo lo que decía coincidía punto por punto con lo recogido en el expediente. Pregunté al personal, pero todos decían que, cuando llegaron, ese hombre ya estaba aquí. Ninguno sabía cuanto tiempo llevaba internado —hizo una pausa—. Fue entonces cuando mande la carta.

El doctor leyó el informe.
—Necesito hablar con él.

Salieron del despacho y volvieron al hall de entrada. Esta vez el director tomó la puerta del ala derecha, mucho mayor que la otra a tenor de los pasillos que atravesaron, y llegaron ante una puerta de hierro pintada de blanco con una mirilla en el centro que descorrieron.
A través de ella vieron una habitación completamente acolchada y en el centro un hombre tendido con una camisa de fuerza y unas cadenas que le sujetaban a la pared.

—Déjenos a solas —dijo secamente el doctor.
—Sí, por supuesto —contestó sumisamente el director a la par que abría la puerta e introducía una silla en la celda.

Cuando el director terminó de preparar la celda, el doctor entró, cerró la puerta, tapó la mirilla y se sentó en la silla frente al hombre tendido en el suelo.
Durante más de media hora ninguno de los dos hizo un movimiento. El doctor no habló y el loco no lo miró.

—¡Mentiroso! —gritó el doctor—. Tú no estas loco.

El loco levantó la cabeza y la furia se reflejó en su rostro.
En un mismo movimiento, el loco se levantó y se abalanzó contra el doctor. Las cadenas se tensaron y cayó de espalda sobre el suelo acolchado.

El doctor río.
—¿Pero qué estas haciendo? A mí no me engañas. Por muchos gritos que des o gestos que hagas con tu cuerpo o tu cara, te miro los ojos y sé que no estas loco. Además, cincuenta y seis años encerrado y un cuerpo de cuarenta. Tú sabes muy bien lo que haces.
—Te voy a matar —siseó el loco—. Nadie me llama mentiroso.
—Mira que dices tonterías —se levantó de la silla—. Sé lo que eres —se acercó tan solo a un palmo de distancia. Cara a cara—. Eres como yo, ¡un auténtico mentiroso!
—¿Qué dices? —preguntó desconcertado el loco.
—Pues eso, que soy como tú —contestó riendo el doctor—. Llevo representando mi mentira exactamente cuatrocientos diez años. Justo desde que morí. Bueno… —se rascó la cabeza—, eso no es correcto porque no estamos muertos, pero tampoco vivos. Mejor decir desde que la mentira paró nuestro tiempo.
—Pero si me cuentas todo esto —habló nervioso el loco— ya tu mentira no es solo tuya, yo la conozco. Tu tiempo vuelve a correr. Acaso… ¿vas a matarme?
—No hará falta —respondió— esa regla solo es para los mortales. Nosotros estamos fuera de ese orden.

El presunto loco, apoyado en la pared, asimilaba lo que le acababan de decir. Por primera vez, después de cincuenta y seis años, podía compartir su mentira. Ser una persona normal delante de alguien y si, además era verdad lo que le había dicho, no tendría que matarlo después de revelarle su secreto.

Comenzó a hablar.
“No quería morir. La guerra estaba dejando vacía las ciudades y cada vez reclutaban a más gente. El que marchaba no regresaba. Sólo se libraban del frente los tullidos incapaces de usar un arma o los idos. Deserté. Huí de mi ciudad y me hice pasar por loco. Al final me atraparon y me encerraron en un manicomio. Me hicieron pruebas de todo tipo, pero ya no podía dar marcha atrás. Si confesaba me matarían. Hasta que por fin me dejaron tranquilo en una celda.
Pero llegó la hambruna. El ejército languidecía en los campos. Las mujeres se quedaron secas. Los niños morían de hambre. Y a mí, una carga para la sociedad, simplemente dejaron de alimentarme.
Así fue como por mi mentira morí.
Así fue como por mi mentira regresé.
Ya no necesitaba comer. Ni beber. Ni dormir.
Ya no sudaba. No olía. No sangraba.

Fue entonces cuando me di cuenta de que ya no tenía vida. Todo mi ser era pura mentira y en el momento que intentaba olvidarme de ella, me abandonaba y mi vida recobraba su existencia. Pero por desgracia en el momento en que el tiempo se paró. Mi muerte.”

Cuando terminó de hablar, la celda quedó sumida en el silencio. El presunto doctor miraba al presunto loco. El presunto loco miraba al vacío.

—Tu mentira es dura —rompió el silencio el que se hacía pasar por doctor—. Ha sido un milagro que no murieras creyéndotela tu mismo. Volviéndote loco.
—Ha habido veces que en verdad he rayado la locura —dijo el que había vivido como loco—. Pero lo pasado durante tantos años me hacía seguir representándola.
—Te entiendo.
—Sáqueme de aquí —si el cuerpo del presunto ido hubiera tenido fluidos, lo que dijo, lo habría acompañado con lágrimas en los ojos.
—Haré lo que pueda.

Tras varias horas de gestiones, el director, de nuevo al pie de las escalinatas, despedía al doctor y al que había sido durante cincuenta y seis años paciente en su sanatorio.

—¡Ha costado trabajo, pero al final estás libre¡ !Vámonos!

Antes de arrancar el coche, el falso doctor extrajo una caja rectangular del bolsillo de su chaqueta. La abrió, sacó unas gafas, y se las puso. El presunto loco lo miró extrañado.
—Con todos los papeles que he tenido que mirar para sacarte de ahí, la vista se me ha cansado demasiado como para conducir sin gafas —y arrancó el coche.

Tras varios kilómetros de baches, charcos y árboles, el silencio de los pasajeros por fin fue roto.
—¿Podrías parar? —preguntó el falso loco.
—¡Claro!

El falso doctor paró en mitad del camino y ambos se bajaron del vehículo. El presunto loco se dirigió hacia el arcén. Mientras andaba, no dejaba de tocarse las manos y la cabeza. Ninguno habló. Solo escuchaban los ruidos del bosque acompañados por el motor encendido del coche.
—¿Por qué, doctor? —preguntó con lágrimas en los ojos el falso loco.
—No te entiendo —respondió el aludido—. ¿Qué quieres?

El presunto ido se giró y anduvo hasta situarse delante del doctor.
—¿Por qué huele el aire? —seguía preguntando con más lágrimas en los ojos.
—Te has llevado muchos años encerrado —rió el doctor—. Esa es una pregunta tonta.
—¿Usted cree? —Y mientras un río de lágrimas corría por sus mejillas, sus manos se cerraron sobre el cuello del doctor —. ¿Por qué se ha creído su mentira, ¡doctor!?

Y mientras el doctor sentía como le faltaba el aire para respirar, se dio cuenta de que ya estaba muerto antes de que le estrujaran el cuello. En el momento que cayó muerto, las lágrimas desaparecieron de los ojos del presunto loco.



Autor: F. Jesus Franco Díaz (francoix)

Correo electrónico: francoix10(arroba)hotmail.com

Ridley Scott regresa a la ciencia ficción con "La guerra interminable"


Ridley Scott vuelve a la ciencia ficción. Un género que con tan solo dos títulos, 'Alien, el octavo pasajero' y 'Blade Runner', le encumbró a lo más alto del olimpo hollywoodiense a principios de los ochenta y al que ahora regresa después de tocar prácticamente todos los palos cinematográficos. Lo hará con 'The Forever War' ('La guerra interminable'), la adaptación a la gran pantalla de la novela escrita en 1974 por el estadounidense Joe Haldeman.

Una película detrás de la que Scott lleva muchos años, y que finalmente consigue dirigir y producir, a través de su compañía Scott Free, junto a la Fox. "He perseguido esta obra durante 25 años. Será una película épica, una mezcla de 'La Odisea' y 'Blade Runner' que parte de una premisa brillante y desorientadora", afirmó el director en declaraciones a 'Variety' recogidas por otr/press.

'La guerra interminable' relata el conflicto interestelar entre la humanidad y una civilización remota, los taurinos. Una guerra que dura siglos y en el que las tropas que participan en ella se ven obligadas a viajar de un mundo a otro a velocidades superiores a la de la luz, por lo que envejecen sólo unos pocos días mientras en la Tierra pasan los años. Cada vez que regresan a casa, los soldados de la guerra interminable se encuentran con una Tierra más irreconocible y extraña.

Esta cinta podría ser el comienzo de toda una saga cinematográfica ya que la novela cuenta ya con dos secuelas literarias llamadas 'Forever Free' y 'Forever Peace' y una especie de spin-off titulado 'A Separate War'. Material que, si la taquilla responde mínimamente, la Fox seguro que no va dejar escapar. En todo caso, Scott no se pondrá con la adaptación de 'La guerra interminable' hasta que finalice el rodaje de 'Nottingham', la adaptación del clásico de Robin Hood que protagonizará su actor favorito, Russell Crowe.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Cine club de la Libraría La Araña (para el jueves 16-10-2008)


Durante el mes de octubre el cine club de Librería La Araña estará dedicado a Marilyn Monroe, para este jueves 16 de octubre:

ME SIENTO REJUVENECER (1952). Director: Howard Hawks. Basada en el guión original de Ben Hetch, Charles Lederer y I.A.L. Diamond.

Reparto: Cary Grant, Ginger Rogers, Marilyn Monroe, Charles Coburn, Hugh Marlowe, Henri Letondal, George Winslow, Robert Cornthwaite.

Comedia de enredo: Un brillante químico -Cary Grant- inventa una fórmula para conseguir una bebida que impide envejecer, pero algo más de lo que se proponía cuando un chimpancé lo vierte en el depósito de agua potable. Los resultados son divertidísimos para el químico, que se convierte en un adolescente, su mujer -Ginger Rogers-, que comienza a tener un comportamiento infantil, y su "sexy" secretaria -Marilyn Monroe-.

Te esperamos a las 20,30 h en Librería La Araña, calle Amargura, 8 (detrás del Mercado de la calle Feria). La entrada es gratuita hasta completar aforo.

Crónica de la Hispacón 2008: Indalcón

Una breve epopeya literaria vivida por una expedición de protoescritores de Ociojoven...


La Hispacón es un encuentro de literatura fantástica, de ciencia ficción y de terror que se desarrolla a lo largo de un fin de semana largo (en este caso desde el jueves 25 de septiembre hasta el domingo 28) bajo los auspicios de la AEFCFyT. La sede del 2008 ha sido Almería, y se ha articulado en torno a tres locales (el salón de actos de la Biblioteca Villaespesa, el salón de conferencias de la Consejería de Igualdad y una salita del Instituto de la Juventud) y un patio andaluz muy bonito en el que se situaron los stands de las distintas editoriales que tuvieron a bien participar.

Aunque la afluencia no fue masiva y el evento no había sido lo suficientemente publicitado en la ciudad, o quizás gracias a ello, el ambiente fue muy participativo y la experiencia muy enriquecedora. El objetivo primario, servir de punto de encuentro a aficionados y profesionales del gremio, se cubrió con creces, y los cuatro expedicionarios (Nachob, PedroEscudero, Solharis y el aquí firmante), más los que nos fuimos encontrando por los distintos actos (weissnicht, palabras, dStrangis y tantos otros) nos quedamos con ganas de repetir.

Los actos fueron variados y muy amenos, y la sombra de la ausencia de José Carlos Somoza, el autor estrella, pronto quedó disipada. Como las distintas conferencias y charlas se solapaban en las tres sedes, comentaré únicamente las que pudimos presenciar (aunque me duela dejarme en el tintero alguna).

Jueves 25

Llegamos francamente tarde después de pillar una helada en Despeñaperros y varias tormentas protoapocalípticas y de extraviarnos en el camino desde el hotel a la biblioteca (Almería es misteriosamente laberítinca, aunque no lo parece), así que la jornada transcurrió, básicamente, en discusiones literarias extraoficiales y disfrutando de poner cara a personas con las que teníamos mucho contacto pero a las que nunca habíamos estrechado la mano.

Para cuando localizamos la biblioteca, la mesa redonda sobre el estado actual de la Ciencia Ficción

Al cierre, seguimos el intercambio en un entorno más informal: un bar de tapeo cercano a la biblioteca en el que parecíamos ser más numerosos y más participativos -si cabe- que dentro. Fue la ocasión para ir saludando a más gente y sorprenderse identificando a los que conocíamos sólo por email. El pulpo y la cerveza se instauraron como dieta oficial desde este momento.
estaba de lo más animado. La impresión que tuve, al salir de la misma, es que la espada de Damocles sigue suspendida sobre el género pero se niega a caer para darle el golpe de gracia. Después de años y años vaticinando el fin, no parece que estemos más cerca de alcanzarlo y siguen apareciendo propuestas interesantes, como veríamos a lo largo de las conferencias. Lo que no quita para que sea un tema muy entretenido para abrir boca...

Viernes 26

En sustitución de Somoza, acabé dando una conferencia sobre el libro de plástico (¿ciencia ficción en el mundo editorial?) con más asistentes de los que hubiera esperado -quizás porque alguno me confundió con el célebre autor-. Pedro Escudero me hizo el honor de presentar el acto y, tras una presentación del invento en cuestión, entramos en una dinámica de preguntas y comentarios muy interesante. El público se mostró muy participativo y aportó reflexiones muy acertadas, y a mí se me quitó -en gran parte- el miedo escénico. Quedó la conclusión de que el libro de plástico tiene su interés y su nicho de mercado -o utilidad práctica- incluso dentro de advenimiento de los lectores digitales.

De aquí nos fuimos a la apasionante conferencia “La Ciencia Ficción Dura / Hard”, impartida por Sergio Mars. Con una presentación muy cuidada apoyada con un proyector y un claro entusiasmo por el tema, el autor de “El rayo verde en el ocaso” nos dio un repaso histórico de este subgénero hasta llevarnos a la problemática actual planteada por la singularidad (el momento en el que una inteligencia, artificial o biológica, supere a la humana, dejando obsoletas incluso nuestras extrapolaciones). Este momento de la charla, junto con la previa exposición sobre el ascensor espacial, fueron los que más entusiastas reacciones suscitaron (a favor y en contra), y encendieron un debate muy enriquecedor sobre el tema.

Tras la pausa -por llamarlo de algún modo, porque seguimos hablando de lo mismo- para comer, volvimos al ruedo, esta vez a una ronda de presentaciones. Cabe resaltar, a título personal, que ni estuve ni impartí la conferencia de “Contaminados por las 1001 Noches” (no soy José Miguel Vilar, una persona encantadora que conocería esa noche, el autor de “Los navegantes”), aunque sí que me felicitaron por la misma. Transmito la felicitación a Miguel, que se lo merece más que yo, sin duda.

Nosotros estábamos en la presentación de “El teatro secreto”, de Víctor Conde, publicado por Editorial Parnaso. Ahora todavía me pena más que no pudiera venir el autor, pues me hubiera gustado tener su autógrafo en la novela, que me ha amenizado muchísimo el viaje de vuelta. Ya me extenderé más en la reseña, pero os adelanto que se trata de una original y magnífica historia de fantasía oscura ambientada en un Londres atemporal, y que recupera con mucho acierto ese poso siniestro que adivinamos en muchas historias clásicas infantiles.

Tras la misma, subimos a presentar “13 Leyendas Urbanas”, el último proyecto de El Círculo de Escritores Errantes publicado por Mandrágora. Elrikes (Jordi Bonet) abrió el acto poniendo el marco a lo que son y significan las leyendas urbanas, uno de los modos narrativos más interesantes de nuestra realidad, y después tomamos el relevo weissnicht (Ernesto Fernández) y yo mismo olvidándonos por el camino del guión. El ambiente de la presentación fue muy distendido y el libro está teniendo buena acogida, así que contentos nos fuimos.

A continuación, tuvimos la presentación de La luz del diablo, de Roberto Malo. La introducción corrió a cargo de David Jasso y el show (no se puede llamar de otra forma) vino de la mano del propio autor. Fue otro de los libros que me amenizó el viaje de vuelta, y no ahondo en el mismo porque ya tenéis la reseña pinchando aquí.

Y como cierre, el equipo de Editorial Hegemón nos presentó “El Abismo en el Espejo”, otra obra prometedora que tengo en la pila de pendientes. De nuevo se puso de manifiesto que la fantasía y la temática oscura están en buena forma y que el mercado nacional tiene mucho que decir. Mi enhorabuena a los que se lían la manta a la cabeza y apuestan por el mismo, como esta nueva editorial zaragozana que, además, nos anunció el inminente lanzamiento de una novela de David Jasso, el autor de “La silla”.

Tras una cena a base de pizza, cerveza, limoncello y anécdotas de lo más variopinto en la que tuve la oportunidad de conocer a dStrangis (David Prieto, autor de “Urnas de Jade”, cuya segunda parte está en camino, según pude enterarme), nos dedicamos a cultivar el arte de la narrativa oral en todas sus vertientes. Creo que nadie lo grabó... por suerte.

Sábado 27

Con ánimos renovados tras un sueño reparador, nos juntamos con los rezagados que venían únicamente para el fin de semana. Tras una breve preparación con Santiago Eximeno y Pili B. en una cafetería, subí de nuevo al estrado, esta vez para hablar de “El futuro de las publicaciones digitales”. Con el formato de mesa redonda y un tema tan apasionante, no es de extrañar que pronto estuviéramos conversando con el público, que era bastante numeroso. Se habló mucho de las posibilidades técnicas actuales y de los nuevos soportes tecnológicos, pero creo que se prestó más atención todavía al lado personal de esta evolución: qué supone publicar en formato digital, qué relación impone esto entre autor, lector y editor, cómo la acogemos, cómo regularla, qué posibilidades se abren... un etcétera tan largo que necesitaríamos varios artículos para abordarlo. La impresión que me quedó es que hay mucha gente con muchos conocimientos al respecto y la capacidad para expresarlos, y eso es algo que ya va muy unido a la propia naturaleza del soporte digital. Sin duda, la cultura se expande sin esperar a nadie.

La Asociación Cultural Xatafi (yo los conocía como Grupo Xatafi) aportó a continuación su punto de vista sobre la actualidad de la literatura de género y nos puso al día de varios proyectos que llevan en marcha y que esperan que sigan creciendo. El éxito de la revista Hélice, la continuidad del premio Xatafi Cyberdark, las jornadas en la Complutense o la recuperación de la antología Paura son magníficas noticias que nos trae este colectivo con sus esfuerzos. Esperemos que sigan en esta línea y que se una más gente a su carro.

Terminando la mañana, la escritora Pilar Pedraza nos brindó una amena presentación en la que explicó algunas claves del fenómeno del muerto viviente, vuelto a la vida o mal muerto, como decía ella, que sin duda fueron de mucho interés para los aficionados al género. Su gran cultura se conjugó con una buena química con el público y su accesibilidad, haciendo de la charla una de las más entretenidas de las jornadas. A mí me sedujo totalmente el trasfondo de “La perra de Alejandría” -entre otras obras de las que habló- y espero poder reseñaros algo dentro de poco.

Después de la ya clásica pausa para comer, nos metimos en las presentaciones de Historias Asombrosas y la revista Scifi, donde trabaja nuestro compañero manheor, y, finalmente, entramos en la mesa redonda “El Futuro del Género de Terror”, animada y moderada por Nocte, la Asociación Española de Escritores de Terror. Fue la guinda perfecta a unas jornadas en las que se habló mucho de literatura y donde se fomentaron intercambios de lo más interesante: nueve escritores de terror aportando sus distintos puntos de vista sobre la actualidad, el pasado y el futuro próximo del género fueron un buen estimulante para seguir indagando en lo que se escribe y se ha escrito.

Esa noche, antes de la cena de gala, nos juntamos en la tasca de al lado de la biblioteca una buena colección de amantes de la literatura y ya la conversación y la animación no decayeron hasta bien entrada la noche. Consecuencia directa de ello es que intentara asistir a la conferencia “El peligro amarillo y la amenaza roja en los cómics norteamericanos” aun estando ésta cancelada. Ya al día siguiente marchamos pronto de vuelta para Madrid, y de ahí a París y a Metz, con la mochila cargada de buena lectura y muchas ganas de repetir.

De la Hispacón queda este magnífico recuerdo de encuentro entre gentes que comparten una misma afición desde enfoques muy distintos y ganas de repetir. De telón de fondo, mesas redondas, charlas, conferencias y presentaciones de gran calidad y algunas exposiciones y homenajes que siempre enriquecen al asistente. Espero que nos veamos en la siguiente.

Desde aquí quiero agradecer a la organización el habernos brindado este espacio a costa de mucho trabajo e ilusión. No ha caído en saco roto. Gracias.




Originalmente publicado en Ociojoven (http://www.ociojoven.com/article/articleview/995300/1/247/)


Autor: Juan Ángel Laguna Edroso (Akhul)

Se seca

Sumido en la incomprensión,
la tristeza devoraba con avidez su corazón aprensivo,
hasta que hubo de llegar el día
en que este insaciable carroñero no dejó de él
nada que mereciera la pena salvar.




Autor: Ángel Vela, "palabras"
Correo Electrónico: lanaiel(arroba)hotmail.com

lunes, 13 de octubre de 2008

Sangrante

El cerdo iba a ser sacrificado al amanecer y todo estaba ya preparado. Las gentes amaban el ritual de la muerte hasta la fascinación. Llegaban y ocupaban apretados un lugar cerrando el círculo sobre el banco de madera y los niños por delante, la espalda contra el regazo de las madres, ojos abiertos como platos, muchos ante lo novedoso, los mayores ante lo conocido. Por fin llegó el verdugo y tras él, su víctima, grande y moreno, valiente y de mirada penetrante. Una vez colocado sobre la madera el cura preguntó. -¿Renuncias a tu dios?- Se hizo el silencio y a una orden del inquisidor el hacha voló sobre el cuello del hereje.

sábado, 11 de octubre de 2008

Sacrificio

Al alba, gozosos y apestando a aguardiente irrumpieron resueltos a llevárselo. Él se resistió cuanto le permitieron las fuerzas, pero nada pudo contra los fornidos zagales que iban con el patrón. Ella, nerviosa durante el forcejeo, se metió por medio, algo que el patrón castigó con dureza propinándole una patada en el vientre que la impelió a permanecer aterrada en una esquina.

Libre de impedimentos e inmovilizada la víctima, el patrón empuñó con maestría el acero, para, con un golpe seco y preciso, herirlo por primera vez.

Embargado por la rudeza del dolor no opuso resistencia, y con el acero aún dentro fue arrastrado al exterior sin presentar batalla.

Con acusado entusiasmo lo condujeron a un tronco en la plaza donde trabar sus extremidades; fue entonces cuando supo que pretendían matarlo, y se revolvió en un absurdo y desesperado intento por conservar la vida.

Una vez atado, su verdugo reemplazó el garfio con el que lo sujetaba de la cara por un enorme cuchillo, que lentamente introdujo en la blanda carne de su garganta arrancándole un grito que se oyó en cada rincón del pueblo. Agarrado por una docena de manos se convulsionó, hasta que el último borbotón de sangre cayó al balde donde una niña la movió con un cucharón hasta enfriarla.

Su cadáver fue pelado y escaldado, colgado y destripado; y llegado el momento comieron su carne. Fue un día animado, y al anochecer volvieron a sus casas sonrientes y con pedazos de él bajo brazo, deseosos de que llegara la próxima matanza.

jueves, 9 de octubre de 2008

De amor y culpa

Jóvenes y recientemente emparejados, vivían felices su amor alimentado por el almizcle de la culpa entre otros.
Pasados varios años, su relación se basaba en la exigencia de la satisfacción de las deudas culpables del otro.
Ya ancianos y libres de la culpa, su amor ´pudo desarrollarse por fin y perduró todo el tiempo. Jamás miraron al pasado.

miércoles, 8 de octubre de 2008

El acto poético



La oscuridad lo rodeaba, infundiéndole una sensación de vacío y al mismo tiempo haciéndole creer que algo se escondía tras ella. Su situación no era la deseada por ningún humano, se acababa de perder en medio de la solitaria llanura y el próximo pueblo se encontraba a kilómetros de distancia, alejado de cualquier vestigio de sociedad; ni tan siquiera la luna hacía acto de presencia.
Fue entonces cuando caminando por la llanura lo notó, algo raro pasaba a su alrededor. Sintió una presencia, el vello se le erizó, con la lengua adormecida trataba de preguntar quién era, no lo logró.
Se paró en seco tratando de buscar un punto de referencia en el oscuro paisaje, algo que le sirviera de guía, pero no lo consiguió.
Sentía que la oscuridad lo consumía, que lo iba devorando poco a poco, y la presencia ya no era una presencia, lo era todo, mirara donde mirase la sentía.
Cuando ya no podía más escucho una voz que murmuraba, una y otra vez en interminable letanía:
−Así es el acto poético.
“Aquiles tranquilo es sólo la oscuridad que te turba y pierdes el norte, sigue caminando que ya pasará –pensó.”
Pero las piernas no le respondían, los músculos parecían atrofiados, ni siquiera podía mover los brazos, y rendido a la evidencia se arrodilló. Sólo lo podía salvar un milagro y en esta vida los milagros no existen. El murmullo fue subiendo hasta llegar a la cota de grito, los oídos le iban a estallar, mientras una y otra vez se repetía lo mismo:
−¡Así es el acto poético!
Todo parecía perdido, fuera lo que fuese había ganado y su vida estaba en sus manos, pero muchas veces en la vida existen las casualidades, o causalidades, de repente un haz de luz en constante movimiento iluminó la llanura, la voz cesó y los músculos recuperaron su fuerza.
−¡Un coche! ¡Una carretera! –gritó con voz casi ininteligible−. Es mi oportunidad.
Se levantó veloz y fue corriendo en la dirección de la que provenía la luz, aunque no recordase haber pasado por ninguna carretera poco le importaba ya que aquello suponía huir de una pesadilla.
Llegó a la altura del arcén y de un salto se plantó en medio de la vía. El conductor, que al parecer lo divisó desde una distancia prudencial fue aminorando la marcha.
El seguro de la puerta trasera se abrió, de un salto se introdujo en el coche cerrando de golpe la puerta. Descansó el cuerpo cansado sobre el asiento y estuvo tentado de echarse un sueñecito, cerró los ojos un momento pero le intrigaba la identidad de su salvador y los volvió a abrir.
Para sorpresa suya el coche seguía parado y ahora las luces estaban apagadas, dio un salto en el asiento y se incorporó a inspeccionar el asiento delantero, vacío. El corazón le latía desmesurado, juraría que había alguien conduciendo el coche y para más señas ni siquiera una simple llave puesta en el contacto, nada.
Se quedó petrificado, la oscuridad seguía presente como un manto sombrío que no dejaba ver a través de él, entonces el vello se le volvió a erizar, una presencia le perturbaba y a su oído una plegaría retornó:
−Así es el acto poético.


Autor: Rafael De Alba Rodríguez (Morti)

Correo electrónico: john_difool(arroba)hotmail.com

Comentarios recientes

Archivos del blog